El cruel Jerónimo, el cobarde general Miles y las redes sociales. Nada cambia

He terminado un trabajo sobre las guerras de los indios de la nación apache que me ha ocupado varias semanas.
He leído mucho, pero mucho sobre esa gente y sobre sus grandes líderes o jefes.
Me reconozco un simpatizante de los indios norteamericanos.
Los hubo de terriblemente crueles (Jerónimo se llevaba la palma, siendo además bipolar o de personalidad cambiante y manipulador). También los yanquis ( y conferederos) y ya no digamos los mexicanos fueron crueles y, ante todo poco de fiar con sus mentiras a los indios, que no se fiaban de los » Ojos Blancos» ( jamás utlizaron el término » Rostros pálidos» que se queda para las películas de » indios») ni lo que les prometía » El que vive en Washington» ya que no utilizaban el muy cinematógrafico » Gran Padre Blanco» de pelis y novelas.
Muchas de las reflexiones y frases que dejaron para la Historia los grandes líderes indios se me han quedado muy grabadas. Y hay anécdotas que me hubiera gustado firmarlas yo.
Hay una que me ha quedado grabada para lo que me quede de vida.
Cuando el cruel ( aunque en ocasiones inocentón) chamán, místico (parece ser que tenía demostradas unas facultades PSI que hasta los mismos soldados americanos se las reconocieron) y bravo guerrero Jerónimo se rindió al fanfarrón y cobarde general Nelson Miles (1886). el cual se había pasado toda la campaña escaqueado, mientras el mérito real fue de un simple teniente (oficial de caballería Gatewood) que, ante las injusticias que vio colgo su solitario galón plateado, se encararon delante de otros oficiales, guerreros chiricawa ( Jerónimo no pertenecia a esa tribu, aunque se diga lo contrario) y un par de periodistas, hubo un fuerte careo, que trascurrió entre el español y y el inglés, teniendo de intérprete (hay dudas sobre el tema) a un tan Martínez, medio mexicano, medio apache.
El general de brigada Miles le echó en cara a Jerónimo que no respondiera ni hiciera caso a las numerosas cartas que el millitar le había enviado, por mediación de otros apaches, de la reserva San Carlos.
Jerónimo lo miró con sus fríos ojos y esa boca que daba miedo ( era feo de c…, al contrario que otros jefes apaches como Victorio, o el noble Cochise o su hijo Naiché) y le respondió:
» Hablar a través de papel es bueno para ti, pero cuando ves moverse los labios del otro y escuhar su voz es todavía mejor«
El militón de despacho y desfile se cogió un gran cabreo que le duró hasta su muerte
Lo que dijo Jerónimo , que ya mayor acabó prostituyendo sus ideas y vendiendo los botones de su guerrera, pues llevaba siempre decenas en sus bolsillos y, una vez vendidos se los volvía a coser (para mi que era paisano mío 🙂 » la pela es la pela») a sus» fans» » Ojos Blancos»,y cobrando 2 dólares por autógrafo (empezó cobrando 50 centavos) se podría actualizar a las redes sociales.
Es curioso ver a l@s valetones que te ponen a parir tras un teclado y, luego los ves por la calle, les pides explicaciones y huelen a lo que les cae por los pantalones
Jau, he dicho…
Inmemóriam a los indios que murieron luchando por sus territorios y su Libertad y a los soldados americanos o mejicanos que lo hicieron cumpliendo órdenes
www.miguelaracil.com

Carta a mis dos abuelos (DEP) tras lo de Ceuta(18-V-2021)

Estimados yayo Bartolomé y » estimat avi Enric», me van a permitir que les escriba en castellano, aunque usted » yayo» siempre habló conmigo, lo poco que hablábamos, en dicha lengua. A mi estimado » avi» seguro que, si estuviera vivo lo comprendería.

 

Ambos nacieron en 1902, y ambos estuvieron en la Guerra de Marruecos. Mi » estimat avi» como oficial ( regimiento América, si no recuerdo mal), mi abuelo paterno como soldado.

 

Ambos amaban a España, cada uno a su manera. Mi » estimat avi» como republicano que fue, y así le salió el tema de nuestra Guerra Incivil…ya que, de nada le valió pertenecer a la PUTA burguesía catalana, siempre chaquetera y, en nuestro caso familiar golfa hasta llevarnos a la ruina.

 

Si en algo coindían ambos era en su opinión sobre los » moros»

 

Ambos lucharon más de 3 años allí.  El » meu estimat avi» jamás me contó nada,. ya que, tuve la desgracia de tenerlo junto a mi apenas seis años, pero recuerdo conversaciones con mi difunto padre y he podido leer cartas que enviaba desde Marruecos al golfo de mi bisabuelo en aquellos tiempos.

Mi abuelo paterno, muerto años más tarde que el anterior, sí que me habló y me dió su opinión sobre esa gente. Sin duda si en algo coincidimos usted y yo, » yayo», era en eso y en las fobias y filias políticas, que cada día las tengo más acentuadas, Principalmente las fobias.

Sólo recuerdo una frase que me dijo , estando yo en la vida civil y dejado uniformes atrás, la misma noche que murió. Poco después de salir del coma para morir tuvo el reflejo de decirme algo político que, es lo único que con verdadera emoción recuerdo de usted. Al paso que vamos, yayo, así acabaremos, aunque yo ya no tengo de  eso» que me pidió para ir de » hunter», y si no me voy a los EEUU tampoco lo podré tener. Horas más tarde moría.

Hoy, viendo lo que sucede en Ceuta, Melilla y no descarto que otros lugares ( por qué jamás llegan pateras a Gibraltar?) me vienen a la memoria sus opiniones.

 

En los años de reportero conocí bien esos terruños y, mi opinión es todavía peor

Bueno, yayos, me despido de ustedes con un beso. El del » meu avi» mucho más fuerte. Por cierto, » avi» nunca le perdonaré que una fría y triste noche de enero me dejara solo y se fuera » al cielo» como me dijeron que había sucedido, cuando ambos dormíamos en la misma habitación. Eso no se hace a un niño de apenas seis años que lo adoraba y siempre estábamos juntos.

A usted, yayo» tampoco le perdono que, pudiendo, como supongo que podía, no me facilitara económicamente la carrera militar.

Un beso, del nene o del «nen»… que ya tiene 66 años.