Cuando los años pasan y te sientes más «raro»

Será que este viernes llueve sobre Barcelona y me siento nostálgico o quizá algo filosofo.

Este mes he cumplido 64 tacos Aunque me encuentro muy fuerte. Mejor que muchos chavales de 25.

Hace algo más de tres meses me tuvieron que operar casi de urgencias y me he recuperado al cien por cien. Podía haber sido jodido si salía mal.

Buceo a pelo en el Cap de Creus ( Costa Brava), sin traje de neopreno o doble forro, pues soy casi inmune al frío ( constancia y años de preparación). Practico el » survival» y el » bushcraft». Con un cuchillo, un firesteel, mal llamado pedernal, unos metros de cuerda, mejor paracord, y un cazo me  gusta buscarme la vida en el monte.. mejor solo.

Pero  a mi edad, mi mayor aspiración es la TRANQUILIDAD.

Algo difícil cada mes para alguien que come de ser freelance  del periodismo y se dedica desde hace décadas al muy antipatriótico vicio de escribir y publicar libros. Tengo publicados casi tantos cómo años cumplo. Pero ningún best seller que me haya hecho rico. En ocasiones pienso que, si un super ventas editorial me hubiera de convertir en un ser » divinizado» y que pasa de los amigos, quizá mejor no haberlo escrito jamás.

Hablando de amigos, de éstos tengo pocos. Con una mano los puedo contar y me sobran dedos. De amistades bastantes. De compañeros un mogollón, y de conocidos más que corruptelas en un gobierno tercermundista. Ya escribí un post sobre este mismo tema en este blog.

Por suerte, eso sí, hace años que no tengo cargos de responsabilidad en publicaciones periodísticas o editoriales ( tampoco en el mundo uniformado, del que muchos hablan, pero nadie, sólo yo sé lo que es o no verdad). Eso me aleja de ese tipo de parásitos llamados » lameculos» que tantos he conocido en otros tiempos y tant incordian.

Mi esacasa familia la componen dos especies: la bípeda, o sea mi esposa y mi hija, y la de cuatro patas; hijos y nietos que maullan o que ladran. De la demás, que sin duda la hay, que el Diablo me los aleje, aunque ya lo he hecho yo hace décadas. No creo en las relaciones familiares impuestas. Sólo en las de cariño mutuo.

Ayer sin ir más lejos uno de los hermanos de mi mujer me pidió ¿ amistad? en FB y lo acepté, aunque no nos hablamos desde hace cuatro décadas. Supongo que tenía sueño, pues lo acepté. Hoy mismo lo elimino.

Mi vida social es escasa y cada vez más.

Mi esposa y yo nos hemos impuesto un cupo social consistente en algunas cenas con unos pocos amigos y amistades, y alguna birra con gente de mi especie mastológica.

Observo que a mi edad, y sé que le sucede también a otros, los días, semanas y meses, pasan con una velocidad de ciencia ficción.

Lo bueno es que paso  cada vez de más cosas.

Antaño, de joven me pegaba con los » pericos» o los escasos » merengues» que vivían en mi ya ancestral barrio del Poble Sec ( sí, era vecino de Serrat) para defender al Barça. Ya hace años que me la trae al pairo que gane, que pierda o que cambie de nombre el club » culé». Ya no digamos los demás.

Tengo fama de borde, y de allí el nombre de este foro. Pero soy un » borde» legal. De los que ayuda a quién cree que debe hacerlo. Más que mucho que va de » frateli», de solidario y que son más egoistas que la madre que los parió.

Dice una canción de mi exvecino Serrat que, » el Tío Alberto siempre tenía un plato en la mesa para quién lo quisiera». No es mi caso,. Lo tengo para mis amigos o mejores amistades, pero no para cualquiera.

Estoy muy fogueado para hacer el gilipollas.

Me encanta sentarme en ocasiones a birrear con amistades o demás, siempre y cuando no rezen mirando a la meca , sean podemitas o supremacistas en mi propia tierra. Mi incontinencia verbal, antes llamada sinceridad, siempre me ha perdido.

Pero a mi edad ¿ puedo cambiar? Ni puedo ni quiero. Así me hicieron y así soy

Todavía conservo cuatro pilares que son eternos para mi: Mi escasa familia de dos o cuatro patas, la Madre Naturaleza, incluído mi amado Mare Nóstrum  al que tan formidablemente cantó mi exvecino Serrat, los animales, eso es sagrado paa mi, y mi cainita y  cada vez más desmembrado país, al que amo: Espanya ( lo escribo en catalán, pues es mi idioma materno)

Reciban ustedes un saludo de este hombre que ve pasar las semanas cómo si fueran días…Y es que, cuando la «cosa vital» se termina, todo pasa más rápido.

Sigo escuchando las gotas de lluvia repicar en los cristales de mi despacho, junto a mis gatos y mis libros y con música de Kítaro en la cadena..

Feliz fin de semana. O no, eso ya es cosa de cada cual.

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Aquel programa de antaño: La Clave y la TVbasura actual

El pasado fue mejor…al menos en la TV y siempre bajo mi punto de vista : La Clave

Estaba comiendo con mi esposa pues mis gato Vlad andaba asustado por los truenos y  su hermano Puma sobando cómo » bon vivant» que es, cuándo he visto una vez más que, en casi todos los ¿ informativos? que veo, que son todos menos la MIERDA ( para mi gusto) doctrinal deTV3, asomaban, cómo si de noticias de interés público y general se tratara, avances de programas propios de lo que para mi es TV basura o, cómo máximo, realytis musicales de mucho presupuesto pero poca calidad..

Periodísticamente esos avances con autobombo y panegírico comercial NO SON NOTICIAS. Son simplemente PUBLICIDAD, pseudopublireportajes de los propios canales y cadenas.

Hemos llegado a un mercantilismo que haría vomitar al más materialista mercader de los antiguos fenicios.

Un simple trueno mientras engullía el canalón número seis me ha hecho revivir por unos instantes un programa del que me confesé siempre adicto. Y más en una España todavía ñoña ( ahora quizá seamos algo peor en muchos casos): LA CLAVE.

Conducido y españolizado, pues era un programa de » raíces» galas, por el excelente periodista asturiano José Luis Balbín (1940) trajo a los expectadores el debate social, cultural, científico y hasta político, lo que le costó el cierre debido a la mala química existente entre el periodista y el PSOE ( para desinformados buscar información antes de rectificarme) a un nivel más que aceptable. En ocasiones sublime.

Recuerdo una primavera que, en la marinera población de Torredembarra ( Costa Dorada) y en un lugar concreto al que no había regresado desde septiembre del 1987, de hecho lo hice de nuevo ayer mismo casi por casualidad (no debería haberlo hecho o quizá fue una catarsis necesaria ), estaba preparando la bibotella de aire ( Nemrod), los reguladores ( Cressy) el profundímetro, chaleco y demás material de inmersión para salir al día siguiente muy temprano a bucear en nuestra Zódiac » Scout», cuando un exíntimo amigo mío y expadrino de mi hija, con el que siempre buceábamos juntos, desde chavales, me llamó desde nuestra tienda chalet ( cámping) para decirme que empezaba el programa de su pariente ( era primo de su madre) y que entre los que debatían estaba » ese conocido tuyo del que me hablas en ocasiones». Se trataba de Andreas Fáber Kaíser.

Entré corriendo y, sin darme cuenta se me cayeron las tóricas que llevábamos de repuesto para los ajustes de la grifería en las bibotellas,( 12 litros) que acostumbraban a saltar con facilidad al ajustar reguladores y manómetros.

Me quedé mirando, lógicamente, todo el programa y la película que siempre se emitía de acompañamiento y basada ( má so menos) en el tema del debate.

Al terminar le dije a mi ex íntimo amigo ( traduzco al castellano) «Jaume, mientras haya programas cómo La Clave España podrá salir adelante».

Se terminó La Clave, se terminaron los debates sociales y culturales de profundidad y con RESPETO entre los tertulianos Y .hemos llegado a la TELEBASURA con » Maríaputilla», Trepaceite» ,»Chuloputón» «Carnedetalego» o » Máscuernosqueunsacodecaracoles».

Pero, dejando de lado el público ( por desgracia mayoritario) que sigue la Tvbasura, me pregunto si, en caso de volver de nuevo un gran programa cómo La Clave, su índice de audiencia sería superior a un debate en plena madrugada de agosto sobre la reproducción asistida del lemur en el mes de abril en un año bisiesto.

Todo cambia, para bien o para mal.

Yo soy pesimista y creo que mucho cambia para peor, principalmente la TV.

Quizá sea que yo era un fan de La Clave y detesto la TVbasura, o quizá que me hago pureta.

Feliz tarde con truenos y lluvia

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa