Franco y Hítler: Semblanzas y aficiones esotéricas comunes.

 

Entre un buen número de dictadores, sean de la ideología que sean, existen algunos rasgos comunes.

No solamente su desprecio hacia la libertad de los demás, sino que en algunas ocasiones, más de las que generalmente se piensa, muchos de ellos tenían una cierta tendencia o interés hacia las prácticas esotéricas u ocultitas. Cada cual dentro de su peculiar y diferente personalidad.

Desde un obsesionado Hítler, siempre pendiente de cuestiones ocultitas y astrológicas, al ateo Mao Tsetung, que según se dice, y pese a su materialista forma de pensar, parece ser que en su vida privada era un gran seguidor del milenario saber o arte conocido como Feng.shui.

Pero otros mandatarios, más o menos absolutistas, también tuvieron sus flirteos, cuando no una relación directa con aspectos místicos, esotéricos u ocultistas. Perón, también su esposa Eva, Pinochet, o el mismísimo general Francisco Franco son claros ejemplos.

A la hora de analizar ciertas actitudes místicas o esotéricas entre el máximo dirigente del nacionalsocialismo alemán, Hítler, y el anterior jefe del estado español, podemos encontrarnos con algunos paralelismos, apenas conocidos.

La cruz gamada nazi y el “Víctor” franquista: Haza, el judío cabalista que asesoró a Franco

Ríos de tinta han corrido sobre el simbolismo esotérico de la cruz gamada de los nazis, que fue ante todo un símbolo mágico, de poder y victoria adoptado por el partido nacionalsocialista alemán, y principalmente por su máximo dirigente.

Pero mucho menos se ha estudiado o divulgado desde su vertiente esotérica el símbolo que el general Franco adoptó cómo “talismán protector” y de victoria. El cual presentó por primera vez públicamente un 1 de noviembre de 1936; el conocido como “Víctor”.

Aquel símbolo que estaba presente en desfiles castrenses, como el de la Victoria, y en demostraciones de poder, curiosamente tenía un origen judío.

Este extraño talismán fue elaborado para Franco por un judío sefardita de nombre Corintio Haza, que compaginaba su labor como comerciante, con sus actividades de cabalista, curandero y vidente. Las cuales ejercía tanto en su residencia de Tánger, donde fue enterrado tras su muerte en 1966, como en algunos consultorios que tenía repartidos por el Marruecos Francés.

Este misterioso personaje no solamente asesoró esotéricamente a Franco, sino que, también lo hizo con el general francés Charles De Gaulle, el cual desde su vertiente esotérica pertenecía a la sociedad secreta conocida como Alpha-Galates.

El cabalista judío era bien conocido por Franco desde sus tiempos de joven oficial en África. Pero también lo era de otros militares que buscaron en sus conocimientos ocultos consejo y símbolos de poder. Se dice que muy posiblemente el capitán Justo Pardo, uno de los primeros y más apreciados oficiales de la Legión Española, acudió a él, tal vez por órdenes superiores, a la hora de decidir cuál sería el símbolo o emblema del laureado Tercio de la Legión Española.

En el “Víctor”, tal como comenta la investigadora Lilith Alcántara en un trabajo sobre Franco y el ocultismo, publicado en julio 1990 en el número 5 de la revista Mundo Oculto, se encontraban representados los siguientes símbolos: La Tau o energía para seguir el camino de Dios; el martillo del poderoso dios pagano Thor; el círculo como símbolo solar de Poder o Mando Real; dos cruces de protección; la Luna, como fecundación de la Obra y el signo de Saturno como señor de la Vida y de la Muerte. El dictador español ya tenía su talismán de poder, al igual que lo tenía el genocida alemán.

Videntes y magos asesoran a ambos dictadores.

Las biografías de los “asesores esotéricos” del Führer son bien conocidas y mucho se ha escrito sobre ellos.

El poderoso y avispado astrólogo Eric Jan Nauseen a quién el jerarca alemán consultaba en muchas ocasiones, y del que se dice que era realmente un judío nacido en Viena el año 1889; Dietrich Eckart, que poco antes de morir dijo: ¡Seguid a Hítler! ¡Él bailará, pero yo soy el que ha invocado la melodía…!. También el “clarividente” Karl Haushofer, el obseso de la teoría del “Espacio Vital” que tanto influyó en Hítler, aunque eso no fue obstáculo para que el dictador alemán ordenara la muerte de su hijo poco antes de terminar la guerra. El jerarca nazi acudía a ellos en diversas ocasiones antes de decidir o actuar.

El general Franco también tuvo sus “videntes”, o magos. Si bien ya hemos presentado al cabalista Hazá, del que incluso algunos aseguran que durante la difícil entrevista que mantuvo con Hítler en Hendaya (1940)el sefardita estuvo constantemente en contacto telepático con el dictador español para asesorarle; algo que no se podrá jamás comprobar, también fue asiduo cliente en su época africana de una vidente o médium que vivía aislada en plena zona desértica. Más bien rubia y de ojos claros, se la conocía como Mersida.

Era consultada tanto por militares españoles como franceses. Sus clientes la consideraban bereber pese a sus rasgos más bien occidentales, y llegó a mantener, según informan Miguel Pedrero y José Lesta en su excelente trabajo Franco, Top Secret, una buena relación con el general español. Del que dijo que era afable y había acudido a ella para hacerle diversas consultas.

Hasta qué punto fue asiduo cliente Franco de dicha vidente, lo deja claro el hecho de que, un día la mujer desapareció misteriosamente de donde vivía; y al investigar su vida apareció un documento o ficha con su nombre real, Mercedes Roca, que al parecer era hija de un militar francés y una mujer bereber.

En aquel documento había una indicación que hacía referencia a que Mersida estaba bajo la protección directa de F.F.B. Unas siglas que casi con toda seguridad hacían referencia a Francisco Franco Bahamonde.

Odio enfermizo hacia los masones.

Generalmente todos los dictadores han perseguido a la masonería de la manera más cruel. Stalin, Ceaucescu, Mussolini, y como es de todos sabido Hítler, que mandó asesinar o deportar a sus campos de exterminio a miles de ellos. Franco fue uno de los dictadores que más persiguió a la masonería, pese a qué un gran número de compañeros suyos, militares “africanistas”, pertenecían alguna logia.

Al igual que Hítler, la masonería se convirtió en un mal sueño para el dictador. Mucho se ha escrito sobre las razones, supuestas o reales, que causaron esa fobia enfermiza. Un hermano o quizá dos, y su padre fueron masones. Pero a él se dice que no lo aceptaron por razones poco claras.

Ya desde la sublevación de 1936 su obsesión fue tal que llegó a destituir a su compañero y ex superior en África, el general Miguel Cabanellas, presidente de la Junta de Defensa Nacional y militar fiel desde un principio al levantamiento, al saber con certeza que era masón.

También tenía vigilados por este motivo a otros generales en los que veía un complot masónico siempre a punto de acabar con él.

El mismo comisario José Ramón Piñero, que fue jefe de la Brigada Político Social, confesó que en sus reuniones con el jefe del estado siempre le preguntaba por encima de otras consideraciones o problemas por la masonería; casi inexistente en España durante la dictadura, y que además tenía infiltrados a diversos “topos” de la policía para vigilarlos de cerca.

Las reliquias sagradas: Poder místico y oculto

Mientras se conocen perfectamente las actividades de la Ahnenerbe, la institución creada por Himmler, lugarteniente de Hítler, que tenía como una de sus principales misiones buscar y conseguir, al precio que fuera, una serie de reliquias sagradas: Santo Grial, Lanza de Longinos, Arca de la Alianza…; que debían de servir a Hítler para dominar el mundo, Franco también tuvo una fe ciega hacia algunas reliquias. Siendo sin duda la más famosa el llamado erróneamente “brazo incorrupto de Santa Teresa”, consistente en una de las manos, la izquierda, de la famosa santa avulense.

Era tanta su devoción hacia la reliquia, que la tenía siempre en el interior de un relicario en su dormitorio; concretamente sobre un mueble oratorio de la época de Fernando VII. Y cuando marchaba de vacaciones, su esposa, gran aficionada a las joyas, aunque no fueran reliquias, la bajaba personalmente para entregarla a una persona de total confianza, Juan Cobos, que se encargaba de guardarla hasta la residencia vacacional.

También otras supuestas reliquias, como el Santo Sudario de Oviedo, la Sagrada Cruz de la Victoria, que se remontaba a Pelayo, y otras reliquias menos conocidas, como los restos de los santos Eulogio, Julián y Lucrecia eran considerados como elementos protectores para él y para su régimen.

Curiosamente la mano incorrupta de la santa, que al parecer, tras una cierta odisea llegó a manos del general gracias en un principio a unos jóvenes falangistas, se aseguraba entre sus más allegados colaboradores y familiares que estaba en su poder “milagrosamente”.

Unas voces superiores, o un “consejo celestial” a la hora de decidir

En diferentes ocasiones el dictador nazi a la hora de decidir sobre algún tema importante entraba en un estado parecido al trance.

Al salir de él, en alguna ocasión aseguró a sus más allegados colaboradores que, unas “voces” le habían hablado y aconsejado. Este hecho de “voces superiores” o “celestiales”, dependiendo del personaje, como el caso de Juana de Arco, es bastante común entre personas que se creen elegidas por entidades superiores para dirigir los destinos de un país o de otras gentes.

Franco en diversas ocasiones y a la hora de tomar una decisión muy importante y difícil decidía retirarse a su oratorio o un lugar íntimo para “encontrar respuestas”.

Debido a su fe ultracatólica, y al hecho de creerse un verdadero paladín de la cristiandad, el militar gallego cuando necesitaba “encontrar respuestas” pedía a su capellán que le “expusiera el Santísimo” y seguidamente se retiraba totalmente solo.

Curiosamente, en las diferentes ocasiones en que necesitó este tipo de búsqueda de una “respuesta”, celestial o divina, se encontró siempre con una salida airosa. Se conocen varios de estos retiros para “consultar” las respuestas.

También parece ser que en ocasiones se le veía hablar solo o incluso quedar como en un extraño trance.

Los lugares de poder

Hítler y sus asesores esotéricos desde un buen principio buscaron los supuestos lugares de poder desde dónde pudieran dominar su Tercer Reich. Antiguos enclaves germánico o de los caballeros teutónicos servían de cuarteles, o en el caso del castillo de Wewelsburg, cuartel general de las SS cómo última morada para la élite de los comandantes de los “caballeros negros” de dicho cuerpo militar.

Franco también buscó un Lugar de Poder que fuera el corazón, y lógicamente el alma, de su “España Imperial”. Este lugar fue el Valle de los Caidos. Del que muchos autores creen que fue escogido de manera muy especial por su ubicación, a modo de un gran ley (línea sagrada y recta) que uniera dicho lugar con la capilla mayor del Escorial, Cementerio Real de los monarca españoles, y a la vez “Boca del Infierno” como muchos aseguran, dejando en el punto medio de ambos monumentos el mágico y sagrado monte Abantos (1753 metros), enclave sagrado de los íberos y de ancestral tradición sagrada y pagana.

Según los investigadores Silvia Nieto y José Hermida: los extremos son equidistantes a la cima del monte Abantos. El Valle de los Caidos se encuentra en relación topológica directa con el Escorial. Franco había descubierto una fuente de energía en el extremo opuesto a donde se sitúan las fuerzas demoníacas. A esa fuerza se entregaría después de su muerte.

Fuese cómo fuese, ambos dictadores creían que todo gran estado necesitaba un “corazón mágico”, al igual que lo es Washington para los EE.UU. De la misma manera que Hítler tenía prevista la edificación de una inmensa ciudad “aria” en un lugar concreto para dominar en mundo, Franco, de una manera más humilde, y dentro de sus escasos medios levantó en un lugar “especial” el monumento más famoso de su régimen, que además, como en otras culturas de la antigüedad serviría de última morada para él y para el fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Pueden comparase ambos dictadores o no, dependiendo de la visión personal y política de cada cual; pero sin duda mientras el “cabo austriaco” siempre ha sido relacionado con los temas ocultistas y esotéricos, también en el anterior jefe del estado español encontramos una “cara oculta” que se interesó en la mística, aunque católica, y en ciertas tendencias que entran por puro derecho en el mundo del esoterismo y lo oculto.

 

                    ¿Sabías qué?

El traslado de los restos de José Antonio Primo de Rivera el 20 de noviembre de 1939, desde Alicante hasta Madrid, que duró más de 20 días, siguió en ocasiones un ceremonial parecido a algunos entierros heroicos que se realizaron en la antigüedad para algunos destacados caballeros y héroes. Lo que causó gran impacto entre los jerarcas nazis que acudieron con una numerosa delegación y una corona mandada por Hitler en persona.

www.miguelaracil.com

¿Sabías qué?

La relación directa entre el cabalista Haza y Franco apareció públicamente en la década de 1950 en la revista Halada, que según parece estaba vinculada a la logia Anael de la que formaban parte el general Perón, su esposa Evita y el general Pinochet.

¿Sabías qué?

Incluso los más escépticos no encuentran explicación a la “baraka” o suerte que tuvo siempre Franco en las diferentes acciones militares en que participó, incluso en algún intento de asesinato. De la misma manera que la tuvo Hitler que sobrevivió a diversos intentos de atentados.

Nota: Otro día hablaremos sobre dictadores e hijoputas comunistas y populistas, que, todos los dictadores se parecen.

Miguel G. Aracil.

www.miguelaracil.com

www.editorialbastet.com

 

 

 

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Robín Hood: ¿ héroe o un simple rufián ( con perdón, si están comiendo) ?

ROBIN HOOD, ¿HÉROE O DEMONIO?

 

 

Pocos personajes cinematográficos han pasado de generación a generación, con la fuerza y la frescura de Robin Hood,del que ahora se cumplen “oficialmente” los 750 años de su muerte. Desde el polémicoErrol Flynn,hasta los simpáticos muñecos deDisney,diferentes actores nos han hecho gozar con las proezas del arquero invencible que robaba a los poderosos y malvados para darlo a los pobres,  pero ¿existió en realidad? y si así fue, ¿quién era?.

Son muchos los investigadores que se han dedicado durante años al estudio de este personaje y parece ser que sí  existió realmente,  e incluso  es probable que fueran más de uno, los hombres que recibieron dicho nombre, pues lo que en un principio hacía referencia a un solo individuo, se convirtió casi, en un “titulo” no precisamente nobiliario, si no delictil.

Si hacemos referencia a lo que nos cuenta la investigadoraEspido Freire,el nombre de Robín Hood, pasó de un bandido a otro, a lo largo de los siglos. Bastaba solamente con ser un salteador de cierto renombre y carisma, vivir o mejor diríamos “trabajar” en la zona de Shervood o de Barnesdale, aligerar las bolsas de los poderosos , tener un comportamiento temerario y altivo y de tanto en cuando hacer alguna donación a los más necesitados. Por lo tanto, podríamos decir que pudiera tratarse de un alias para bandidos y salteadores.

Pero sin duda, y  sin negar esta posibilidad, hemos de remontarnos en los siglos para encontrar la figura que dio origen a esta “estirpe profesional”.

 

EL ROBIN HOOD CLASICO

 

Henry Boguetque estudió durante años el personaje, nos cuenta que el verdadero o al menos el primer Robin, debió nacer a finales del siglo XII ( hacia el 1198) quizá de una familia noble  venida a menos,  y a los quince años, cuando una mañana  se dirigía tranquilamente a la feria de Nottingham, se le aparecieron de pronto un grupo aproximado de doce guardas forestales, los cuales le increparon y rieron de él. Uno de los guardias, le retó al ver que empuñaba un gran arco de tejo, quizá mayor que él, a que lo tensara ante ellos, a cambio de unas monedas. El joven Robin, así lo hizo, y la soldadesca no solamente se negó a pagar la apuesta, sino que intentaron dar una paliza al muchacho, el cual en pocos minutos, acabó con todos ellos, lo que le obligó a escapar y refugiarse en los bosques cercanos. Es en aquel momento concreto, cuando el joven se convierte en un aguerrido bandido, que roba a los ricos y poderosos, y da el dinero a los pobres, para desesperación de lossheriffsy soldados de las autoridades de la zona, e incluso llega a formar un verdadero pequeño ejército. Parece ser, que en un momento dado,por razones que se desconocen, recibió el perdón del rey  de Inglaterra, al igual que se narra en las películas de Hollyvood, pero hemos de hacer mención que mientras en los films, el monarca es Ricardo I Corazón de León,la realidad parece ser distinta, pues este popular rey inglés, vivió entre 1157 y 1199, muriendo aproximadamente cuando nació nuestro héroe . Vivió casado con una dulce doncella  de nombreMariemalgunos años,  aunque parece ser que al mismo tiempo, muchas bellas damas de los castillos cercanos, suspiraban por él. Durante unos pocos años, sirvió al rey en sus mesnadas, pero su espíritu aventurero  e independiente y su tendencia al bandidaje, hizo que abandonara a su esposa y viviera sus últimos veintidós años, cometiendo las fechorías que le habían hecho famoso. Su muerte está llena de misterio, pero como después veremos, parece ser que no fue natural. Su óbito ocurrió en el 1250, aunque otros investigadores lo sitúan tres años antes.

 

 

EL OTRO ROBIN HOOD

 

Un buen número de historiadores, entre ellos la doctoraMargaret Murray,(autora del clásicoEl culto de la brujería en la Europa occidental)(1) profesora del University College de Londres, y máxima autoridad de la brujería vista desde el punto de vista antropológico, nos da al igual queThomas Salmonuna versión totalmente distinta del personaje y del “mito”. En principio el nombre Robin era utilizado para denominar a una serie de seres diabólicos, incluido el demonio, y algunos estudiosos, lo relacionan con el elfo de origen teutónicoHodekin, y principalmente con el espíritu de los bosques  llamadoRobin Goodfellow.

Tanto el Robín clásico, como el Robín Goodfellow, tienen gustos parecidos, así, ambos son amantes de los trucos de ilusionismo, les place extraviar a los viandantes del bosque, son guasones y un tanto cínicos, les entusiasma  convertirse o disfrazarse de animales de la floresta, son bravucones y además ambos visten de color verde, el color celta de la muerte o el cromatismo británico de los genios de los bosques. Es más que posible que de esta vestimenta con las típicas mallas lincon, naciera la idea del también misteriosoPeter Pan.

El anteriormente citado T. Salmon, asegura que Robin, gustaba de rezar y prepararse para los combates, puesto de rodillas junto a los numerosos megalitos que existían en los bosques,principalmente menhires; que recogía la fuerza que emana  de los árboles, al igual que su amigo el majestuoso y rubicundoLittle John,pues conocía antiguos rituales de los viejos druidas, sabía el secreto de poder comunicarse con los animales y lo que es más importante, era un declarado enemigo de la corrupta Iglesia dominante, y de aquí que su muerte parece ser que fue preparada por los obispos y abades, que sabían que Robín se había convertido en un símbolo, y que como bien dice Espido Freire, “ en un momento dado, podía encabezar un resurgimiento de la brujería”. Hemos de pensar que en dicha época, toda heterodoxia religiosa e incluso social,  era tildada de brujería, con las crueles penas que ello comportaba.Además existe un factor como mínimo curioso al respecto, pues si bien es sabido de todos que un monje cristiano acompañaba a nuestro héroe, parece ser según las últimas investigaciones, este personaje podía tratarse deEustace el Monje, cura renegado ( algunos dicen que incluso excomulgado) que se convirtió primero en mercenario, luego en pirata que llenó de terror los navíos mercantes del Canal de la mancha, y poco antes de morir, sintiéndose ya viejo, se retiró a los bosques donde habitaba Robín.Parece ser que fue capturado y decapitado cuando Robín aún era joven, allá por el 1222 aproximadamente.

Su muerte está rodeada de misterio, pero la versión al parecer más fiable, nos dice que hacia 1250,  concretamente en un invierno extremadamente crudo, Robín, que volvía a vivir en los bosques, enfermó, posiblemente de una patología pulmonar, y se refugió en la abadía de Kirklees, cuya priora era amiga suya, incluso algunos aseguran que prima hermana. La religiosa con la excusa de sangrar con una lanceta al enfermo, lo dejó desangrar por orden de sus superiores, fechoría de la que se enteró su amigo y lugarteniente Little Jonh, quien a punto estuvo de matar a la monja. Algunos creen que Robin lo intuyó antes de morir, pero se dejó matar por razones desconocidas.

Tanto la nobleza, corrupta hasta extremos inconcebibles, como las autoridades religiosas tan degenerada o aún más que la aristocracia de la época, , deseaban que aquel hombre desapareciera, pues el pueblo lo adoraba, y podía ser muy peligroso social,  religiosa y políticamente.

A partir de su muerte, se convierte en un ser mítico, casi fabuloso, que  durante siglos, guía la procesión en los Juegos de Mayo ( de clara reminiscencia céltica),se le nombre “rey del verano” en directa relación con los antiguos cultos estacionales,  o se le hace descendiente directo de aquellos Hombres de Verde, misteriosas cabezas humanas con vegetación en la boca y que serían seres de una raza perdida o del Cazador Salvaje, un extraño caballero que armado con un gran arco y una espada,  cazaba almas perdidas por los páramos y los bosques desiertos.

Los últimos Robin salteadores, los encontramos en la segunda mitad del siglo XVIII, en que la llegada del desarrollo industrial y social, hace que desaparezcan este tipo de individuos, convertidos ya por entonces, en espadachines y simples salteadores de diligencias.

Fuera quien fuese en realidad Robin Hood, la verdad es que supuso un mito que desde el siglo XIII hasta nuestros días, se ha perpetuado,se ha convertido en paradigma de la lucha del Bien contra el Mal, la justicia contra la injusticia,  y ha hecho soñar a muchos niños y mayores, y quizá también  temblar, a curas abyectos y tiranos de alta ralea, que esperan  con temor que en cualquier momento, aparezca una certera saeta,  disparada por el arco de madera de tejo del héroe de los bosques,y les haga pagar todas las injusticias que han realizado en su vida.

 

 

(Editado en castellano por Ediciones LABOR, Barcelona)

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa