Guía «impía» de Cataluña. El libro que jamás se acabó ni vio la luz

GUÍA “IMPÍA” DE LA CATALUÑA PIADOSA.

( Una visión crítica de los supuestos milagros y hechos y creencias religiosas sobrenaturales)

 

PREFACIO

 

La fría mañana del día 20 de enero del 2004 decidí pasar un rato en el claustro de la Catedral de Barcelona. Aunque soy agnóstico, me gusta pasear por los clauestro de monasterios y catedrales, principalmente si éstas son góticas, encuentro en éllos PAZ y Armonía, dos factores psicológicos que en ocasiones favorecen más al ser humano que una dosis de valium o lexatín. Continue reading

Cuchillos de combate y ballonetas

BAYONETAS Y CUCHILLOS DE COMBATE

 

( Un verdadero reto al coleccionista de armas blancas)

 

 

“La sensación de impotencia de tener una arma de fuego descargada, impulsó al soldad a colocar “ un pincho” en su punta”.

Pérez de León

 

Dedicatoria:

 

A los compañeros del foro VBV, y principalmente a todos los amantes de las armas blancas, esas “aves raras” que andamos por mercadillos y cambalaches buscando viejas armas blancas a las que resucitar del olvido

 

 

INTRODUCCION:

 

Este pequeño dossier, del que se han hecho poco más de una docena de ejemplares, tiene como única finalidad, presentar a los compañeros foristas que al igual que el autor son aficionados a las armas blancas, algunas, y lo remarcamos en negrita, “algunas” de las bayonetas que se han venido utilizando en los últimos cien años ( aproximadamente) en los diferentes ejércitos del mundo.

Como bien dijo el coleccionista italiano Ferdinando Chapid, es imposible que nadie pueda llegar a completar una colección que sin duda está compuesta por miles de ejemplares de diferentes épocas y países.

El coleccionismo de bayonetas es como otros tantos factores de la cuchillería en España, una tema “raro”. Alemania, Bélgica, Gran Bretaña, y otros países europeos, por no nombrar los EE.UU. tienen populosos mercadillos donde comprar, vender, cambiar cuchillos de combate y bayonetas usadas; España es “diferente”, aquí los coleccionistas somos pocos, y se nos mira como “militaristas agresivos” Continue reading