Siento PENA, TRISTEZA, RABIA, MIEDO…

 

Casi tres horas paseando por el centro de Barcelona.

Calles prácticamente vacías. Comercios, algunos de ellos centenarios, cerrados para siempre o, con el cartel de » liquidación por cierre».

Dos librerías de «viejo» que conozco desde chaval con el cartel de » En alquiler-Lloger»

Una visita por el antaño marabúntico y turístico Portal del Ángel. Prácticamente vacío si exceptuamos un par de pícaros profesionales, sin duda balcánicos por sus cartelitos stándar ( Tengo siete NINIOS i quiero dar de comer, que Dios te lo pagará» agachados y mirando de reojo a la espera que cayera alguna limosma de una gente que no se hallaba en la zona.

El Corte Inglés vacío ; incluso en la planta de «Montaña, caza y pesca» era yo el único paseante ante la mirada pasota y agria de tres o cuatro empleados.

De regreso a casa , la única cola de gente que he observado era junto a un Cash Convérter, típico negocio que aprovechan las penurias de los demás para ganar dinero abundante, pagando una miseria por algo que ellos venderán, en ocasiones, por diez veces lo pagado.

Casi una veintena de personas de distintas etnias y sin respetar distancia alguna esperaban para vender bicicletas, televisores y material vario. Caras amargadas, algunas pendencieras, discutiendo por quién iba primero. Apenas mascarillas. Me ha recordado escenas vividas en países muy lejanos del tercer Mundo hace décadas.

He sentido desazón.

Sólo he llegado a mi casa convencido de una cosa. JAMÄS volveré a ver en las calles la vitalidad que había visto en mi ciudad en estos 65 años de vida que llevo a mi espalda.

Y lo visto por mi, es extrapolable a cualquier lugar de España.

Qué el Destino nos coja confesados.

Sociedad quo vadis.

www.miguelaracil.com

 

Adiós Juan Carlos, hasta nunca. Viva el Rey Felipe VI

Carta de un Monáquico.

Señor Juan Carlos de Borbón.

Me he enterado hace muy poco de su decisión por boca de mi esposa  que me ha telefoneado para contarlo.

Para mi fue usted un buen Jefe de Estado en los momentos más cainitas de la segunda mitad del siglo XX y puso paz dónde mucho bastardo ( de ambos bandos) quería guerra.

Pero, sus aciertos públicos contrastan con sus errores y fallas privadas, de jodienda, que cada uno con su nabo, real o del pueblo hace lo que de él le sale, y de bolsillo, que eso no se lo perdono. El tiempo, que todo lo aquilata, nos dará el perfil más ajustado de usted

Yo, siendo un adolescente proveniente por lado materno de la puta burguesía catalana, venida a menos o mejor a nada, por culpa de otro golfo como usted, pero que, en lugar de Borbón de apellidaba Aracil, ya era monárquico.

En una clase de 40 chavales, sólo dos éramos monárquicos cuando apenas se hablaba de monarquía y, los chavales eran o decían ser, de izquierdas ( a escondidas, pues estábamos en la dictadura i sin puta idea de lo que eran), separatistas ( normalmente gracias al escultismo catalán nacionalista) o jóvenes falangistas que corrían por la O.J.E ( antiguo Frente de Juventudes)

Ya trabajando desde los 15 años cómo un cabrón de día para poder pagarme el bachiller superior de noche seguí siendo monárquico, aunque ya se hablaba de usted.

Mi sueño, ser militar no pudo ser ya que mi abuelo paterno, al que no quise mucho ni él a mí, se negó a pagarme la carrera militar. Y yo, de chusquero, la verdad no me veía. Y me tocó darle a la pluma , formar e informar y vaya usted a saber qué más.

Mi abuelo paterno, ya mencionado, pertenecía a la críptica U.M.E. ( Inión Monárquica Española) y, cuando le pedí que me dejara ingresar me dijo una frase que me hizo daño para seguidamente negarme su acceso..
Curioso que, siendo él monárquico no me hiciera yo republicano, aunque fuera para no coincidir con él en algo que no fuera nuestro mutuo ODIO al comunismo y al separatismo. En eso sí que ambos coincidíamos, y en la mala leche, aunque él me ganaba.Quizá el tener yo una cultura que él no tenía tuvo algo que ver, Su última noche antes de morir me dijo unas palabras políticas que sólo Gemma y mi hija  conocen. Son el úncio recuerdo cariñoso ( no para las izquierdas precisamente) que recuerdo de él

Siempre he sido monárquico e, incluso en alguna ocasión me había llegado a pegar para defender la monarquía.

Recuerdo una fría mañana de invierno de 1977 en que usted llegó de sorpresa en su helicópero «Puma» a la base de los » Boinas azules» ( FAMET) y, en una muestra de campechanismo ,ese que tan famoso le hizo, amonestó de manera ejemplar a un brigada de Zamora ( suboficial de cocina de mes), borracho, putero y que se metía la pasta del papeo de la tropa en el bolsillo para gastarlo en putas en Colmenar Viejo ( » El Ducado» y el «Fortuna» lugares clásicos para el putiferio castrense de la zona) pues la comida, por ser generoso, no era digna ni para cerdos.

Casi me saltaron las lágrimas de emoción y, en mi alma, pues yo por entonces tenía alma y rezaba, gritó íntimamemnte en mi idioma, el catalán ¡ Visca Deu , la Patria i el Rei !

Son mil las veces que lo he defendido en discursiones con republicanos o gente de izquierdas, pues hay republicanos de derechas como usted ya sabe.

Cuando empezó a aflorar toda la mierda que ha ido saliendo, y la que saldrá, se me cayó al suelo, no sólo un Rey, sino un ejemplo para mí

Hoy me alegro que se vaya, deje de pisar este suelo Patrio que usted no merece actualmente pisar, por el que han muerto por defenderlo cientos de miles de españoles de una u otra ideología..

Deja (¿a la fuerza?) a su hijo Felipe que es y será, espero que para siempre MI REY. Pero deja un ejemplo que se mimetiza o iguala entre la escoria que vive en casoplones mientras pastorea a su rebaño de borregos, salvapatrias catalanes que medraron mientras usted follaba más que el gallo de la pasión, y no precisamente ante su fría y astuta esposa la reina Sofía, o golfos psicópatas que han hecho y están haciendo mucho daño a mí país mientras usted mataba elefantes o echaba polvos tedescos.

Yo he perdido un Rey, un ejemplo al que admiré y defendí

A mi edad pocas cosas admiro, y usted ya no está entre ellas

Ojalá la Historia sepa juzgarlos por sus aciertos políticos, que los tuvo, pero también por sus enormes traiciones a los que muchos esperábamos de usted. Y no me refiero a follar con puta de alta cuna y baja cama. Jamás me meto en la vida íntima de los demás, y menos del que FUE mI MI REY

De todos es sabido que la lealtad conyugal de los borbones jamás ha sido ejemplar. Pero, la lealtad al pueblo, SU pueblo, aunque seamos un pueblo de golfos, NOS LA DEBÏA.

Espero que su marcha para siempre no hunda a una monarquía ya tocada desde hace años y que, una pandilla de bandidos, narcoparneros con harén propio,, comunistas o peor, ya hace un tiempo que intenta tirar por los suelos con la consecuente guerra civil que eso traería de nuevo, no lo dude

No sigo

Señor Juan, váyase para siempre y que la Historia lo juzgue en el futuro

Como yo sigo siendo monárquico grito bien fuerte desde mi corazón, pues hace 40 años justos que no tengo alma