BRETAÑA, ¿LA PATRIA DE MERLÍN?

 

 

Bruma, cantares célticos, naufragios,megalitos, génios y fantasmas; todo esto y mucho más es Bretaña, aquella tierra misteriosa de Francia que con solo 27.000 km cuadrados, ( a menos que a gusto de los nacionalistas bretones, que de haberlos hailos, incluyamos los 7000 segregados por “orden y morro” del centralismo parisino y que corresponden al Loire-Atlantique) se considera la región más “mágica” del territorio galo.

Sobre esta tierra y sus raices y factores mágicos se puede hacer toda una enciclopedia, y si no, que se lo cuenten a los editores de las famosas Guides noires que con su “Bretaña misteriosa” han hecho como se dice habitualmente, “el agosto”.

Nosotros tenemos poco espacio y solo nos proponemos acercar al público español algunos, unos pocos, de los factores misteriosos y mágicos que cubren TODO ( y no son exageraciones de periodista eufórico) el brumoso territorio bretón.

 

Los recorridos megalíticos:

 

Quien más quien menos, sabe que Bretaña es la mayor concentración megalítica no solo de Europa, si no del mundo entero, lo que nos indica que aquel lugar es “especial” y que nuestros antepasados ( aunque fueran franceses) sabían que allí, y justamente allí, había ALGO especial, que les obligó a erigir miles de dólmenes, menhires y cromlechs, muchos de ellos, principalmente los menhires de Carnac, destrozados a golpe de “marteau” ( léase “martillo” en lengua castellana) por los funcionarios decimonónicos de las instituciones parisinas, con la “oficial” función de conseguir piedra para sus innumerables faros, pero con la sospecha de que se hizo para “jorobar” a los nacionalistas bretones que prácticamente adoraban aquellas milenarias piedras, esos mismos nacionalistas bretones que durante la Primera Guerra Mundial, fueron prácticamente “sacrificados” de manera “sospechosa” en combates absurdos y perdidos de antemano frente a los fusiles y ametralladoras alemanes, pero dejemos la política, que al fin y al cabo no es nuestro propósito, y naveguemos por mundos más “mágicos”.

Después de diversas visitas  por aquellas tierras, y recorrer cientos de megalitos, y de añorar mil veces la cocina española ( a la que la francesa no le llega ni a los zapatos, digan lo que digan los “gabaxos”), pudimos dividir el mapa megalítico bretón en dieciseis subdistritos, que nos ocuparíanun centenares de páginas, lo que nos desborda completamente, por lo que decidimos referir solamente las principales aglomeraciones.

www.editorialbastet.com

 

Carnac:

 

      Alguien ( con seguridad paisano mío) lo definió como el “Camp Nou” de los megalitos y así es en realidad, pues podemos distinguir miles de menhires ( y algún dolmen camuflado) que se dividen principalmente en tres grandes concentraciones: Hameau de Ménec integrado por 1111 menhires colocados en once hileras con una longitud de 1190 metros, Kermario, 1029 menhires en diez disciplinadas filas, con 1120 metros de longitud y para finalizar ( por decir algo) el “pequeño” Kerléskan,  con “solo” 594 menhires y un gigantesco cromlech intergrado por 39 menhires. Todo ello rodeado por algunos megalitos “misteriosos”, cuevas y sobre todo el majestuoso túmulo de Saint Michael, uno de los más misteriosos monumentos prehistóricos del país, y que los religiosos ( monjes católicos, más amigos de la antorcha y el martillo que de la Biblia) del bárroco, coronaron con una pequeña iglesia, para intentar cristianizar lo que no cristianiza ni Dios, con perdón, pues es ancestral y telúrico hasta sus más profundas raíces ( las cuales se hallan cerradas con puertas de hierro forjado).

 

Locmariaquer:

 

Nos encontramos en una de las regiones megalíticas más importantes del país armoricano, y sus yacimientos arqueológicos se salvaron gracias a Zacarías Leroucic, quien cuidó y reconstruyó muchos de los menhires y dólmenes caidos. Destaca entre todos la famosa “Table de les Marchands”, un inmenso megalito con túmulo que aún guarda muchos misterios en su interior. En este lugar encontramos al “rey” de los menhires, al gigantesco Grand Brisé, que con sus veinte metros de altura, y 355 toneladas, fue considerado como el eje central de un megamonumento astronómico que reunía los monumentos de Carnac y Locmariaquer. Un buen día ( o más bien malo), algo o alguien lo derribó y actualmente se encuentra por los suelos.

 

 

Arzón:

 

La península del Rhuys, encierra la extremidad meridional del golfo de Moribhan, en cuyas tierras podemos encontrar un gran número de megalitos muy poco conocidos, como el “cerrillo del Cesar”, donde dice la leyenda que se sentó Julio César para observar la batalla naval entre los romanos y los venetos. También encontramos entre otros el Petit Mont, un megalitos con “gafe” pues casi todos los pueblos que han pasado por allí, le dieron algún mordizco, desde los romanos que al parecer quisieron hacer sus letrinas en su cima, hasta los nazis ( nos referimos a los alemanes de la Segunda Guerra Mundial, lógicamente)que según parece la mantuvieron a golpe de mallo con el pobre montículo, buscando no se qué, pero con la excusa de construir un bunker.

www.editorialbastet.com

 

 

Así podríamos llenar páginas y más páginas, pero para los más exigentes lectores interesados en este tema, les recomendamos el espléndido ( y caro, que también es importante) libro de bonito formato Megalitos en Bretaña de Jacques Briard ( en español).

 

Cuando hablamos de Bretaña, muchos pensamos, y no nos equivocamos, con un personaje de lo más romántico, que a muchos nos hizo volar la imaginación de niños:  EL MAGO   MERLIN ( de adolescentes, quizá fue la casquivana Morgana quién nos hizo imaginar otras cosas “mágicas) . Pues bien, existe una vieja y actualmente resurgida ( quizá por razones turísticas y por lo tanto crematísticas) tradición que nos explica que el a veces arrogante, a veces pedante, pero siempre “mágico” Merlín, vivió, amó ( que al fin y al cabo también era humano y el “soma” es el “soma”) y murió ( la muerte nos llega a todos por muy magos que sean) en el mágico bosque de Brocéliande. En mis varias decenas de libros escritos, he hablado en muchas ocasiones de lugares mágicos por varias razones, pero en esta ocasión, sin duda nos encontramos en un lugar MÄGICO de veras, la “magia” se siente, la tierra del Forêt,  desprende “algo” especial, y quienes hemos pernoctado en él, parece que pudieramos esperar que en cualquier momento apareciera Merlín o alguno de sus coetáneos, rodeado de traviesos gnomos y elfos, y que en sus fuentes, las ninfas pudieran estar peinando sus rubios cabellos reflejados por la luna en las cristalinas aguas.

Pero entre todo lo que hay en aquel misterioso bosque, destaca por méritos propios, la “supuesta” tumba de Merlín, una antigua tumba megalítica de corredor, con una antigüedad cercana a los 4500 años, en la que ha nacido como por arte de “magia” y nunca mejor dicho, un extraño árbol que está en la actualidad lleno de ofrendas de todo tipo, desde gorros militares de legionarios franceses, hasta cruces, medallas, exvotos, cerería y todo tipo de ofrenda de personas que ante la disyuntiva de poner sus promesas en los oscuros muros de una iglesia perdida o en las mágicas ramas de aquel extraño árbol, no han dudado ( yo en su caso hubiera hecho lo mismo). El lugar, respira y traspira misticismo, pero un misticismo muy alejado al que gusta a mucho y mucha histérico-a que ante una estampa de un supuesto “maestro ascendido” ( generalmente invento de algún “iniciado” de allende el Atlántico que hace su agosto vendiendo estampas “sagradas”) cree que lo(la) está iluminando el “Séptimo Rayo”.

En este bosque, digno de una detallada visita, podemos observar el “Puente del Secreto”, donde según la leyenda, la hada Viviana, declaró su amor a Merlín, o el valle sin Regreso, lugar extraño, donde la tradición asegura que la maga Morgana, un poco “petardo” élla, disfrutaba de sus numerosos amantes, pero que en el caso de serle infieles, los dejaba perdidos en aquella landa por siglos. Si nos adentramos en el bosque, encontramos un extraño megalito conocido como la Hotié de Viviana, y que se asegura que fue refugio y residencia de la hada Viviana ( sabemos que hasta hace algunos siglos, este monumento era conocido como “Sepulcro de los druidas”, y es que históricamente sabemos que este bosque fue un lugar de culto de los antiguos druidas celtas.

Los dedos siguen teclenado sobre el ordenador, y las imágenes de la Bretaña francesa y de sus seres míticos ( o no tanto) desfilan por nuestro cerebro y nuestros ojos, pues a nadie con corazón ( quién sea creyente que diga Alma, pero no es este mi caso) Bretaña, puede dejar indiferente, hay MAGIA ( con mayúsculas) y su gente, abrupta y en ocasiones maleduacada, guarda en sus genes, los misterios que solo un lugar como el país bretón, pueden guardar.

Quizá en otra ocasión sigamos este recorrido ( breve a la fuerza)por la patria de Merlín, el más mágico de todos los magos ( incluidos los del 906)

 

Miguel G. ARACIL .

www.miguelaracil.com

 

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Diccionario de dioses del Antiguo egipto para amantes del País del Nilo

DICCIONARIO DE DIOSES DEL ANTIGUO EGIPTO:

 

“El egipcio es capaz de permitir que se queme toda su propiedad,

pero arriesgará su vida para salvar a un gato sagrado”

     Herodoto

 

En un pasado viaje a Egipto, compartí varios días con una pareja de economistas  barceloneses que viajaban por primera vez al País de los Faraones.

Llevaban tres guías de viaje, una con mucha fotografía en color ( lo que solo sirve para encarecer el producto y no garantiza en absoluto la funcionalidad del libro) y las otras dos, las clásicas guías de viaje de bolsillo. Viendo que mis conocimientos de Egipto eran algo mejores que los de ellos, me estuvieron preguntando constantemente por detalles históricos y arqueológicos de la viaje civilización. La verdad es que las partes básicas de la historia egipcia se les pude argumentar con cierta dignidad, pero cuando me preguntaban por los dioses, si exceptuamos los “prima dona” de dicho panteón y mi preferida: Bastet, la diosa gata, que por razones que no vienen al caso es muy querida por mí, varios de los nombres que me preguntaban, o mejor dicho que repetían por habérselos oido a alguno de los guías, me sabían a “chino”.

Buscamos entre las no demasiado abundantes librerías de El Cairo y de Luxor y no encontramos ni un solo diccionario de dioses egipcios, y menos lógicamente en castellano. Recordaba que en mi  biblioteca tenía varios, principalmente el del alemán Manfred Lurker (1), posiblemente el mejor en lengua castellana. Aquel día me prometí que si escribía un libro sobre aquella milenaria cultura, incluiría un pequeño diccionario sobre los principales dioses de su panteón, haciendo una pequeña referencia sobre ellos.

En la lista que a continuación ofrecemos, sin duda no están todos, pero sí que hemos escogido los más conocidos, para el caso de que si el lector se interesa en el estudio básico de estas divinidades, tenga por lo menos una pequeña referencia.

Así mismo, si usted tiene la suerte o la oportunidad de viajar a Egipto y se lleva este libro, cosa que para mí será un honor, puede utilizar este pequeño “vademécum”, y así cuando se encuentre en un templo y su guía le hable de Nekhbet, sepa que se trata de la diosa buitre, Sopdet, la diosa personificación de la estrella Sirio,  e igualmente con los demás dioses y diosas de este país.

Existen diferentes pronunciaciones y en algunas ocasiones el mismo dios o diosa es escrito de diferentes maneras según el autor, al igual que ya hemos visto que sucedía con los faraones. Nosotros hemos escogido los más comunes en los libros divulgativos y en algún caso hemos puesto dos nombres para facilitar su identificación.

 

www.miguelaracil.com

 

AKER: Personificaba la tierra. Las imágenes lo representan en ocasiones llevando la barca solar que simboliza el viaje nocturno.En un Texto de las Pirámides se dice de los hombres que tienen abierta las puertas del infierno: “Las puertas de Aker están abiertas”.

 

AMÓN: Junto a su esposa Amonet, está mencionado en los textos de las Pirámides como un dios primordial. Los antiguos le llamaban “el escondido” por que era la fuerza invisible del viento. Recordemos que la desaparición de varios ejércitos en las cercanías de Siwa, donde se encontraba el oráculo de Amón,  se atribuía al “aliento vengador” de Amón.

 

ANAT: De origen semítico, se la consideraba una diosa guerrera. Era protectora contra los animales salvajes. Llevaba en su cabeza dos largas plumas de avestruz y una corona alta.

 

ANUBIS: Era el dios de la muerte.Titulado como “Soberano de la Tierra Sagrada”. Mientras se realizaba la momificación, un sacerdote con una máscara de Anubis, representaba a este dios. El  dios chacal lo podemos encontrar en muchísimas tumbas de todos los periodos. Algunos estudiosos aseguran que los egipcios no hacían distinción entre los perros y los chacales y sabemos que en las dinastías antiguas, ambos animales eran muy venerados y casi asimilados.

 

APIS: El más venerado de los bueyes de aquel país, en un principio se le consideró como símbolo de la fertilidad. Era el heraldo de  Ptah.

 

APOFIS: La “serpiente gigantesca”, era la personificación del  rival del dios, y el símbolo de las fuerzas de la oscuridad.

 

ATÓN: En un principio, Atón representaba el astro solar.Más tarde, el disco solar se consideró una representación de Re.

 

ATUM: Era la representación del caos primordial del que había surgido todo lo existente en el mundo.

 

BASTET ( o BASTIS): La diosa gata, era adorada principalmente en la ciudad de Bubastis, donde habían varios templos llenos de gatos. Se la asocia en ocasiones con las diosas leonas  Tfenis y Sacmis.

 

BES: Este simpático y deforme dios, de cara burlona y grotesca, era considerado un genio tutelar que defendía el hogar de las influencias negativas. Curiosamente es una de las deidades egipcias que ha dejado más huellas en España, pues se han encontrado figurillas que lo representan en el Alt Empordá (Girona) y las Baleares.                       Los arqueólogos también lo asocian con la música, la alegría del hogar y también curiosamente en alguna ocasión con la guerra.

 

CNUM: Fue venerado en forma de carnero hasta principio del Imperio Antiguo. Seguidamente se le representó como un hombre con cabeza de carnero.

 

FÉNIX: Ave sagrada de Heliópolis. Disfrutaba de un culto paralelo al del dios Re en esta ciuad, donde vivía en la piedra Benbén ( un obelisco)

 

GUEB: Personificación de la tierra. Llevaba las plantas en la espalda, y también el agua salía de él. Junto a Nut, la diosa de la noche, engendró el sol.

 

HAT: Es la personificación de la infinidad, ante todo referida al espacio que rodea a la Tierra. Se le representa en ocasiones como portador del cielo.

 

HAPY: Era la personificación del Nilo. En muchas ocasiones se le relacionaba con Nun, las aguas primordiales. Algunos autores creen que provenía de tiempos arcaicos en los que esta divinidad era un ser andrógino.

 

HARACTES: En un principio así se denominaba al dios del Sol mañanero. En tiempos más tardíos confluyó en la pareja Re-Haractes

 

HATHOR: El nombre de esta diosa significa “Casa de Horus”, su símbolo lo representa como un halcón en el interior de su casa. La idea de que el cielo era una vaca gigantesca, motivó su representación en forma de vaca.

 

HEKET: Diosa representada en forma de rana o con cabeza de este batracio, era venerada rincipalmente en la ciudad de Herur y se la consideraba el complemento femenino de Cnum.

 

HORUS: Considerado como un dios del cielo; se le representaba como un halcón con las alas abiertas.Cuando el culto de Osiris ganó en importancia, este dios se convirtió en el hijo de Osiris, y sobrino de Set. Su nombre significa “alto” o “lejano”. Tenía cuatro hijos, los cuales preparaban el camino de la ascensión del difunto. Sus nombres eran: Imset, Hapy,Duamufet y Deberkhsenuf.

 

IBIS: Pájaro de color banco. Se le consideraba como la encarnación del dios Tot.

 

IKHNEUMÓN: Divinidad  relacionada con las mangostas. Algunos autores la identifican con la diosa local Uto.

 

ISIS: La Diosa Madre. Probablemente antigua Diosa Mater que se remontaba a tiempos arcaicos. Su nombre significa “trono”. Se la consideraba mmadre simbólica d los reyes. Esposa y hermana de Osiris y madre de Horus. Era venerada como la “rica en magia”. Muy probablemente el culto a las Vírgenes negras que se da en Europa en los siglos XII y XIII principalmente, sea un sincretismo de la diosa Isis.

 

JONSÚ: Dios vagabundo y miembro de la triada de divinidades de Tebas. Tenía la facultad de tomar la forma de un joven o un viejo.

Se le representó también como un niño, con la cabeza rapada y una cola  colgando de un lado del cráneo, llevando el disco de la luna sobre la cabeza. En ocasiones se le consideró un dios curador, por lo que se enviaban imágenes suyas a los reyes aliados de Egipto si éstos se encontraban enfermos.

 

KADESH: De posible origen semítico, pudo ser en un principio una diosa prostituta-sagrada. Era la diosa de la vida erótica y como tal se la representaba generalmente desnuda y de pie sobre un león.

 

KHEPRI ( o KEPHERA): El escarabajo como dios primordial. Era el “que se originó por sí solo”. Llegó a ser equiparado con Re. La teogonía egipcia lo coloca en lo más alto de la creación, y en ocasiones lo asocia con Osiris, apareciendo este último asimilándose los atributos del primero. Muchas tumbas se ven decoradas con el dios escarabajo.

 

KHONSU: Conocido como el “paseante”. Era el dios de la luna. Se le representaba como hombre joven momificado.

 

MAAT: Era la personificación de las leyes básicas de todo lo existente. Personificaba así mismo, los conceptos de la ley, de la verdad y del orden mundial.

 

MAFDET: Venerada especialmente en los tiempos antiguos, era una manifestación de la autoridad judicial, sobre todo en los casos de ejecuciones.

 

METIER: Esta divinidad representa la personificación de las aguas primordiales en forma de vaca.

 

MIN: Tuvo varios simbolismo, siendo quizá el principal el de la unión entre el hombre y la mujer.

 

www.miguelaracil.com

 

 

MIU: Según algunos autores, uno de los hijos de la diosa Bastet, adorada principalmente en Bubastis, ciudad del Delta.

 

MONTU: Dios con cabeza de halcón.Luchaba contra los enemigos de los dioses, y concedía a los faraones la victoria, por lo que muchos estudiosos lo consideran un dios de la guerra.

 

MUT:  Con aspecto de buitre, era considerada como esposa de Amón, del que tuvo un hijo llamado Khonsu.

 

NEFERTEM: Divinidad solar, era el dios de la fragancia.. Tenía aspecto de león.

 

NEIT: Vieja diosa local de Sais. Era un numen guerrero. Era también diosa de los cazadores. Llevaba un arco, las flechas y el escudo.

 

NEKBET: Diosa buitre.

 

NUN: Representa la materia primordial y la primera materialización del ser. Era el océano previo a la creación. Se le considera un dios cósmico.

 

NUT: Era la personificación del firmamento. Se la representaba como una mujer doblada en arco sobre la tierra y tocando con sus pies y manos, el horizontes occidental y el oriental.. En algunos templos se la representaba como una cerda que se comía a sus lechones o que les daba de mamar.

 

OSIRIS: Sin duda el más conocido dios del panteón egipcio, y probablemente el de simbolismo más amplio. Su nombre parece que significa “lugar del ojo”. Hijo de Gueb.

Hermano del malvado Set. Algunos lo consideraban como el padre de Egipto. Es más que probable que sea el recuerdo de algún gran rey de la época arcaica que fue divinizado tras una guerra civil con su hermano. El color del dios era blanco, como las vendas de las momias. Los pies del dios, aparecen siempre juntos en alusión al reino de las momias.

 

PTAH: Con forma humana, era muy venerado en Menfis. Se le representaba vestido al estilo de una momia. Parece ser que en un principio fue un dios de los artesanos, pero con el tiempo alcanzó mayor importancia. Se le conocía también como el “ancianísimo”. En ocasiones se le representa como un alfarero capaz de crear todo lo que quería.

 

RE ( o RA): Dios solar por excelencia. A partir del faraón Kefrén, todos los reyes del país se consideraban “hijos de Ré”. Este dios solar cruzaba el océano celestial en su barca, como timonel del mundo, acompañado por su visir Tot y su hija Maat.

 

RENENUTET: Soberana de la tierra fértil, también conocida como la diosa de los graneros. Su nombe está compuesto por renen (alimento) y utet (serpiente). Cuando serecogía el trigo y se prensaba la uva las gentes hacían ofrendas delante de la imagen de la diosa, que tenía la forma o la cabeza, dependiendo del lugar, de una serpiente. Los griegos medio la adoptaron llamándole Thermutis.

 

RESHEF: De origen semítico, probablemente cananeo, se le consideró un dios guerrero, pero también el que “atendía los ruegos”.Como guerrero, se le representaba con un escudo y una maza de guerra.

 

SACMIS ( o SEKHMET): Conocida como “La Poderosa”. Causaba espanto por donde iba, incluso los partidarios de Set, el malvado, la temían y escapaban solo al oir su nombre., tenía forma de león. En una época fue la patrona de los médicos, pues tenía la facultad de curar. Los últimos cinco días de cada mes, su bestialidad y cólera se despierta y hay que calmarla para que no rompa el equilibrio del mundo.

 

SATIS: Considerada soberana de Elefantina, era esposa del dios creador Cnum. Daba la sagua purificante a los difuntos. Llevaba sobre su cabeza dos cuernos curvados de antílope.

 

SELKET ( o SERKETH): Diosa que “hace respirar las gargantas”. Representada por un escorpión, era un divinidad protectora. Indudablemente su origen se remonta a las primeras dinastías o quizá aún a tiempos anteriores. Ayudaba en ocasiones al dios solar en sus fórmulas y rituales mágicos. Algunos autores como Oscar Uzcátegui la asocian con la diosa Isis.

 

SERAPIS: Este nombre es la forma griega de Osiris-Apis, o sea el dios toro Apis, elevado a la categoría de Osiris. Desde su templo (Serapeum) de Alejandría, el culto de Serapis al igual que el de Isis, se extendió por todo el Imperio Romano hasta la llegada  del cristianismo como religión de estado.

 

SESHAT: Era la diosa de la escritura. Era venerada bajo el epíteto de “la que preside la casa de los libros”. Iba generalmente vestida con la piel de una pantera, y llevaba en sus manos una palma.

 

SET: Hermano de Osiris y también quien le mató, era agresivo y batallador. Se le consideraba en ocasiones responsable de todas las guerras y conflictos.Relacionado con la Osa Mayor, jamás podía ser vencido totalmente. Posiblemente este dios tenga su origen en algún caudillo arcaico que luchó en fraticida guerra civil contra su hermano Osiris.

Algunos autores lo consideran como un polo dualista entre el Bien (Osiris) y el Mal.

Era el “Soberano de los desiertos”, en contraposición a su hermamno “Soberano de la vegatación”.

 

SHED: Se le conocíia como “el conjurador” y era una divinidad protectora. Los cazadores le pedían suerte y busnas piezas.

 

SHU: Personificaba junto a su hermana y esposa Tfenys,  las fuerzas necesarias para vivir. Este paternal dios del aire, sostenía en sus brazos en alto la bóveda del cielo, separándolo de esta forma de la tierra. En alguna ocasión se le representaba como un humano con cabeza de león.

 

SOBEK (  o SUCO): El dios cocodrilo. Lógicamente por su asimilación con el gran reptil, se le consideraba un dios de las aguas y del Nilo. Su principal templo, hoy muy visitado por los turistas estaba en Kom-ombo.  Se encargaba de hacer deverdecer las hierbas y las plantas.

 

SOPDU: Dios de las fronteras. Se le representaba generalmente como un halcón acurrucado. Se conoce poco sobre su culto.

 

SOTIS: Sincretismo o helenización de la diosa egipcia Sopdet. Se la conoció durante algunos siglos como “diosa del año nuevo”. Estaba vinculada a las aguas.

 

TFENYS: Diosa de la humedad, esposa y hermana del dios Shu.

 

TOT: Uno de los más conocidos, y de origen remoto. Su cabeza de pájaro Ibis nos remite a un origen en el Delta del Nilo. Era el soberano de la luna., en el periodo tardío se le conoció como el “Atón de plata”. Se le conocía como “El soberano del tiempo” y también como “El calculador de los años”.

Como protector de Osiris, se convirtió a su vez en el ayudante de los muertos. Se le identifica con Hermes en su interpretación griega.

 

TUM: De origen remotísimo, se le asocia al sol e incluso algunos autores lo confunden con Tot. Personalmente creemos que se trata de la misma divinidad, pero algunos estudiosos los diferencian. Llevaba siempre en sus manos en emblema de la cruz de la vida, la famosa Ank, Muy apreciado actualmente por los gnósticos.

 

TUERIS: Muy antigua, esta divinidad tenía forma de hipopótamo, y era la protectora de las mujeres embarazadas. Se tenían pequeñas estatuas de esta diosa en las cabeceras de las camas y tenía cierta relación con la cosmética.

 

UPUAUTH: Dios venerado principalmente en Licópilis, era representado en forma de cánido, lobo o chacal. Esta divinidad abría con su estandarte el desfile real, por lo que se le consideraba como el “Guía de los dioses”. En muchas procesiones funerarias, una imagen suya encabezaba el cortejo.

 

UREO: Divinidad no demasiado estudiada, podía tener forma de cobra, pero también de león. Se le consideraba relacionada con los cultos solares, de aquí su representación leonina en ocasiones.

 

www.miguelaracil.com

 

 

Las moradas de los dioses:

 

Terminamos aquí este pequeño diccionario sobre las principales divinidades adoradas en el antiguo Egipto, Cada ciudad, cada nomo (departamentos administrativos del Imperio que en un principio fue algo parecido a una federación de tribus), cada pequeño pueblo, quizá cada aldea, tenía en ocasiones sus propias divinidades, por lo que se nos hace imposible dar una relación completa de estos dioses (1), posiblemente tan siquiera exista. Fijémonos en un aspecto que creemos importante, y es que la mayoría de dioses “locales” o que pertenecían a un nomo en concreto, eran representados en forma de animal o con la cabeza de animal (Hathor, Tot, Cnum, Bastet,etc), mientras que los que no dependían de lugares concretos, o bien representaban elementos cósmicos, tenían generalmente forma humana (Nut, Gueb, Osiris, Isis,etc). Quizá pueda deberse a que el origen de los nomos se pierde en la noche de los tiempos, cuando la religión egipcia era muy distinta a como llegara a ser en los tiempos “institucionalizados” de los grandes faraones.

Con los aquí reseñados, creemos que el lector puede tener una ayuda para conocer las divinidades que hicieron con su culto,de Egipto, el país posiblemente más religioso de la Historia.

Tan importante como los dioses, eran los templos, pues  las grandes religiones conocidas, probablemente exceptuando los celtas, que tuvieron una verdadera “religión de los bosques”( al igual que las tribus germánicas y escandinavas) todas las demás culturas han levantado grandes edificios para adorar o simplemente dar albergue a sus divinidades, para tener más cerca  la divinidad, para servirla y por qué no, aprovecharse de su protección, que cuanto más cercana mejor.

Luxor, Karnak, Abydos, Dendera, Jnum, Kom-ombo, Filae… son nombres actualmente turísticos, visitados por cientos de miles de personas cada año, pero en tiempo de los grandes faraones, fueron el corazón mágico y sagrado de aquella cultura, donde habitaba la divinidad. Desde que se erigiera el primer gran templo egipcio, en una fecha totalmente desconocida pero que a buen seguro se remonta a principios del cuarto milenio a.C. como mínimo, hasta el fatídico año 535, en que el integrista emperador Justiniano (482-565 d.C) lanzara desde la populosa y muy cristiana ciudad de Costantinopla un edicto para abolir los últimos cultos dedicados a la diosa Isis, que seguían practicándose en el templo de Filae, miles de templos de todos los tamaños se levantaron en Egipto, muchas veces unos encima de otros, siglo sobre siglo, milenio sobre milenio.

No hemos creido oportuno dar una relación de los templos más importantes que aún hoy pueden visitarse, debido a que Nacho Ares recientemente en uno de sus últimos libros, ofrece una excelente relación monográfica de los más conocidos templos de aquel país, con una extensa documentación y descripción de cada uno de ellos (2).

Solo queremos remarcar la gran importancia de estos edificios como “Morada de los dioses”. Somos muchos los que al entrar en un templo egipcio notamos que éste, tiene vida propia, y es que para comprender, estimar, incluso para amar esta antigua cultura debemos hacer algo tan difícil como “pensar” como un egipcio antiguo, y si no somos capaces, por lo menos alejar de nuestra mente aunque sea por unos minutos, los “racionalismos” imperantes y que nos han metido en la cabeza desde niños en la escuela y la Iglesia. Con la mente “abierta” quizá podamos notar como el “corazón” del templo, palpìta, y su “cerebro” se pone en contacto con el nuestro; quizá así podamos comprender algo del gran misterio que guardan los templos faraónicos..

Finalizaremos repitiendo una vez más, que sin su extenso panteón y su enrevesada y complicada religión (3) que aún hoy es discutida en muchas ocasiones por los especialistas,  el Egipto faraónico no hubiera llegado a ser la más poderosa y espléndida civilización de nuestro mundo antiguo (4).

 

www.miguelaracil.com

 

 

  • Para quien quiera profundizar en el estudio de los dioses egipcios, recomendamos el libro de Manfred Lurker Diccionario de Dioses y Símbolos del Antiguo Egipto. Ediciones Indigo (Barcelona 1991).
  • Templos sagrados del Antiguo Egipto. Ediciones EDAF. (Madrid 2001)
  • Si algún lector quiere profundizar en el estudio de estas divinidades y la religión egipcia en general desde un punto de vista totalmente gnóstico ( “ciencia” donde se une la razón, la fe y el ocultismo) les recomendamos el único libro, al menos que sepamos, escrito en castellano y que trata extensamente esta temática desde este punto de vista tan “particular”: El Egipto gnóstico, Oscar Uzcátegui, ediciones Indigo (Barcelona 1990)
  • En esta relación hemos ignorado algún personaje que por ser totalmente histórico no creemos que deba constar en este listado. Este sería el ejemplo del médico y arquitecto Inhote, aunque algunos autores como Ezcátegui y Vendrecci los incluyen en sus listas como “Señor de las Ciencias”.

Para saber más

www.editorialbastet.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa