Queda todavía patriotismo en la izquierda española?

Sin ánimo de ofender a las personas de izquierda. AL CONTRARIO.

Es sólo una reflexión y una pregunta.

Hoy he leído una vieja entrevista a un oficial de la República que luchó en la batalla de Guadalajara

Al parecer fue uno de los inspiradores de la contra canción a la popular y fascista marcha italiana » Facceta nera», que canté muchas veces a mi hija siendo ella pequeña, aunque esta no la recuerda, pero sí otras como » Katiuska», » Rusia es cosa de un día..» » Yo tenía un camarada» » En el alto del León»….

Este exoficial republicano cantaba o recordaba la letra de la versión republicana, que titularon » Guadalajara no es Etiopía».

La he buscado, la he encontrado y he sentido un nudo en la garganta al escuchar el patriotismo y amor a España que desprendía aquella canción, cantada por gente de izquierdas contra los fascistas italianos que llegaron a España ( por el otro lado llegaron también muchos » brigadistas» a luchar)

De chaval, siendo jefe de campamento y jefe de tropa en los Scouts de España, cantábamos muchas veces » Vientos del Pueblo», del poeta comunista Miguel Hernández. Creo que también se la había cantado muchas veces a mi hija

Una canción con letra de un comunista español que rebosaba, a su manera, un amor a España que, a día de hoy, no veo, de hecho al contrario, en MUCHA gente de izquierdas., Desde personas serias que votan socialista a gente ( sí, hago una diferencia y además se nota) que vota a la extrema izquierda.

Leo entrevistas a republicanos de antes de la Guerra Incivil española, poetas, literatos, presidentes de la República (Azaña por ejemplo) y veo que , no tenían ni más ni menos patriotismo que los que SOMOS de derechas. Amaban a su país

Dónde está ese amor a España que con tanta bravura defendieron, a su manera, pues cada uno es cómo es, aquellas personas de izquierdas que, por miles dieron la vida por una España UNIDA y republicana:

El Himno de Riego, que me sé y me apasiona, aunque soy monárquico, es patriótico por todos los costados

Por qué razón la actual izquierda, por lo menos una gran parte ( podemóngers en cabeza) parecen despreciar a España, a su país. Hoy dándose besos con filoetarras y separatistas, mañana queriendo que símbolos o personajes muy españoles y que nada tiene que ver con el tema » franquista» ( «Héroes de Baler» es un ejemplo) desaparezcan de nuestros callejeros.

Quizá, espero, deseo, alguna vez la mayoría de las personas de izquierdas, incluso la gente de la extrema izquierda ( que lo dudo y MUCHO) tengan el mismo patriotismo que Miguel Hernández, Machado, Lorca, Azaña, Pablo Iglesias, fundador del PSOE ( no el marqués de Casoplones y Mil Jambas) y tantos más

Sin acritud, ojalá que esos vientos del pueblo de la canción se lleven el CV-19 y traigan paz, salud, trabajo y prosperidad a un país que está casi en coma irreversible y que ya hace » taifas» que no aguas, por todos los costados

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Siento PENA, TRISTEZA, RABIA, MIEDO…

 

Casi tres horas paseando por el centro de Barcelona.

Calles prácticamente vacías. Comercios, algunos de ellos centenarios, cerrados para siempre o, con el cartel de » liquidación por cierre».

Dos librerías de «viejo» que conozco desde chaval con el cartel de » En alquiler-Lloger»

Una visita por el antaño marabúntico y turístico Portal del Ángel. Prácticamente vacío si exceptuamos un par de pícaros profesionales, sin duda balcánicos por sus cartelitos stándar ( Tengo siete NINIOS i quiero dar de comer, que Dios te lo pagará» agachados y mirando de reojo a la espera que cayera alguna limosma de una gente que no se hallaba en la zona.

El Corte Inglés vacío ; incluso en la planta de «Montaña, caza y pesca» era yo el único paseante ante la mirada pasota y agria de tres o cuatro empleados.

De regreso a casa , la única cola de gente que he observado era junto a un Cash Convérter, típico negocio que aprovechan las penurias de los demás para ganar dinero abundante, pagando una miseria por algo que ellos venderán, en ocasiones, por diez veces lo pagado.

Casi una veintena de personas de distintas etnias y sin respetar distancia alguna esperaban para vender bicicletas, televisores y material vario. Caras amargadas, algunas pendencieras, discutiendo por quién iba primero. Apenas mascarillas. Me ha recordado escenas vividas en países muy lejanos del tercer Mundo hace décadas.

He sentido desazón.

Sólo he llegado a mi casa convencido de una cosa. JAMÄS volveré a ver en las calles la vitalidad que había visto en mi ciudad en estos 65 años de vida que llevo a mi espalda.

Y lo visto por mi, es extrapolable a cualquier lugar de España.

Qué el Destino nos coja confesados.

Sociedad quo vadis.

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa