Mira usted, videncia¿? las que quiera, pero la salud es sagrada. La picaresca

Hace más de tres décadas, bastante más, pues mi hija, la periodista y comunity mánager  Elisabet Gómez  era un bebé, publiqué varios reportajes. incluso participé en un programa-reportaje en la antigua Antena 3 con el periodista Andrés Averastury ( sí, el del desagradable o desafortunado chiste de Alfons Arús) sobre un tema que, hasta que alguien no me lo demuestre con material gráfico o de rtv yo hice popular en España: el misterio de la Santa Tumba de Arlés-sur-le-Tec.

El tema hizo bastante » pachoca» entre el público español. Por entonces yo pasaba gran parte de mi alegre y cómoda vida en el Cap de Creus (Girona) con mi amada familia, antes que la puta Parca pasara la guadaña. Por dicha razón mis viajes a Arlés eran bastante frecuentes.

Un día de tramontana, puto viento del norte que nos jode a los submarinistas de la zona, me desplacé a dicho pueblo y su monasterio medieval con un grupito de descendientes de exiliados republicanos que teníamos entonces cómo vecinos y amigos
.
Españoles de corazón, estaban encabezados y liderados por una alegre gaditana, aunque había nacido en territorio galo, pero se consideraba andaluza, y por lo tanto española, al cien por cien. Se llamaba » madame» Yolanda, casada con otro español de origen catalán de apellido Pillaire. Buena gente. Y un grupito de «pie noire» más moros que gabachos. Mala gente que sin duda recuerda Elisabet ¡¡¡Philipeeee no robes nada!!

Ese día, y gracias a San Parné me pude hacer con una botellita de la » agua milagrosa» ( misteriosa lo era sin duda, pues hasta los Ingenieros Reales del Ejército Británico– sí, ingleses– lo estudiaron sin encontrar explicación alguna y
tengo todo el dossier en gabacho–). El agua me la » cedió» con la «intervención sagrada» de san Parné un sacristán del monasterio, otro andaluz, exiliado republicano, ya anciano.

Yo no creía para nada en esa agua » milagrosa». Me la había pedido una famosa » vidente» de mi tierra para una amiga que tenía un hijo muy enfermo. Aunque no creía que dicha agua pudiera hacer NADA, si exceptuamos de placebo,
Se la regalé, junto a una foto mía de la «Santa Tumba» (que aparece en diversos libros míos)

Uno, que por aquellos tiempos era feliz y no tan borde, incluso creía en » hacer amigos» y era y soy scout ( de los de España, no vayamos a equivocarnos con los » otros» y menos hoy, 11 de septiembre) gustaba de hacer favores..

Poco después supe que la » vidente» comercializaba dicha agua «milagrosa» entre sus clientes. Por cierto, que el milagro real era que, un poco de agua que guardé en un potecito de guardar rollos de fotografía» se «multiplicara » y llenara bastantes botellitas «. Me evito decir lo que le dije a la » vidente». Ya nunca más me habló…tan siquiera cuando me veía en cierto evento «esotérico» venido a menos…

Años más tarde, siendo director de la revista » Mundo Oculto» subí a Pau ( Francia) con mi esposa  para realizar un reportaje en ese MERCADO religioso y vergonzoso que es para mi Lourdes. Allí viví REALMENTE uno de los fenómenos paranormales más macabros de mi vida. Pero eso es otro tema, aunque para casi todos es algo que califican de » leyenda urbana». Cierto vasco, examigo mío me pidió bastantes veces que lo contara en su popular programa, y me negué…

Bajé tras pagarlas( aquellos es Fenicia) algunas botellitas de » agua de Lourdes» en botellitas que reproducían a la Virgen. Me las había pedido la » socia» ( en mis tiempos se denominaba de otra forma) de mi editor. Él millonario cincuentón, generoso( no con los trabajadores, de los que tenía varios centenares en sus distintas empresas) y con buena planta, socio de un conocido diputado del PP y abogado catalán. Ella treinta años más joven. cachonda y descarada y hipermastológica ( qué mal lo pasaba yo en la redacción en aquellos tiempos, y qué calores…sentía al verla…Era más joven, claro).

Al poco tiempo supe que, al igual que había pasado con la anterior agua milagrosa ¿? se había reproducido y hasta se vendía al mayor desde una comercial de la calle Pere IV del Poble Nou ( Barcelona) y de una cadena nacional de tiendas esotéricas…

Al poco la Parca visito mi familia y destrozó una buena parte de mi vida. Olvide o archivé el tema.

Pasó el tiempo y, en un programa de radio sobre ¿ misterios? de una conocida emisora catalana subvencionada me entrevistó su egocéntrico presentador, junto a una » vidente» que contaba sus » historias». Supongo que el único que no cobraba allí era yo y la » vidente» ( que pagaba para ser entrevistada, al IGUAL que sucede actualmente, que nadie se equivoque). Yo ignoraba las » motos» que vendía la » vidente» hasta que aseguró que, «María Magdalena» se le «aparecía»..y le daba » agua sagrada» que lo curaba casi todo… Di un puñetazo en la mesa ( para no darle a quien debía) y dije que a mí se me aparecía el «CROASANT» y que, al contrario de la «Magdalena» no me daba nada y, encima me lo comía…

Se armó la de Trafalgar, y me marché a mi casa. Esa misma semana el director de dicho programa me llamó para decirme que la » vidente» estaba muy enfadada por mi comentario y que amenazaba con no volver ( pagando) al programa si iba yo.

Los mandé a ambos a Sodoma.

Creo en los poderes ESP de algun@s videntes, he visto algún caso extraordinario y los tengo publicados, MUY POCOS, pero, cuando se juega con la salud, dejo de ser Miguel Aracil y me convierto en Atila..que tampoco hay tanta diferencia si me cabreo, aunque el huno iba con un caballo y yo con un Opel y dos gatos.

Videncias y milagros las que cada cual quiera creerse. Que de haberlos los hay ( videncias) y de algo hay que comer, Pero la SALUD es sagrada y no se juega con ella.

Simple anécdotas de una tarde aburrida y con mucho ruido en las calles y helicópteros sobrevolando mi cabeza,

Ciao

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa