Se pueden ir ustedes a la mierda. o de “coprotravel”.

Esta semana que termina he leído que la mitad de osos polares están muriendo debido al deshielo.

Que el descerebrado del Trump ( se pronuncia Tramp) la acaba de liar de nuevo entre árabes y judíos ( con lo buena que está su mujer y él de madrugada dando por culo al Planeta entero).

El mononeuronal presidente-monarca “reed” del Estado-Secta de Corea del Norte y sus lameculos “rogelios” andan preparando la ” gran bomba” ( me huele a que al Estado-secta le queda poco de Estado y de secta…y siquiera de territorio habitado)

La tercera parte de los animales que habitan en las selvas tropicales desaparecerán en unos treinta años.

Asciende el número de perros y gatos abandonados por sus dueños; se debe ser ¡¡hij@puta!! para abandonar a un animal que es tuyo.

El calentamiento global ya está dando la puntilla al Planeta Tierra con toda su mala leche y el ecofuturo es más negro que un equipo de baloncesto en los EEUU.

Y encima, en mi tierra, Cataluña, seguimos con nuestro cainismo actual y esperando qué sucede el 21 de diciembre, y, qué nueva estupidez mesiánica y mitómana dice el cobarde que anda fugado en Bruselas ( nunca me han gustado los belgas, oiga usted, y mire que he buceado décadas con esa gente en el Cap de Creus, compartiendo incluso regulador en las descompresiones)

Y, ante todo ese Armagedón  leo que, la noticia que más tinta están haciendo correr hoy domingo por las redes es la confesión  ( ¿buscando nuevo puesto de trabajo? ) de la  para mi peor alcaldesa de Barcelona ( mi ciudad) desde los visigodos (aunque esta gente no tuviera alcaldes) reconociendo ser o haber sido bisexual.

Sí lo que dicha ciudadana confiesa en un programa que para mi es simple telabasura es lo más importante para usted, con todo mi respeto o sin él, váyase usted a la mierda, que yo me voy al Yucón, con un cuchillo al cinto, un firesteel ( o un pedernal, que no es lo mismo) al cuello, y un buen libro para leer ante una buena fogata que, en mi país, o sea España, ya ni eso me dejan tener: Una simple e íntima fogata de campamento en plan scout o bushcraft.

Lo dicho, váyase usted de coprotravel  si sigue creyendo que las tendencias sexuales de esa mujer (antes de votarla me comía la papeleta) …son lo importante en estos momentos de un cercano ¿Armagedón?

El Borde, hoy todavía más borde, pues no llueve y estoy aburrido.

 

Cuando el derecho a voto se debería de mirar a quién se le otorga,

Hará unos 30 años o poco más estaba dando una conferencia en la Sala Abraxas de Barcelona sobre un reciente libro mio cuando, entre el público se levantó un tipo de mi edad por entonces ( treinta años o poco más) y me intentó ” petar” la conferencia.

Dicho sujeto era conocido en el ” mundillo” como  Francesc el ” Comeniños” pues era muy dado a este tipo de protagonismo y reventar conferencias y ponencias ajenas. Cuándo no a injuriar a terceras personas.

Al terminar la accidentada charla me fui para él y, los editores de la recién nacida Editorial Índigo me cogieron y dejaron que el “Comeniños” desapareciera.

Dos semanas más tarde y por simple casualidad, coincidimos en un programa de radio que dirigían los compañeros Miguel Seguí, periodista científico, y Sonia Rubio.

Como allí nadie me podía sujetar, le di una sesión de ” reiki”. Una vez “encajados” todos los pases terapeúticos (que tan siquiera conocía, lógicamente, pues es un eufemismo lo del reiki) me confesó, llorando en un rincón, que se había equivocado y me había confundido con Josep María Armengou i Marsáns ( catalá químicamente pur, como a él le gustaba autodenominarse) fundador de la revista  Karma 7 y , por aquel entonces mi director.

Me pidió disculpas y, todavía hoy, alguna vez que coincidimos en alguna de las pocas librerías especializadas que quedan en BCN, el ” Comeniños” se larga al momento. Y eso que ya doy por saldada la ” deuda” y, a mi edad, soy la persona más pacífica… del mundo; bueno, al menos de mi casa, descontando a mi gato Vlad ( Puma , el otro gato es un vago y ni para pelearse se levanta de su sitio)

Esta mañana, tras regresar de  un viaje relámpago e inesperado por trabajo (entrevista) a Rubí junto a mi esposa, ambos hemos asistido a un mitin político que se ha realizado a pocos metros de mi casa.

En Cataluña estamos en periodo electoral y con el ambiente cargado al máximo.

Entre banderas españolas, catalanas y de Europa uno de los fundadores hace once años del partido y profesor universitario estaba hablando y preparando la presentación de la guapa ( al menos a mi me gusta y mucho) cabeza de lista de dicho partido cuando, los que estábamos en las últimas filas hemos escuchado unos gritos, insultos, rebuznos y, hemos podido observar cómo una “representación” de la “élite cultural y democrática” catalana pasaba  a lomos de veloces monopatines y dejando un pestazo a porro ( siento poca simpatía hacia por  “porreras” piensen cómo piensen y toquen la cuerda que toquen) que tiraba de espaldas. Estoy seguro de poder adivinar de qué formación política era la ” representación” y que, en ocasiones se huelen el sobaco para “disfrutar” de su “patriotismo”.

Lógicamente se han escuchado algunos improperios por parte de algunos asistentes ( no he abierto boca, pues supongo que su única intención era provocar). Hasta aquí todo normal en un país dónde el sentir democrático cada uno lo interpreta a su manera. Incluso para cierta gente, si no piensas cómo ellos, no eras un ” bon catalá”…

Lo más curioso, por no decir repugnante es que, la ” quinta del porro” se había equivocado de mitin al que insultar, pues al ver las banderas se habían pensado que era otro partido estatal  a cuyos políticos aludían con sus insultos.

He olvidado el tema, mientras la ” quinta del porro” desaparecía veloz por la calle Pelai y yo miraba directamente a la guapa política ( al menos para mi) que empezaba a dar su mitin.

Lo único que me ha venido a la mente es algo que, como soy muy borde y mala persona y no colecciono amistades, hace años que vengo diciendo públicamente: ¿todos los “entes” de dos patas y con DNI deberían tener el derecho a votar ?

¿Una serie de sujetos, mamíferos cómo yo, deberían poder nivelar o desnivelar con sus votos a un país, un Estado, una nación?

Me es indiferente si el “limitado social , cultural y ético” es de una ultra o de otra ( ambas despreciables para mi gusto), pero, eso que ciertos “mamíferos de dos patas y DNI” puedan votar, me sigue pareciendo un LUJO que, una sociedad normal y moderna debería de pensárselo muy bien

 

El Borde de la frontera dixi 

 

 

 

 

.