Al regresar de la «mani» de hoy en BCN

Al llegar de la mani, mi pequeña crónica de un ¿futuro enfrentamiento civil?

Es el primer año que asisto solo a la manifestación del 12 de Octubre. Eso me ha dado mucha movilidad.

Desde la calle Provença hasta calle Pelai.

Miles de personas, muchos miles. Los medios mentirán según les convenga. Siempre sucede con todas las manifestaciones.

Aunque llevo años asistiendo a estas manis, la de hoy me ha sabido un poco a » vamos a acabar a hostias».

He visto muchas camisetas de la Legión, «paracas», » boinas verdes», » lagartos» y por primera vez muchos, pero muchos jóvenes de ambos sexos. Y la juventud es imprudente.

A primera hora por el Paseig de Gracia he visto a unos niñatos que iban a provocar. Con los «uniformes» de los » escoltes» ( scouts) de Catalunya, el pequeño grupo, quince añeros, han soltado algún rebuzno. Entre miles de personas. Una niñata uniformada que me ha recordado a alguien de otros tiempos, llevaba una «ikurinya» ¿?¿?

Me han recordado, sobre todo uno de rubio que respondía al nombre de Arnau, pues hasta sus » companys» le han llamado la atención, a mí a esa edad. Un gilipollas provocador. Pero le diferencia es que ahora, muy pronto, pero mucho, la cosa va a acabar muy mal. Al final se han metido en el Metro de Diagonal y han desapecido.

Un todoterreno con varios hombres que hablaban un catalán » apayesado» ( han dicho ser del Maresme) han bajado una gran » cubana» ( estelada), al parecer según han dicho, descolgada del ayuntamiento de Calella y, tras decir eso tan » indepe» cuando queman una bandera española de » solamente es un trapo», la han dejado en el suelo para que quién quisiera la pisara. Han pedido, eso sí, que ni la escupieran ni rompieran, sólo pisarla. Yo no he querido ponerme al nivel de los separatistas y, pese al ASCO que me da, me he apartado. Cientos de personas la han pisoteado ( la ley del Talión, » lazis»… que quemáis y similares con la española)

Por primera vez se han quemado grandes bengalas y, la Plaça de Catalunya se ha llenado del peculiar y para mí bastante conocido olor de pólvora. Esperemos que no sea un presagio de lo que venga la semana próxima.

No me ha gustado nada vez un gran número de banderas españolas con el » detente bala» que tan utilizado fue por los » boinas rojas» durante nuestra Guerra Incivil, Ésa que a unos cuantos tanto les gusta resucitar.

Muchas banderas con las aspas de Borgoña ( por mí cojonuda, me encanta, pero la anterior no…)

Moviéndome entre los stands y escuchando comentarios, tanto en catalán cómo en castellano, me ha dado todo una mala espina tremenda

Cuando este lunes, pues será el lunes, se haga pública la sentencia de los indepes encarcelados,que será por SEDICIÓN (8-12-14 años de talego), y a los tres que al final se tiraron para atrás ( Santi Vila y los otros dos) con inhabilitación y multa ( menuda gracia le habrá hecho al impecable juez Carmena que se haya filtrado la sentencia antes de hora) la cosa «petará»

Lo que llevo viendo hace años ( y sufriendo profesionalmente y personalmente en algunos casos) y lo que he visto hoy hace que, «pinten bastos o peor, espadas»

Seny catalá quo vadis

La imagen puede contener: 8 personas, personas en el escenario, multitud y exterior
Escribe un comentario…
 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Las amistades, al igual que los amores, nacen, crecen y mueren

Si los científicos,  al menos algunos, aseguran que el Universo no es infinito, menos lo pueden ser factores tan humanos cómo son las amistades y los amores.

Soy muy puñetero en el tema » amistad» y «amigos». Quizá por eso tengo pocos.

Ayer a las 19,30 y tras ducharnos, mi esposa, que hacía pocas horas había tenido una mala inmersión durante el buceo  y yo caminábamos por el paseo de ronda que atraviesa toda la Costa Brava. Estábamos  a la altura de lo que fue una necrópolis de la Edad de Bronce ( Punta del Pi) situada frente al mar, mirando hacia el Cap de Creus.

Yo llevaba un macuto militar británico y en su interior una botella muy fría de cava, un cuchillo que no aconsejo a nadie ( Coyote Táctico Nieto 15cm) para cortar unas ramas ( ya lo he jubilado hoy mismo y no sale más de excursión..) y un juego de cinco vasos militares de alumino que llevo hace varias décadas y tienen una simbología muy íntima para mí. Más siendo cinco.

Vimos que se nos acercaban dos hombres casi setentones. Mi mujer que no es miope cómo yo,  me dió un codazo.

Ante nosotros aparecieron una antigua examistad y un, ya por desgracia, » ex» amigo, al que aprecié mucho y con el cual dejamos de hacernos ( y para simpre) hace un tiempo «gracias» al» procés» separatista catalán.

A ambos, pues son familiares, los conocí hará unos 33 años. Mi examistad, pues jamás fuimos amigos, era por aquellos tiempos un líder sindical ( CCOO) que un día decidió dar el salto al mundo empresarial y, en pocos años, tras dejar Barcelona y marchar a cierta población gerundense, y, gracias a ser una de las personas más inteligentes y trabajadoras que he conocido jamás, al poco tiempo tenía algunos centenares de trabajadores, y varias fábricas y negocios tanto en Cataluña cómo en China .

Impresionantemente generoso, era de los pocos ricos que siempre pagaba e invitaba a los demás. También era famoso por su antipatía personal y por ser desde siempre un indepe supremacista, aunque casado con una mujer de Granada, María Angustias, que, aunque llevaba más de cincuenta años en tierras catalanas ni hablaba el catalán . Pero ambos, la de Granada y el examistad eran y son independentitas radicales. Él ya jubilado y podrido de pasta está muy vinculado a la más poderosa formación política » indepe» de tierras catalanas. Y cuando él habla  sus «lazis» escuchan.

La última vez que hablamos,de eso hace ya años, recuerdo que, tras zamparse sus DOCE Woll Dam diarias ( no es ninguna exageración, pues era su costumbre y así mismo bastante habitual encontrártelo durmiendo en una silla) me contó que la semana siguiente se iba de viaje de turismo con la María Angustias y olé a la República Sudafricana para pasar unas semanas. Para añadir seguidamente ( traduzco del catalán)» Cuando regrese tengo que despedir a SESENTA trabajadores, pues el trabajo va un poco flojo. »

Le pregunté cómo podía viajar tranquilo de vacaciones sabiendo que sesenta familias iban a quedar en el paro. Me respondió simplemente: » Soy un empresario y tengo que mirar por mi negocio»..

Quién lo había visto de «COCO» y quién lo veía  ahora.

Poco después, y no por el tema » despidos» que para nada me afectaba, sino por el tema » independecia», que ya asomaba y  lo obsesionaba patológicamente,  y aunque nos veíamos o cruzábamos con cierta frecuencia, de hecho en ocasiones varias veces al día en la zona del  Cap de Creus, ni nos saludábamos. Lo muerto, muerto está.

El que le acompañaba sí que fue amigo mío y lo estimé mucho. Incluso había una deuda de sangre, literalmente, entre él y yo, pero a su favor.

De profesión policía, y nieto de un teniente coronel de caballería de una famosa comarca vinatera de Cataluña, me ayudó cómo policía SIEMPRE que le pedí algún tipo de informació o favor. Lo consideraba AMIGO, algo bastante raro en mí. Casado a su vez con otra mujer de Granada, se hizo indepe cuando su hija, suspendida en varias ocasiones a la hora de entrar en los «mossos» lo consiguió. Dándose la » casualidad» que, tras algunos suspensos, se hizo militante de la antigua » Convergencia» ( puedo asegurarlo) y casualmente ahora lleva ya galones de mando. No dudo que fue una casualidad, pero… La cosa empezó a deteriorarse y él a obsesionarse…y su meridional mujer peor.

Cuando en Cataluña empezó  el enfrentamiento social por el » procés» ( este octubre será fatal) empezamos a tener alguna dicusión. Más con su mujer, otra que con cinuenta años en mi tierra no hablaba catalán, pero  que era peor que Rufián. Le pedi , casi le rogué varias veces no hablar de política en las comidas o cenas, bastante habituales entre las dos parejas. Pero un día petó. «Que si la Guardia Civil, que si los «mossos», «que si tú dices eso mal periodista serás sin duda», «que sí tú eres una vergüenza para Andalucía y los supremacistas que defiendes se ciscan en tí». Y, una noche, cenando en su bonito apartamento -torre con vistas al mar, mi mujer y yo nos levantamos y, una amistad personal de hacía décadas se rompió para siempre. ME SUPO MAL; pero el mal ya estaba hecho.

Ayer nos saludó cuando caminaba con el ex COCO y tras darme  a mi la mano y un beso a mi mujer nos invitó a unas birras junto al exCOCO. Le dijimos serios que no, gracias.

Nos fuimos  solos a una cala cercana a bebernos el cava y brindar por el recién nacido otoño y pedirle salud ( que falta hace) y otras cosas.

Mientras nos dirigíamos a la cala, y tras pegar mi  mujer un grito ya que, aunque era casi de noche una víbora pasó entre sus piernas ( supongo que el reptil se iba a sobarla con la parentela, pues allí en concreto son bastante habituales)  nos sentamos en un gran tronco caído  y recordé algunos de los favores que me había hecho mi examigo siendo policía. Y también los que le había hecho yo a él o su familia. Pero, desde hacía ya tiempos todo estaba muerto.Imposible de resucitar. Al menos por mi parte. La política cainista es, en ocasiones, mala compañera para mantener amistades.

Pero lo más duro es pensar que, en ocasiones, no son sólo las amistades o amigos a los que das por muertos para siempre. Son personas que en su momento fueron » mucho  más»

Sucedió hace más de dos décadas. Aquel día yo iba saturado de trabajo ya que esa misma noche cogía un avión desde el Prat dirección  Barajas para allí coger otro que me debía llevar dirección sur,  para pasar algunas semanas en dos países muy poco conocidos en el  África Negra.

Tenía una reunión de trabajo en la calle Prim, bastante lejos del centro de BCN en que vivo.

Aunque me apasiona caminar y hago entre 15-20 km diarios, ese día no me podía dar el lujo y  para regresar cogí un bus. Creo que era el 42 que me debía dejar en la Plaça de Catalunya, muy cerca de mi casa.

En la segunda parada subió y se sentó delante mío una pareja, sin duda madre e hija.

La niña, casi adolescente, tendría un par de años más que mi hija y su cara me llamó mucho la atención. No por su aspecto más escandinavo que español, sino por cierto aire que me era familiar. había algo, se parecía a alguien.

A su lado una mujer poco más joven que yo, al menos ese era su aspecto, bien «fardada», también muy rubia, se ocultaba o simplemente disfrutaba llevando unas enormes gafas negras de sol. De marca «pija».

Aunque sus solares y enormes gafas no me lo permitía segurar, hubiera jurado que me observaba.

En un momento dado la niña , casi adolescente le hizo una pregunta a su madre, pues la llamo » mama» y ésta le respondió.

Al escuchar la voz me quedé clavado. La mujer se sacó sus enormes y pijas gafas y me miró sécamente.

Aquella mujer , un par de años más joven que yo, entonces sí pude asegurar la edad, había sido novia mía, pero novia, no un simple ligue, hacía muchos años. En unos tiempos formidables para mí en todos los sentidos.Novia de conocer  a los padres, subir a casa, hablar de nuestro futuro..

Durante el trayecto nos miramos varias veces, con el  único denominador común de tener ambos los ojos azules. Nada más.

Bajamos ambos al final, en Plaça de Catalunya si no recuerdo mal. La dejé pasar , y, tras cruzarnos ambos una última mirada fría cada uno siguió su camino.

Por unos momentos cerré los ojos y recordé momentos íntimsos de pareja entre ambos. Las palabras y promesas que nos hacíamos, pese a nuestras desavenencias políticas ( nos conocimos en una pelea campal en la población de » Seva»–Osona–entre la tropa 240 de Scouts de España-Exploradors de España que yo mandaba por entonces, y un » agrupamet» ( grupo formado por  varias secciones) de «escoltes» ( Scouts) de Catalunya, ya entonces nacionalistas y muy entiespañoles.

Yo era el jefazo de un bando, el mejor, pues los chavales eran todos del Poble Sec y Barrio Chino,  duros y fogueados, nada de pijos, y los » otros» del barrio de Sans y Les Corts. Además había una dispcrepancia social. Ella era hija de un pequeño empresario con pasta y yo un currante de familia venida a menos ( a nada) de la puta burguesía catalana que debía de trabajar cómo un cabrón para pagarse los estudios que pudieran, no los que quisiera.

Pienso en lo sucedido ayer. pienso en lo sucedido hace más de viente años en un bus y, me reitero. Ni el amor, y muchos menos las amistades, son siempre eternas y hasta que la muerte las separe.

El ser humano no tiene la suerte de ser un lobo que vive en manada. El ser humano vive en muchas ocasiones en » intereses pasajeros». Y el cariño, la amistades, el AMOR, en muchas ocasiones mueren para no resucitar nunca más. Ya que,  al menos para mí, de la MUERTE NADIE NI NADA regresa. Aunque yo cante en ocasiones aquello tam militar y español de » La muerte no es el final».

Que tengan ustedes un buen fin de semana.

 

Miguel G. Aracil

www.miguelaracil.com

 

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa