Franco y Hítler, dos monstruos con mucho en común

Franco y Hítler: Semblanzas y aficiones esotéricas comunes.

Entre un buen número de dictadores, sean de la ideología que sean, existen algunos rasgos comunes.

No solamente su desprecio hacia la libertad de los demás, sino que en algunas ocasiones, más de las que generalmente se piensa, muchos de ellos tenían una cierta tendencia o interés hacia las prácticas esotéricas u ocultitas. Cada cual dentro de su peculiar y diferente personalidad.

Desde un obsesionado Hítler, siempre pendiente de cuestiones ocultitas y astrológicas, al ateo Mao Tsetung, que según se dice, y pese a su materialista forma de pensar, parece ser que en su vida privada era un gran seguidor del milenario saber o arte conocido como Feng.shui.

Pero otros mandatarios, más o menos absolutistas, también tuvieron sus flirteos, cuando no una relación directa con aspectos místicos, esotéricos u ocultistas. Perón, también su esposa Eva, Pinochet, o el mismísimo general Francisco Franco son claros ejemplos.

A la hora de analizar ciertas actitudes místicas o esotéricas entre el máximo dirigente del nacionalsocialismo alemán, Hítler, y el anterior jefe del estado español, podemos encontrarnos con algunos paralelismos, apenas conocidos.

La cruz gamada nazi y el “Víctor” franquista: Haza, el judío cabalista que asesoró a Franco

Ríos de tinta han corrido sobre el simbolismo esotérico de la cruz gamada de los nazis, que fue ante todo un símbolo mágico, de poder y victoria adoptado por el partido nacionalsocialista alemán, y principalmente por su máximo dirigente.

Pero mucho menos se ha estudiado o divulgado desde su vertiente esotérica el símbolo que el general Franco adoptó cómo “talismán protector” y de victoria. El cual presentó por primera vez públicamente un 1 de noviembre de 1936; el conocido como “Víctor”.

Aquel símbolo que estaba presente en desfiles castrenses, como el de la Victoria, y en demostraciones de poder, curiosamente tenía un origen judío.

Este extraño talismán fue elaborado para Franco por un judío sefardita de nombre Corintio Haza, que compaginaba su labor como comerciante, con sus actividades de cabalista, curandero y vidente. Las cuales ejercía tanto en su residencia de Tánger, donde fue enterrado tras su muerte en 1966, como en algunos consultorios que tenía repartidos por el Marruecos Francés.

Este misterioso personaje no solamente asesoró esotéricamente a Franco, sino que, también lo hizo con el general francés Charles De Gaulle, el cual desde su vertiente esotérica pertenecía a la sociedad secreta conocida como Alpha-Galates.

El cabalista judío era bien conocido por Franco desde sus tiempos de joven oficial en África. Pero también lo era de otros militares que buscaron en sus conocimientos ocultos consejo y símbolos de poder. Se dice que muy posiblemente el capitán Justo Pardo, uno de los primeros y más apreciados oficiales de la Legión Española, acudió a él, tal vez por órdenes superiores, a la hora de decidir cuál sería el símbolo o emblema del laureado Tercio de la Legión Española.

En el “Víctor”, tal como comenta la investigadora Lilith Alcántara en un trabajo sobre Franco y el ocultismo, publicado en julio 1990 en el número 5 de la revista Mundo Oculto, se encontraban representados los siguientes símbolos: La Tau o energía para seguir el camino de Dios; el martillo del poderoso dios pagano Thor; el círculo como símbolo solar de Poder o Mando Real; dos cruces de protección; la Luna, como fecundación de la Obra y el signo de Saturno como señor de la Vida y de la Muerte. El dictador español ya tenía su talismán de poder, al igual que lo tenía el genocida alemán.

Videntes y magos asesoran a ambos dictadores.

Las biografías de los “asesores esotéricos” del Führer son bien conocidas y mucho se ha escrito sobre ellos.

El poderoso y avispado astrólogo Eric Jan Nauseen a quién el jerarca alemán consultaba en muchas ocasiones, y del que se dice que era realmente un judío nacido en Viena el año 1889; Dietrich Eckart, que poco antes de morir dijo: ¡Seguid a Hítler! ¡Él bailará, pero yo soy el que ha invocado la melodía…!. También el “clarividente” Karl Haushofer, el obseso de la teoría del “Espacio Vital” que tanto influyó en Hítler, aunque eso no fue obstáculo para que el dictador alemán ordenara la muerte de su hijo poco antes de terminar la guerra. El jerarca nazi acudía a ellos en diversas ocasiones antes de decidir o actuar.

El general Franco también tuvo sus “videntes”, o magos. Si bien ya hemos presentado al cabalista Hazá, del que incluso algunos aseguran que durante la difícil entrevista que mantuvo con Hítler en Hendaya (1940)el sefardita estuvo constantemente en contacto telepático con el dictador español para asesorarle; algo que no se podrá jamás comprobar, también fue asiduo cliente en su época africana de una vidente o médium que vivía aislada en plena zona desértica. Más bien rubia y de ojos claros, se la conocía como Mersida.

Era consultada tanto por militares españoles como franceses. Sus clientes la consideraban bereber pese a sus rasgos más bien occidentales, y llegó a mantener, según informan Miguel Pedrero y José Lesta en su excelente trabajo Franco, Top Secret, una buena relación con el general español. Del que dijo que era afable y había acudido a ella para hacerle diversas consultas.

Hasta qué punto fue asiduo cliente Franco de dicha vidente, lo deja claro el hecho de que, un día la mujer desapareció misteriosamente de donde vivía; y al investigar su vida apareció un documento o ficha con su nombre real, Mercedes Roca, que al parecer era hija de un militar francés y una mujer bereber.

En aquel documento había una indicación que hacía referencia a que Mersida estaba bajo la protección directa de F.F.B. Unas siglas que casi con toda seguridad hacían referencia a Francisco Franco Bahamonde.

Odio enfermizo hacia los masones.

Generalmente todos los dictadores han perseguido a la masonería de la manera más cruel. Stalin, Ceaucescu, Mussolini, y como es de todos sabido Hítler, que mandó asesinar o deportar a sus campos de exterminio a miles de ellos. Franco fue uno de los dictadores que más persiguió a la masonería, pese a qué un gran número de compañeros suyos, militares “africanistas”, pertenecían alguna logia.

Al igual que Hítler, la masonería se convirtió en un mal sueño para el dictador. Mucho se ha escrito sobre las razones, supuestas o reales, que causaron esa fobia enfermiza. Un hermano o quizá dos, y su padre fueron masones. Pero a él se dice que no lo aceptaron por razones poco claras.

Ya desde la sublevación de 1936 su obsesión fue tal que llegó a destituir a su compañero y ex superior en África, el general Miguel Cabanellas, presidente de la Junta de Defensa Nacional y militar fiel desde un principio al levantamiento, al saber con certeza que era masón.

También tenía vigilados por este motivo a otros generales en los que veía un complot masónico siempre a punto de acabar con él.

El mismo comisario José Ramón Piñero, que fue jefe de la Brigada Político Social, confesó que en sus reuniones con el jefe del estado siempre le preguntaba por encima de otras consideraciones o problemas por la masonería; casi inexistente en España durante la dictadura, y que además tenía infiltrados a diversos “topos” de la policía para vigilarlos de cerca.

Las reliquias sagradas: Poder místico y oculto

Mientras se conocen perfectamente las actividades de la Ahnenerbe, la institución creada por Himmler, lugarteniente de Hítler, que tenía como una de sus principales misiones buscar y conseguir, al precio que fuera, una serie de reliquias sagradas: Santo Grial, Lanza de Longinos, Arca de la Alianza…; que debían de servir a Hítler para dominar el mundo, Franco también tuvo una fe ciega hacia algunas reliquias. Siendo sin duda la más famosa el llamado erróneamente “brazo incorrupto de Santa Teresa”, consistente en una de las manos, la izquierda, de la famosa santa avulense.

Era tanta su devoción hacia la reliquia, que la tenía siempre en el interior de un relicario en su dormitorio; concretamente sobre un mueble oratorio de la época de Fernando VII. Y cuando marchaba de vacaciones, su esposa, gran aficionada a las joyas, aunque no fueran reliquias, la bajaba personalmente para entregarla a una persona de total confianza, Juan Cobos, que se encargaba de guardarla hasta la residencia vacacional.

También otras supuestas reliquias, como el Santo Sudario de Oviedo, la Sagrada Cruz de la Victoria, que se remontaba a Pelayo, y otras reliquias menos conocidas, como los restos de los santos Eulogio, Julián y Lucrecia eran considerados como elementos protectores para él y para su régimen.

Curiosamente la mano incorrupta de la santa, que al parecer, tras una cierta odisea llegó a manos del general gracias en un principio a unos jóvenes falangistas, se aseguraba entre sus más allegados colaboradores y familiares que estaba en su poder “milagrosamente”.

Unas voces superiores, o un “consejo celestial” a la hora de decidir

En diferentes ocasiones el dictador nazi a la hora de decidir sobre algún tema importante entraba en un estado parecido al trance.

Al salir de él, en alguna ocasión aseguró a sus más allegados colaboradores que, unas “voces” le habían hablado y aconsejado. Este hecho de “voces superiores” o “celestiales”, dependiendo del personaje, como el caso de Juana de Arco, es bastante común entre personas que se creen elegidas por entidades superiores para dirigir los destinos de un país o de otras gentes.

Franco en diversas ocasiones y a la hora de tomar una decisión muy importante y difícil decidía retirarse a su oratorio o un lugar íntimo para “encontrar respuestas”.

Debido a su fe ultracatólica, y al hecho de creerse un verdadero paladín de la cristiandad, el militar gallego cuando necesitaba “encontrar respuestas” pedía a su capellán que le “expusiera el Santísimo” y seguidamente se retiraba totalmente solo.

Curiosamente, en las diferentes ocasiones en que necesitó este tipo de búsqueda de una “respuesta”, celestial o divina, se encontró siempre con una salida airosa. Se conocen varios de estos retiros para “consultar” las respuestas.

También parece ser que en ocasiones se le veía hablar solo o incluso quedar como en un extraño trance.

Los lugares de poder

Hítler y sus asesores esotéricos desde un buen principio buscaron los supuestos lugares de poder desde dónde pudieran dominar su Tercer Reich. Antiguos enclaves germánico o de los caballeros teutónicos servían de cuarteles, o en el caso del castillo de Wewelsburg, cuartel general de las SS cómo última morada para la élite de los comandantes de los “caballeros negros” de dicho cuerpo militar.

Franco también buscó un Lugar de Poder que fuera el corazón, y lógicamente el alma, de su “España Imperial”. Este lugar fue el Valle de los Caidos. Del que muchos autores creen que fue escogido de manera muy especial por su ubicación, a modo de un gran ley (línea sagrada y recta) que uniera dicho lugar con la capilla mayor del Escorial, Cementerio Real de los monarca españoles, y a la vez “Boca del Infierno” como muchos aseguran, dejando en el punto medio de ambos monumentos el mágico y sagrado monte Abantos (1753 metros), enclave sagrado de los íberos y de ancestral tradición sagrada y pagana.

Según los investigadores Silvia Nieto y José Hermida:los extremos son equidistantes a la cima del monte Abantos. El Valle de los Caidos se encuentra en relación topológica directa con el Escorial. Franco había descubierto una fuente de energía en el extremo opuesto a donde se sitúan las fuerzas demoníacas. A esa fuerza se entregaría después de su muerte.

Fuese cómo fuese, ambos dictadores creían que todo gran estado necesitaba un “corazón mágico”, al igual que lo es Washington para los EE.UU. De la misma manera que Hítler tenía prevista la edificación de una inmensa ciudad “aria” en un lugar concreto para dominar en mundo, Franco, de una manera más humilde, y dentro de sus escasos medios levantó en un lugar “especial” el monumento más famoso de su régimen, que además, como en otras culturas de la antigüedad serviría de última morada para él y para el fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Pueden comparase ambos dictadores o no, dependiendo de la visión personal y política de cada cual; pero sin duda mientras el “cabo austriaco” siempre ha sido relacionado con los temas ocultistas y esotéricos, también en el anterior jefe del estado español encontramos una “cara oculta” que se interesó en la mística, aunque católica, y en ciertas tendencias que entran por puro derecho en el mundo del esoterismo y lo oculto.

 

                    ¿Sabías qué?

El traslado de los restos de José Antonio Primo de Rivera el 20 de noviembre de 1939, desde Alicante hasta Madrid, que duró más de 20 días, siguió en ocasiones un ceremonial parecido a algunos entierros heroicos que se realizaron en la antigüedad para algunos destacados caballeros y héroes. Lo que causó gran impacto entre los jerarcas nazis que acudieron con una numerosa delegación y una corona mandada por Hitler en persona.

 

                     ¿Sabías qué?

La relación directa entre el cabalista Haza y Franco apareció públicamente en la década de 1950 en la revista Halada, que según parece estaba vinculada a la logia Anael de la que formaban parte el general Perón, su esposa Evita y el general Pinochet.

 

                      ¿Sabías qué?

Incluso los más escépticos no encuentran explicación a la “baraka” o suerte que tuvo siempre Franco en las diferentes acciones militares en que participó, incluso en algún intento de asesinato. De la misma manera que la tuvo Hitler que sobrevivió a diversos intentos de atentados.

www.editorialbastet.com

 

Los dioses del Antiguo egipto:

Alguno se autotitula en ocasiones » egiptólogo», se pone un salakott, y, seguidamente en una entrevista confunde a Osiris con el Pato Donald.

Dejamos aquí una lista de los principales dioses del Antiguo Egipto remarcando que, para nosotros, como Bastet no hay ninguno

 

 

“El egipcio es capaz de permitir que se queme toda su propiedad,

pero arriesgará su vida para salvar a un gato sagrado”

     Herodoto

 

En un pasado viaje a Egipto, compartí varios días con una pareja de economistas  barceloneses que viajaban por primera vez al País de los Faraones.

Llevaban tres guías de viaje, una con mucha fotografía en color ( lo que solo sirve para encarecer el producto y no garantiza en absoluto la funcionalidad del libro) y las otras dos, las clásicas guías de viaje de bolsillo. Viendo que mis conocimientos de Egipto eran algo mejores que los de ellos, me estuvieron preguntando constantemente por detalles históricos y arqueológicos de la viaje civilización. La verdad es que las partes básicas de la historia egipcia se les pude argumentar con cierta dignidad, pero cuando me preguntaban por los dioses, si exceptuamos los “prima dona” de dicho panteón y mi preferida: Bastet, la diosa gata, que por razones que no vienen al caso es muy querida por mí, varios de los nombres que me preguntaban, o mejor dicho que repetían por habérselos oido a alguno de los guías, me sabían a “chino”.

Buscamos entre las no demasiado abundantes librerías de El Cairo y de Luxor y no encontramos ni un solo diccionario de dioses egipcios, y menos lógicamente en castellano. Recordaba que en mi  biblioteca tenía varios, principalmente el del alemán Manfred Lurker (1), posiblemente el mejor en lengua castellana. Aquel día me prometí que si escribía un libro sobre aquella milenaria cultura, incluiría un pequeño diccionario sobre los principales dioses de su panteón, haciendo una pequeña referencia sobre ellos.

En la lista que a continuación ofrecemos, sin duda no están todos, pero sí que hemos escogido los más conocidos, para el caso de que si el lector se interesa en el estudio básico de estas divinidades, tenga por lo menos una pequeña referencia.

Así mismo, si usted tiene la suerte o la oportunidad de viajar a Egipto y se lleva este libro, cosa que para mí será un honor, puede utilizar este pequeño “vademécum”, y así cuando se encuentre en un templo y su guía le hable de Nekhbet, sepa que se trata de la diosa buitre, Sopdet, la diosa personificación de la estrella Sirio,  e igualmente con los demás dioses y diosas de este país.

Existen diferentes pronunciaciones y en algunas ocasiones el mismo dios o diosa es escrito de diferentes maneras según el autor, al igual que ya hemos visto que sucedía con los faraones. Nosotros hemos escogido los más comunes en los libros divulgativos y en algún caso hemos puesto dos nombres para facilitar su identificación.

 

AKER: Personificaba la tierra. Las imágenes lo representan en ocasiones llevando la barca solar que simboliza el viaje nocturno.En un Texto de las Pirámides se dice de los hombres que tienen abierta las puertas del infierno: “Las puertas de Aker están abiertas”.

 

AMÓN: Junto a su esposa Amonet, está mencionado en los textos de las Pirámides como un dios primordial. Los antiguos le llamaban “el escondido” por que era la fuerza invisible del viento. Recordemos que la desaparición de varios ejércitos en las cercanías de Siwa, donde se encontraba el oráculo de Amón,  se atribuía al “aliento vengador” de Amón.

 

ANAT: De origen semítico, se la consideraba una diosa guerrera. Era protectora contra los animales salvajes. Llevaba en su cabeza dos largas plumas de avestruz y una corona alta.

 

ANUBIS: Era el dios de la muerte.Titulado como “Soberano de la Tierra Sagrada”. Mientras se realizaba la momificación, un sacerdote con una máscara de Anubis, representaba a este dios. El  dios chacal lo podemos encontrar en muchísimas tumbas de todos los periodos. Algunos estudiosos aseguran que los egipcios no hacían distinción entre los perros y los chacales y sabemos que en las dinastías antiguas, ambos animales eran muy venerados y casi asimilados.

 

APIS: El más venerado de los bueyes de aquel país, en un principio se le consideró como símbolo de la fertilidad. Era el heraldo de  Ptah.

 

APOFIS: La “serpiente gigantesca”, era la personificación del  rival del dios, y el símbolo de las fuerzas de la oscuridad.

 

ATÓN: En un principio, Atón representaba el astro solar.Más tarde, el disco solar se consideró una representación de Re.

 

ATUM: Era la representación del caos primordial del que había surgido todo lo existente en el mundo.

 

BASTET ( o BASTIS): La diosa gata, era adorada principalmente en la ciudad de Bubastis, donde habían varios templos llenos de gatos. Se la asocia en ocasiones con las diosas leonas  Tfenis y Sacmis.

 

BES: Este simpático y deforme dios, de cara burlona y grotesca, era considerado un genio tutelar que defendía el hogar de las influencias negativas. Curiosamente es una de las deidades egipcias que ha dejado más huellas en España, pues se han encontrado figurillas que lo representan en el Alt Empordá (Girona) y las Baleares.                       Los arqueólogos también lo asocian con la música, la alegría del hogar y también curiosamente en alguna ocasión con la guerra.

 

CNUM: Fue venerado en forma de carnero hasta principio del Imperio Antiguo. Seguidamente se le representó como un hombre con cabeza de carnero.

 

FÉNIX: Ave sagrada de Heliópolis. Disfrutaba de un culto paralelo al del dios Re en esta ciuad, donde vivía en la piedra Benbén ( un obelisco)

 

GUEB: Personificación de la tierra. Llevaba las plantas en la espalda, y también el agua salía de él. Junto a Nut, la diosa de la noche, engendró el sol.

 

HAT: Es la personificación de la infinidad, ante todo referida al espacio que rodea a la Tierra. Se le representa en ocasiones como portador del cielo.

 

HAPY: Era la personificación del Nilo. En muchas ocasiones se le relacionaba con Nun, las aguas primordiales. Algunos autores creen que provenía de tiempos arcaicos en los que esta divinidad era un ser andrógino.

 

HARACTES: En un principio así se denominaba al dios del Sol mañanero. En tiempos más tardíos confluyó en la pareja Re-Haractes

 

HATHOR: El nombre de esta diosa significa “Casa de Horus”, su símbolo lo representa como un halcón en el interior de su casa. La idea de que el cielo era una vaca gigantesca, motivó su representación en forma de vaca.

 

HEKET: Diosa representada en forma de rana o con cabeza de este batracio, era venerada rincipalmente en la ciudad de Herur y se la consideraba el complemento femenino de Cnum.

 

HORUS: Considerado como un dios del cielo; se le representaba como un halcón con las alas abiertas.Cuando el culto de Osiris ganó en importancia, este dios se convirtió en el hijo de Osiris, y sobrino de Set. Su nombre significa “alto” o “lejano”. Tenía cuatro hijos, los cuales preparaban el camino de la ascensión del difunto. Sus nombres eran: Imset, Hapy,Duamufet y Deberkhsenuf.

 

IBIS: Pájaro de color banco. Se le consideraba como la encarnación del dios Tot.

 

IKHNEUMÓN: Divinidad  relacionada con las mangostas. Algunos autores la identifican con la diosa local Uto.

 

ISIS: La Diosa Madre. Probablemente antigua Diosa Mater que se remontaba a tiempos arcaicos. Su nombre significa “trono”. Se la consideraba mmadre simbólica d los reyes. Esposa y hermana de Osiris y madre de Horus. Era venerada como la “rica en magia”. Muy probablemente el culto a las Vírgenes negras que se da en Europa en los siglos XII y XIII principalmente, sea un sincretismo de la diosa Isis.

 

JONSÚ: Dios vagabundo y miembro de la triada de divinidades de Tebas. Tenía la facultad de tomar la forma de un joven o un viejo.

Se le representó también como un niño, con la cabeza rapada y una cola  colgando de un lado del cráneo, llevando el disco de la luna sobre la cabeza. En ocasiones se le consideró un dios curador, por lo que se enviaban imágenes suyas a los reyes aliados de Egipto si éstos se encontraban enfermos.

 

KADESH: De posible origen semítico, pudo ser en un principio una diosa prostituta-sagrada. Era la diosa de la vida erótica y como tal se la representaba generalmente desnuda y de pie sobre un león.

 

KHEPRI ( o KEPHERA): El escarabajo como dios primordial. Era el “que se originó por sí solo”. Llegó a ser equiparado con Re. La teogonía egipcia lo coloca en lo más alto de la creación, y en ocasiones lo asocia con Osiris, apareciendo este último asimilándose los atributos del primero. Muchas tumbas se ven decoradas con el dios escarabajo.

 

KHONSU: Conocido como el “paseante”. Era el dios de la luna. Se le representaba como hombre joven momificado.

 

MAAT: Era la personificación de las leyes básicas de todo lo existente. Personificaba así mismo, los conceptos de la ley, de la verdad y del orden mundial.

 

MAFDET: Venerada especialmente en los tiempos antiguos, era una manifestación de la autoridad judicial, sobre todo en los casos de ejecuciones.

 

METIER: Esta divinidad representa la personificación de las aguas primordiales en forma de vaca.

 

MIN: Tuvo varios simbolismo, siendo quizá el principal el de la unión entre el hombre y la mujer.

 

MIU: Según algunos autores, uno de los hijos de la diosa Bastet, adorada principalmente en Bubastis, ciudad del Delta.

 

MONTU: Dios con cabeza de halcón.Luchaba contra los enemigos de los dioses, y concedía a los faraones la victoria, por lo que muchos estudiosos lo consideran un dios de la guerra.

 

MUT:  Con aspecto de buitre, era considerada como esposa de Amón, del que tuvo un hijo llamado Khonsu.

 

NEFERTEM: Divinidad solar, era el dios de la fragancia.. Tenía aspecto de león.

 

NEIT: Vieja diosa local de Sais. Era un numen guerrero. Era también diosa de los cazadores. Llevaba un arco, las flechas y el escudo.

 

NEKBET: Diosa buitre.

 

NUN: Representa la materia primordial y la primera materialización del ser. Era el océano previo a la creación. Se le considera un dios cósmico.

 

NUT: Era la personificación del firmamento. Se la representaba como una mujer doblada en arco sobre la tierra y tocando con sus pies y manos, el horizontes occidental y el oriental.. En algunos templos se la representaba como una cerda que se comía a sus lechones o que les daba de mamar.

 

OSIRIS: Sin duda el más conocido dios del panteón egipcio, y probablemente el de simbolismo más amplio. Su nombre parece que significa “lugar del ojo”. Hijo de Gueb.

Hermano del malvado Set. Algunos lo consideraban como el padre de Egipto. Es más que probable que sea el recuerdo de algún gran rey de la época arcaica que fue divinizado tras una guerra civil con su hermano. El color del dios era blanco, como las vendas de las momias. Los pies del dios, aparecen siempre juntos en alusión al reino de las momias.

 

PTAH: Con forma humana, era muy venerado en Menfis. Se le representaba vestido al estilo de una momia. Parece ser que en un principio fue un dios de los artesanos, pero con el tiempo alcanzó mayor importancia. Se le conocía también como el “ancianísimo”. En ocasiones se le representa como un alfarero capaz de crear todo lo que quería.

 

RE ( o RA): Dios solar por excelencia. A partir del faraón Kefrén, todos los reyes del país se consideraban “hijos de Ré”. Este dios solar cruzaba el océano celestial en su barca, como timonel del mundo, acompañado por su visir Tot y su hija Maat.

 

RENENUTET: Soberana de la tierra fértil, también conocida como la diosa de los graneros. Su nombe está compuesto por renen (alimento) y utet (serpiente). Cuando serecogía el trigo y se prensaba la uva las gentes hacían ofrendas delante de la imagen de la diosa, que tenía la forma o la cabeza, dependiendo del lugar, de una serpiente. Los griegos medio la adoptaron llamándole Thermutis.

 

RESHEF: De origen semítico, probablemente cananeo, se le consideró un dios guerrero, pero también el que “atendía los ruegos”.Como guerrero, se le representaba con un escudo y una maza de guerra.

 

SACMIS ( o SEKHMET): Conocida como “La Poderosa”. Causaba espanto por donde iba, incluso los partidarios de Set, el malvado, la temían y escapaban solo al oir su nombre., tenía forma de león. En una época fue la patrona de los médicos, pues tenía la facultad de curar. Los últimos cinco días de cada mes, su bestialidad y cólera se despierta y hay que calmarla para que no rompa el equilibrio del mundo.

 

SATIS: Considerada soberana de Elefantina, era esposa del dios creador Cnum. Daba la sagua purificante a los difuntos. Llevaba sobre su cabeza dos cuernos curvados de antílope.

 

SELKET ( o SERKETH): Diosa que “hace respirar las gargantas”. Representada por un escorpión, era un divinidad protectora. Indudablemente su origen se remonta a las primeras dinastías o quizá aún a tiempos anteriores. Ayudaba en ocasiones al dios solar en sus fórmulas y rituales mágicos. Algunos autores como Oscar Uzcátegui la asocian con la diosa Isis.

 

SERAPIS: Este nombre es la forma griega de Osiris-Apis, o sea el dios toro Apis, elevado a la categoría de Osiris. Desde su templo (Serapeum) de Alejandría, el culto de Serapis al igual que el de Isis, se extendió por todo el Imperio Romano hasta la llegada  del cristianismo como religión de estado.

 

SESHAT: Era la diosa de la escritura. Era venerada bajo el epíteto de “la que preside la casa de los libros”. Iba generalmente vestida con la piel de una pantera, y llevaba en sus manos una palma.

 

SET: Hermano de Osiris y también quien le mató, era agresivo y batallador. Se le consideraba en ocasiones responsable de todas las guerras y conflictos.Relacionado con la Osa Mayor, jamás podía ser vencido totalmente. Posiblemente este dios tenga su origen en algún caudillo arcaico que luchó en fraticida guerra civil contra su hermano Osiris.

Algunos autores lo consideran como un polo dualista entre el Bien (Osiris) y el Mal.

Era el “Soberano de los desiertos”, en contraposición a su hermamno “Soberano de la vegatación”.

 

SHED: Se le conocíia como “el conjurador” y era una divinidad protectora. Los cazadores le pedían suerte y busnas piezas.

 

SHU: Personificaba junto a su hermana y esposa Tfenys,  las fuerzas necesarias para vivir. Este paternal dios del aire, sostenía en sus brazos en alto la bóveda del cielo, separándolo de esta forma de la tierra. En alguna ocasión se le representaba como un humano con cabeza de león.

 

SOBEK (  o SUCO): El dios cocodrilo. Lógicamente por su asimilación con el gran reptil, se le consideraba un dios de las aguas y del Nilo. Su principal templo, hoy muy visitado por los turistas estaba en Kom-ombo.  Se encargaba de hacer deverdecer las hierbas y las plantas.

 

SOPDU: Dios de las fronteras. Se le representaba generalmente como un halcón acurrucado. Se conoce poco sobre su culto.

 

SOTIS: Sincretismo o helenización de la diosa egipcia Sopdet. Se la conoció durante algunos siglos como “diosa del año nuevo”. Estaba vinculada a las aguas.

 

TFENYS: Diosa de la humedad, esposa y hermana del dios Shu.

 

TOT: Uno de los más conocidos, y de origen remoto. Su cabeza de pájaro Ibis nos remite a un origen en el Delta del Nilo. Era el soberano de la luna., en el periodo tardío se le conoció como el “Atón de plata”. Se le conocía como “El soberano del tiempo” y también como “El calculador de los años”.

Como protector de Osiris, se convirtió a su vez en el ayudante de los muertos. Se le identifica con Hermes en su interpretación griega.

 

TUM: De origen remotísimo, se le asocia al sol e incluso algunos autores lo confunden con Tot. Personalmente creemos que se trata de la misma divinidad, pero algunos estudiosos los diferencian. Llevaba siempre en sus manos en emblema de la cruz de la vida, la famosa Ank, Muy apreciado actualmente por los gnósticos.

 

TUERIS: Muy antigua, esta divinidad tenía forma de hipopótamo, y era la protectora de las mujeres embarazadas. Se tenían pequeñas estatuas de esta diosa en las cabeceras de las camas y tenía cierta relación con la cosmética.

 

UPUAUTH: Dios venerado principalmente en Licópilis, era representado en forma de cánido, lobo o chacal. Esta divinidad abría con su estandarte el desfile real, por lo que se le consideraba como el “Guía de los dioses”. En muchas procesiones funerarias, una imagen suya encabezaba el cortejo.

 

UREO: Divinidad no demasiado estudiada, podía tener forma de cobra, pero también de león. Se le consideraba relacionada con los cultos solares, de aquí su representación leonina en ocasiones.

 

 

Las moradas de los dioses:

 

Terminamos aquí este pequeño diccionario sobre las principales divinidades adoradas en el antiguo Egipto, Cada ciudad, cada nomo (departamentos administrativos del Imperio que en un principio fue algo parecido a una federación de tribus), cada pequeño pueblo, quizá cada aldea, tenía en ocasiones sus propias divinidades, por lo que se nos hace imposible dar una relación completa de estos dioses (1), posiblemente tan siquiera exista. Fijémonos en un aspecto que creemos importante, y es que la mayoría de dioses “locales” o que pertenecían a un nomo en concreto, eran representados en forma de animal o con la cabeza de animal (Hathor, Tot, Cnum, Bastet,etc), mientras que los que no dependían de lugares concretos, o bien representaban elementos cósmicos, tenían generalmente forma humana (Nut, Gueb, Osiris, Isis,etc). Quizá pueda deberse a que el origen de los nomos se pierde en la noche de los tiempos, cuando la religión egipcia era muy distinta a como llegara a ser en los tiempos “institucionalizados” de los grandes faraones.

Con los aquí reseñados, creemos que el lector puede tener una ayuda para conocer las divinidades que hicieron con su culto,de Egipto, el país posiblemente más religioso de la Historia.

Tan importante como los dioses, eran los templos, pues  las grandes religiones conocidas, probablemente exceptuando los celtas, que tuvieron una verdadera “religión de los bosques”( al igual que las tribus germánicas y escandinavas) todas las demás culturas han levantado grandes edificios para adorar o simplemente dar albergue a sus divinidades, para tener más cerca  la divinidad, para servirla y por qué no, aprovecharse de su protección, que cuanto más cercana mejor.

Luxor, Karnak, Abydos, Dendera, Jnum, Kom-ombo, Filae… son nombres actualmente turísticos, visitados por cientos de miles de personas cada año, pero en tiempo de los grandes faraones, fueron el corazón mágico y sagrado de aquella cultura, donde habitaba la divinidad. Desde que se erigiera el primer gran templo egipcio, en una fecha totalmente desconocida pero que a buen seguro se remonta a principios del cuarto milenio a.C. como mínimo, hasta el fatídico año 535, en que el integrista emperador Justiniano (482-565 d.C) lanzara desde la populosa y muy cristiana ciudad de Costantinopla un edicto para abolir los últimos cultos dedicados a la diosa Isis, que seguían practicándose en el templo de Filae, miles de templos de todos los tamaños se levantaron en Egipto, muchas veces unos encima de otros, siglo sobre siglo, milenio sobre milenio.

No hemos creido oportuno dar una relación de los templos más importantes que aún hoy pueden visitarse, debido a que Nacho Ares recientemente en uno de sus últimos libros, ofrece una excelente relación monográfica de los más conocidos templos de aquel país, con una extensa documentación y descripción de cada uno de ellos (2).

Solo queremos remarcar la gran importancia de estos edificios como “Morada de los dioses”. Somos muchos los que al entrar en un templo egipcio notamos que éste, tiene vida propia, y es que para comprender, estimar, incluso para amar esta antigua cultura debemos hacer algo tan difícil como “pensar” como un egipcio antiguo, y si no somos capaces, por lo menos alejar de nuestra mente aunque sea por unos minutos, los “racionalismos” imperantes y que nos han metido en la cabeza desde niños en la escuela y la Iglesia. Con la mente “abierta” quizá podamos notar como el “corazón” del templo, palpìta, y su “cerebro” se pone en contacto con el nuestro; quizá así podamos comprender algo del gran misterio que guardan los templos faraónicos..

Finalizaremos repitiendo una vez más, que sin su extenso panteón y su enrevesada y complicada religión (3) que aún hoy es discutida en muchas ocasiones por los especialistas,  el Egipto faraónico no hubiera llegado a ser la más poderosa y espléndida civilización de nuestro mundo antiguo (4).

 

 

(1)    Para quien quiera profundizar en el estudio de los dioses egipcios, recomendamos el libro de Manfred Lurker Diccionario de Dioses y Símbolos del Antiguo Egipto. Ediciones Indigo (Barcelona 1991).

(2)    Templos sagrados del Antiguo Egipto. Ediciones EDAF. (Madrid 2001)

(3)    Si algún lector quiere profundizar en el estudio de estas divinidades y la religión egipcia en general desde un punto de vista totalmente gnóstico ( “ciencia” donde se une la razón, la fe y el ocultismo) les recomendamos el único libro, al menos que sepamos, escrito en castellano y que trata extensamente esta temática desde este punto de vista tan “particular”: El Egipto gnóstico, Oscar Uzcátegui, ediciones Indigo (Barcelona 1990)

(4)     En esta relación hemos ignorado algún personaje que por ser totalmente histórico no creemos que deba constar en este listado. Este sería el ejemplo del médico y arquitecto Inhote, aunque algunos autores como Ezcátegui y Vendrecci los incluyen en sus listas como “Señor de las Ciencias”.