Mi tiempo ya paso:»Mi» mundillo del misterio quo vadis

MI TIEMPO YA PASÓ

 

Hace una hora salía de una conocida librería especializa de Barcelona situada en la calle Casanovas.  Me habían llamado para que les firmara un par de libros que habían vendido y la compradora los quería recibir dedicados.

Al salir he escuchado que una mujer me llamaba con suave voz ¡Miquel!

La he mirado y, la verdad no la he reconocido.

Lo ha notado ella y me ha dicho (traduzco al castellano):  “ No me conoces, soy la Meritxell  Más, del Club de Amigos de Karma 7, la de Andorra”.

La he mirado fijamente y, tras aquella señora  camino de los setenta y muy bien vestida he reconocido a una mujer que conocí en dicho club, “tentáculo” crematístico de la revista Karma 7, hará unos 35 años,  siendo yo  coordinador de redacción y el supremacista Josep María Armengou i Marsáns ( “catalá quimicament pur”…según él) director de dicha revista, fundada por él mismo ya hacía años.

Aquella Meritxell que yo conocí era en su momento un bombón de treinta y tantos, de aspecto germánico ( rubia y ojos azules) y que, entre chascarrillos tabernarios y de redacción que no vienen al caso hacer público, Armengou, Marius Lleget, Lluis Utset  y yo, comparábamos, por su atractivo y tedesco físico y su buena economía, con la ya mítica ( aquí lo dejo) Carol Ramis, que tanto dio de comer a cierta gente.  Descansen en paz los difuntos y su memoria hasta que algunos la quieran manchar…….

Tras saludarnos con esa cursilada de llevarse la mano al corazón ( ella, pues a mí me parece una gilipollada hacerlo) me ha comentado que, tras vender sus propiedades en Andorra ( varios comercios y algunos apartamentos) debido a la caída casi total del turismo y el comercio en el pequeño principado pirenaico, había regresado a la Ciudad Condal, que ya ni reconocía ( para mal) y, había venido a pasar sus últimos años en Barcelona.

Automáticamente ha salido a colación por su parte el mundillo del misterio que ella conoció.

Me ha preguntado por Utset, Grífol, Miguel Seguí, Losada y otros compañeros de aquellos tiempos. Le he indicado que, algunos ya habían fallecido y de los otros apenas sabía poco o nada.

Me ha preguntado:

–¿Pues quién queda ahora?

Mi respuesta ha sido rápida y muy personal.

—Yo apenas me hago con nadie; de hecho este mundillo está va casi muerto en nuestra tierra, damos asco ( “ fotem fástic”). Quedan Guijarro que anda por ahí, aunque apenas tenemos relación, Seguí que, ahora con seis licenciaturas científicas reniega de estos temas, yo, y pocos más

He añadido que en Madrid sí que había habido hacía años una cierta “ movida madrileñas” del misterio . Aunque ninguno era madrileño le he mencionado a Javier Sierra, Lorenzo Fernández, Jesús Callejo y un par o tres par más. Sólo le sonaba y mucho el novelista turolense por su Premio Planeta y haber leído durante años la por entonces estupdenda revista “ Más Allá” dirigida por el aragonés durante años. Los otros ni le sonaban.

Hemos hablado unos de minutos de mis libros, ya que, tenía la esperanzas que la adinerada hispanoandorrana entrara en la librería y comprara alguno. Ha prometido volver otro día y llevarse varios. Ya es cosa suya si lo hace o no.

Cuando nos hemos despedido me ha dicho una frase que me ha llegado muy profundo.

__Nos hacemos mayores y, la verdad, de los que me mencionas ya no conozco a casi nadie. Me tendré que reciclar ahora que ya tengo todo el tiempo del mundo para volver a estos temas.

Ella ha seguido  Casanovas dirección calle Aragó, y yo en sentido contrario.

He pensado, tras la charla de apenas diez minutos con la antaño atractiva, y mucho, Meritxell , que, MI TIEMPO YA PASÓ.

Ya hace dos años que anuncié que iba a alejarme CASI del todo de un mundillo que ha sido el mío durante más de cuatro décadas y del que conocí a todo Dios, pero que ya, no reconozco ni a su santísima madre.

Lo cual sin duda se debe a que, el tiempo pasa inexorablemente y, los que fueron parte de “ mi mundillo” han desaparecido (DEP), desertado o, simplemente han sido abducido por “ otros mundos “ distintos.

Mi senda ya va terminando y sólo toca guardar los buenos y malos recuerdos y , de vez en cuando, reencontrarte  con gente que tenías casi olvidada pero que, aunque sea por unos pocos minutos, hacen que viajes a otros tiempos…mejores, al menos para mi.

Miguel G. Aracil

 

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa