MISTERIOS, ENIGMAS, TEMPLARIOS, OVNIS: D.E.P.

 

Como tantos otros últimos martes de mes, hoy me ha tocado reunirme con los responsables de las dos principales librerías especializadas en las mal llamadas “ paraciencias” o, peor para mi gusto, “ librerías esotéricas” de Barcelona.

En la primera he visto que, en la sección “librería” había “algo raro”. Del mes anterior al actual algo había cambiado.

Al preguntar me han comentado que habían eliminado, entre otras, la sección “ templarios, cátaros y misterios medievales” del todo, así como las de ufología” y “ enigmas históricos”. Habían reducido la parte de  libros en más de una tercera parte.

Me ha recordado más un bazar que una librería.

Tras hablar de lo que debíamos me he desplazado a la segunda, en un barrio distinto y con un público mucho más “cultivado” aunque muy escaso, cada vez más menguado. Pese a ser la más antigua de España en estos temas, fundada en tiempos de Franco y quemada por las hordas de Fuerza Nueva con cócteles molotov en su momento.

Allí voy cada semana y me sé de memoria sus secciones. Incluso hay unas estanterías de “ autor” con mis libros ( y mi nombre) de Andreas Fáber Káiser y de otros autores. Siempre hace “gracia” ( TODOS tenemos nuestro ego) ver una estantería con sólo tus libros y tu nombre.

He podido observar que, la sección, antaño bastante nutrida, de” templarios y misterios medievales” había sido eliminada por otra sobre “superación personal y autoayuda” y similares.

Me comentaba el propietario que, libros sobre templarios, cátaros, y misterios de la antigüedad en general ya nos les llegan apenas. Y el público ni los demanda.

He sentido cierta tristeza.

Me ha venido a la memoria una lluviosa tarde de diciembre del año 1985 en la redacción de la revista Karma 7, situada por entonces en un edificio del siglo XVIII en la calle Alta de Sant Pere, justo enfrente del Palau de la Música Catalana. Al salir al balcón teníamos delante las preciosas cristaleras de dicho edifico modernista, destrozadas la semana pasada gracias a los neovándalos.

En aquella reunión estábamos, mi jefe, el director ( y fundador) de dicha publicación, el supremacista Josep María Armengou i Marsáns ( “catalá químicamente pur” como a él le gustaba definirse) el siempre tranquilo Marius Lleget y su cigarrillo sempiterno en la boca, la secretaria de redacción, Silvia, que además era “ muy amiga” ( no sólo algunos reyes tienen amigas íntimas) del director, quien esto escribe, por aquellos tiempos llevando a cabo la coordinación de redacción ( y los reportajes de campo) y el omnipresente Lluis Utset, amigo mío y “ globo sonda” de nuestra revista. A dicho equipo de redacción aquel día se unió el editor de la cabecera y, por lo tanto “gran jefe” Ramón Plana.

El editor apenas asomaba la cabeza por allí, ya que, dirigía la parte mercantil de la publicación ( y otras dos más, menos conocidas) desde su despacho ( y de paso tienda esotérica) situada en un piso en el Poble Sec ( Paral-lel).

El tema a debatir era la idea de Armengou, con mi espaldarazo, y la indiferencia de Lleget ( Utset no pintaba nada) de separar totalmente en la revista lo que eran enigmas y misterios del pasado, la historia, la arqueología y demás, lo que Armengou denominaba “ Parahistoria”, más los OVNIS, de lo que eran los fenómenos paranormales, lo que él llamaba “ ciencias ocultas”, brujerías varias, astrología, yoga y demás temas.

Plana, el editor, se negó, y le recordó que ya dicha editorial había creado en su momento la revista “hermana” “ Ecos de la parapsicología” para tratar sólo temas parapsicológicos separados de los otros y, había durado apenas año y medio , con ventas muy tristes. La conservo, lógicamente encuadernada.

Y el editor tenía razón.

Por otro lado a él, propietario de una tienda esotérica, por aquellos tiempos en un piso, le interesaba promocionar todo lo que estuviera relacionado con tarots, péndulos ( radiestesia), OUI-JAS, inciensos, y demás parafernalia ocultista y de paso que las neovidentes ( antes no proliferaban cómo ahora) y similares se anunciaran en la revista.

No hubo permiso editorial y, Karma 7 siguió siendo un “ cajón de sastre” en el que cabían todos los temas “ raros” que llegaran a la redacción. Además desde Madrid ya empezaba a salir una feroz competencia que terminó por arruinar a la decana ( y mediocre) revista barcelonesa.

Armengou, en un intento desesperado ( y siempre crematísitico) lanzó, desde su propia editorial ( pues la tenía, algo muy poco sabido por casi todos), situada en la calle Valencia esquina Pau Clarís, la publicación “  Cuadernos de investigación templaria” de la que él era director, yo jefe de redacción ( todavía guardo dichas “ piezas de colección”) y Utset, con varios pseudónimos,al estilo de Armengou, formaba el resto del staff; lleno de pseudónimos con nombres medievales catalanes, que eran falsos y muy Made in Armengou.

Aquella pobre, por no decir mísera, revista apareció sólo tres meses y…desapareció en una muerte anunciada.

Hoy he pensado, recordado aquella reunión, las ganas que teníamos Armengou y yo de separar temas “ ocultistas” de misterios y enigmas del pasado. Me ha dado mucha grima ver que, un tema tan interesante y que, en su momento movió cientos de miles de libros como es el Temple casi “ desaparece” para no volver, ya que, a menos que saliera un nuevo “ Código da Vinci”, que lo dudo, los monjes-caballeros seguirán, al igual que hoy mismo, siendo un tema residual

Ahora se lleva el manual para que no te echen “ mal de ojo” o los secretos para dejar de ser un hijoputa y, por el  método “ XXXXXXXXX” convertirte en un ser espiritual y con olores de santidad.

 

También algunos autoeditan libros de más interés, pero con ediciones ( digital) de 200 ejemplares que, con suerte, se venden en un año.

Qué pena me da todo.

Por suerte sucede cuando yo estoy en mis últimos tramos del camino. Pero, pensar que, lo que antes fueron las columnas máter del misterio ahora casi desaparecen no deja de darme pena y nostalgia

 

Miguel G. Aracil

 

www.miguelaracil.com

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa