Tras 31 años firmando para sant Jordi. Todo cambia

El próximo domingo hará 31 años que firmo libros en la ” diada” de sant Jordi, 23 de abril, Día del Libro

El santo, si he de ser sincero, que de eso por desgracia voy sobrado, me la trae al pairo. De hecho, como amante de los animales no me hubiera parecido mal que,el dragón ( ” drac” en catalán, mi lengua materna) y el caballo del santo hubieran hecho un binomio y hubieran mandado al carajo al caballero, que, al fin y al cabo nada tenía contra el pobre reptil. Peor es un político corrupto ( los hay por decenas, sólo has de ver los informativos) o un banquero sin escrúpulos que el pobre reptil ,y nadie los rejonea ( en ocasiones siquiera algunos  fiscales).

Pero dicha festividad me atañe por partida triple: catalán ( es el patrón de mi tierra), scout ( sí, los de la Buena Obra y Baden Powell) y escritor.

Recuerdo con cariño y más todavía con añoranza el primer año que fui a firmar libros en esta festividad, en aquellos tiempos familiar, y desde hace ya una década muy reivindicativa y politizada por algunos.

Mi editor, Josep María Merín, de la ya desaparecida y en aquellos tiempos importante, Ediciones Arbor Scientae paseó a sus autores por distintos stands de las internacionalmente famosas Ramblas de Barcelona.

La noche anterior no dormí de los nervios y la ilusión. Cuando aquella ” diada del libro” me vinieron a visitar en un stand mi difunta madre, que llevaba a un bebé, mi hija , en los brazos, y mi esposa, sentí un gran orgullo de poder llegar a ser un día escritor. Estaba empezando.

Recuerdo que aquel orgullo se frustró cuando, un conocido ( y para mí pésimo) cantautor del movimiento conocido como ” la nova cançó“( muy activos y revotados durante los últimos años de la dictadura) se me quedó mirando fijamente, con una rosa entre los dientes ( no es ninguna broma, doy mi palabra).

De eso hace 31 años y yo lucía una casi media melena rubia ( actualmente más bien tirando a desertora y más emblanquecida) y los ojos seguían siendo azules y, por alguna extraña razón, siempre he tenido cierto magnetismo hacia cierta gente…cosa que realmente me jode y mucho. Aunque ahora, decirlo sea delito y por eso no lo digo.

Desde entonces han aparecido o bien he parido 58 títulos( hay otro en imprenta) y he firmado en todo tipo de stands. Desde los pequeños y recoletos, hasta en grandes almacenes y extensiones tipo El Corte Inglés. por poner un ejemplo.

 

Recuerdo un año que me lo pasé por los distintos enclaves de dichos grandes almacenes en Barcelona y tuve el gusto de conocer gente de lo más curiosa en el mismo stand. Desde la formidable actriz y mujer de gran cultura, una verdadera DAMA, María Galiana ( la ” yaya” de  la pesadísima serie ” Cuéntame”) con la que estuve hablando bastante, hasta personas que no acabo de saber qué hacían allí, como algunos del “famoseo” que sólo ponen el nombre ( cuando no las tetas  o cualquier oquedad anatómica, sea del tipo que sea) pues es de todos sabido que sus trabajos son obra de “negros” literarios.

Recuerdo otro año que estuve firmando en la misma cadena de grandes almacenes con Nani Roma. Nos hicimos una foto juntos y, me cogió complejo de enano ( mido 1,72 metros) ante  él, aunque su simpatía personal me sacó el complejo rápidamente. Y en otra ocasión, también en unos grandes almacenes,  coincidí con dos tertulianas habituales de la telebasura,  ambas vascas y que, por cada stand que pasaban castigaban sus hígados con varias rondas de “birras” a cuenta de los libreros. Pocas veces he tenido compañeros de stand tan estúpidas y antipáticas como esas dos tertulianas que hablan de todo y no saben de nada.

Pero para poco amable como compañero de stand, un año en el Paseo de Gracia que compartí stand con el exministro franquista y de los pocos ministros catalanes de la dictadura Laureano López-Rodó.

Ese año y de ese stand no recuerdo especialmente al político, que tan siquiera dijo ” bon día“, pero sí al tercer autor que firmaba junto a nosotros. Fue un verdadero chasco.

Este tercer autor se hizo famoso por haber sido hecho prisionero por aquellos tiempos, y estamos hablando de hace casi 30,  por los guerrilleros afganos que luchaban contra los soviéticos. Gran viajero, posiblemente el más audaz que he conocido, recuerdo que, al ser liberado y publicar el libro que allí firmaba, se contó su aventurera vida. Aventurero, trotamundos, “escopetero” ( o sea matón) en burdeles del Amazonas…Me fascinó su vida hasta que lo conocí en aquel stand.

Me lo presentó mi editor de entonces. Cuando lo vi me llevé un gran chasco al ver truncada mi idealización de tal personaje. Tras darle la mano y él lanzar un pequeño grito ¿ gemido? de dolor ( la doy fuerte, pero él se supone que era una especie de Rambo o B. Willis) y escuchar su voz, decidí, aunque sabía que estaba casado y que tenía varios hijos repartidos por el mundo, no darle jamás la “espalda”. Y aquí  lo dejo.Por cierto, se me llevó un bolígrafo Párker que me pidió prestado.

Han sido 31 años de firmar libros; de anécdotas para llenar un libro ( objeto de papel en peligro en extinción ya que, el libro en papel se vende cada vez menos y más en un país de incultura cómo es nuestra querida España…o lo que queda de ella).

En ocasiones me he tenido que enfadar, en muchas que forzar sonrisas, en otras incluso me he encontrado con alguna antigua novia que, al verme en plan ” intelectual”( palabra que no soporto por sus estúpidos estereotipos y tópicos políticos) me ha solado aquello de ¿pero tú cuando salíamos juntos no ibas para militar de carrera?; ¿qué c…haces firmando libros?

Lo que sí veo año tras años últimamente es que, siento menos ilusión ese día. Ya no me ilusiona sentarme en un stand y firmar ( o apenas firmar, dependía del año y del libro y la publicidad).

Lo hago pues debo de hacerlo. Además, no soy una ” vaca sagrada” de esas que acumulan colas ante su stand. Soy un simple escritor que intenta vivir de ello junto con sus reportajes como periodista. Ya ha llegado para mi el ” invierno profesional”.

Al pensar en los buenos años pasados de sant Jordi, lo que con más ilusión me viene a la mente son algunas charlas con lectores que me animaban a empezar tal o cual libro o me comentaban alguna anécdota vivida tras leer algún trabajo mio anterior..

Sin duda ya no veré a la mayoría de estos lectores del pasado, pero, vaya mi humilde agradecimiento hacia ellos que lograron que, para mí, hace décadas sant Jordi fuera una jornada mágica y llena de ilusiones…Ahora todo ello queda muy lejos y todo ha cambiado

Sigamos escribiendo, con humildad, sin lamer el culo o hacer de palanganero o mamporrero ¡¡¡menuda rufianada!! a ningún o ninguna edito@ y, a esperar que el ” invierno profesional” sea lo más leve posible

Dicho lo cual ¡¡¡Visca sant Jordi, pero ¡¡¡visca.¡¡¡ viva!!!  mucho más su caballo y el pobre dragón, que sin duda no tuvo la culpa que le cargaran el muerto en esa fecha”

 

20 de abril del 2017

Música de ayer para soñar; amistades de ayer (y de hoy) para renegar: ¡¡¡¡Tanto tienes tanto vales!!!

 

Esta mañana he viajado por temas laborales a un pueblo que no me he gustado nunca. Además me tenía que reunir con una gente que todavía me gusta menos.

Como el viaje lo hacía solo he decidido llevarme varias piezas de canciones de “mis tiempos”. Todas en español, ya que, a mí lo “guiri” poco o nada me ha gustado jamás.  Soy así de raro y, quizá para algunos muy “fachenda” ya que, eso de gustarte lo de tu tierra no se lleva ya…todo lo contrario. Lo que se lleva ahora es hablar lo peor posible del país de uno.

Al llegar al pueblo, entre bares y bares, junto a bares y otros bares, aunque sin una librería a simple vista, casualmente me he encontrado con una persona a la que hacía más de veinte años que no veía. Aprecié aquella mujer que, en sus buenos tiempos fue “alguien” en el “mundillo” del misterio y el esoterismo. Cuando el mundo de los enigmas y misterios en España marcaba el paso que se ordenaba en tierras catalanas.

Cómo cambia todo si lo comparamos con la actualidad, en que, Cataluña está en cueros en este tema ( y en tantos otros) y cuando algunos compañeros, alguno muy estimado de la “ capital del Imperio” que decía el “Gallego”, trata el “mundillo” del  misterio catalán como “periférico”, cuando él y su “vasca” o pandilla de endiosados no sabía lo que era el misterio cuando en Barcelona ya se editaba Karma 7, en tiempos del ya mencionado “gallego” y su censura.

Pero a lo que vamos.

Con el coche aparcado junto a un bar (lo único que hay en ese pueblo vallesano), y tras invitarla a un café, pues yo por las mañanas no bebo nada en absoluto, ni agua, hemos recordado gente y sucesos que se remontaban varios de ellos a más de tres décadas.

Han salido nombres de antiguos compañer@s, algunos por desgracia ya fallecidos, otros haciendo de “florero” en programas de bajo postín, otros a los que nos separa casi todo, o que han dejado este “mundillo”, actualmente en coma profundo.

Mi antigua amiga me ha recordado el gran favor que le hice hace más de treinta años, varios más, cuando le conseguí un reportaje, más bien un publirreportaje, pero sin pagar, en una mediocre cabecera de prensa rosa combinada con noticias televisivas.

Casi no me acordaba de aquel periodo.

Para mí fue inmejorable.

Ocupaba el cargo de coordinador de redacción de Karma 7, colaboraba y cobraba (una revista que se vende en kioskos y que no paga a sus colaboradores para mí era, es y será una MIERDA) en diversas revistas de deportes, naútica (la mejor  “Vida Submarina” de la que era jefe de la sección de arqueología y de historia) y Naturaleza.

Por aquellos tiempos me salió la oportunidad de coordinar una sección en la revista Tele Plus, que, junto a “Garbo” y “Pronto”, formaban la escolta barata ( los destructores de poca y ligera artillería) de su buque insignia “ Diez Minutos”

En la sección que yo coordiné se entrevistaba a gente ”especial”. Desde ¿ parapsicólogos? director de institutos psicocientíficos,¿videntes?.investigadores de lo insólito, “brujas”¿? Y demás gente del mundo heterodoxo.

Reconozco que aquella sección era nepótica a tope por mi parte. De la misma manera que ahora, ya venido a “menos” por la situación del “mundillo” en Cataluña. simple “periferia” para algunos, todavía puedo hacer que libros de autores “ non gratos” sean devueltos en casi todas las librerías especializadas catalanas ( en estos momentos estoy en pleno “ barrido” de uno en concreto) y poco más…o no tan poco, vaya usted a saber, que diría el otro “ gallego”,en aquellos tiempos yo era el “ rey” ( con permiso del “profesor” Rovatti) en estos temas a nivel de Cataluña y algunas zonas “ periféricas” del resto de España.

Recuerdo que entrevistamos (2 o 3 páginas con foto en color y, en ocasiones hasta con los teléfonos) a mucha gente que yo apreciaba

Desde un “mago egipcio” que pasaba más hambre que Karpanta, y me hacía la pelota diariamente ( ahora ni me saluda) una buena amiga que de joven fue portada en “Interviu” y una desorden endocrino hizo que se tuviera que dedicar a la “ videncia”, siendo apadrinada por mí, que le cambié su bonito nombre, Montserrat, por el de una cantante que, un buen día, cuando ella me preguntó por un “nombre de guerra” sonaba en la casette mi canción preferida, “Yo te diré”; una bella ¿ vidente? que, de gran parecido con su paisana Gina Lollobrígida y que fue muy popular en su época, fundó la ONG “ Os haré a todos hermanos de leche, mientras me promocionéis” ( si hiciera una lista de personas del “mundillo”, catalanas y de Madrid que galoparon aquella jaca se me acabaría el papel), aquel gilipollas que aseguraba que veía tu futuro mirándote las uñas…

Lo más curiosos de aquella época, en que la sección que yo coordinaba se convirtió en un clásico, fue que, se convirtió en una especie de “Reyes Magos todos los días” para quien esto escribe.

Pocas veces he recibido tantos regalos como en aquellos tiempos. Los bolígrafos y plumas de las mejores marcas se amontonaban en un rincón de mi despacho,  y las regalaba a un exíntimo amigo mío que las coleccionaba, botellas de licor, carteras de piel, navajas multiusos suizas ( Wenger y Victorinox) y así hasta poder formar un verdadero museo que bien pudiera llamarse “ Museo histórico del lameculos interesado”

Lo malo y cuando pude ver lo peligroso que era aquel mundo, y lo que podía traerme aquella revista, con una tirada SEMANAL de 250.00 ejemplares, de los cuales se vendían sobre unos 200.000 lo supe en un descanso de los primeros congresos del misterio denominados La Mandrágora, de la que eran espónsor una muy conocida por entonces librería y centro esotérico y que yo presidí durante todos los años que se celebró en un conocido hotel de la Gran Vía de Barcelona.

No recuerdo si había terminado su ponencia Antonio Ribera o Marius Lleget, pero sí recuerdo que, en pleno salón de “ fumar” del hotel, se me acercó una conocida por entonces “ vidente” que antes había tenido el muy respetable oficio de vender pescado en un mercado del Hospitalet de Llobregat y, con el descaro propio en ella, me soltó a bocajarro ( traduzco al castellano): “Miquel, si me consigues una entrevista en esa “ cosa” de la revista, me pongo de rodillas ante ti y te hago una…………… que no vas a olvidar” .

Lógicamente no sigo, pero sí que recuerdo que, allí mismo, sentada al lado, y pudiendo escuchar perfectamente lo que decía, estaba una joven de unos 25 años embarazada y casi a punto de parir (era finales de enero)

Pese al “bombo” que lucía, la embarazada se lanzó como gato panza arriba hacia la “ peixetera” para arrancarle sus teñidos cabellos.

Ese día decidí, coincidiendo que faltaban pocos días para que naciera mi hija, el “mundillo” del misterio y la prensa “rosa” o “basura” eran incompatibles con un buen matrimonio, al menos para mí, que, con 29 o 30 años y más sangre española que un campo de amapolas, podía “ joderme” el futuro.

Regalé los obsequios “ desinteresados” ( menos las navajas) que, siempre por interés, se me habían hecho y, decidí que, hay mundillo y cargos que no por “placenteros” pueden dejar de ser peligrosos.

Toqué retirada y, poco después me quedé con el cargo de director de una revista especializada, pero sin el peligro de poder “pecar” entre gente de dudosa moral y que, décadas después te ven y ni te saludan, ya que, cómo dijo Buda o cualquier otro, aunque fuera un paria, “tanto tienes tanto vales”.Cuando regresaba esta mañana, mientras sonaba Ádamo, mi cantante preferido, recordaba a toda aquella gente. La vidente ( y no pongo puntos pues en este ocasión sí que lo era) con nombre de cantante de “ Las flechas del Amor”, la mujer de aquel director de instituto parapsicológico que se pasaba más tiempo en los juzgados que en su despacho por vender títulos pseudoacadémicos, aquel antiguo jefazo de falange y gran reportero gráfico ( el mejor del “mundillo”), que, cambió de profesión y de “camisa”, para llegar a ser actualmente importante funcionario de la Generalitat y “ catalanista de toda la vida”; aquel amigo lleno de verrugas, pionero, y al que pocos recuerdan, las payasadas de aquel “ mago egipcio” que ahora mal vive más solo que la una, aquel “bombón” italiano que, con la “ caída del Imperio Romano y sus colonias en Tetuán” se tuvo que dedicar a otros meneteres…

Unas canciones de mis tiempos, un encuentro casual con una persona  a la que aprecié y ayudé mucho en su momento, unos nombres de gente que, fueron amistades mías, por sinceridad o por interés…

Cuán lejos quedan aquellos tiempos en que, el puto interés hacía que tuvieras ganas que te dejaran en paz. Ahora la Paz la necesito para otros menesteres más íntimo y propios de la edad

 

Me quedo con la sabia frase: TANTO TIENES, TANTO VALES….

 

¿¿¿¿¿¿¿¿¿Qué sería de mí sin mis AMIGOS los gatos?????????