INSULTOS EN EL CAMPO DE JUEGO: EL FÚTBOL, catarsis para acomplejados

 

Yo siempre fui de montaña y submarinismo, desde niño. Eso no quiere decir que no me gustara ( y me guste) el fútbol
Y que jugara bastante a dicho deporte.

Como » culé» en excedencia,de hecho renegado (desde hace dos años) de niño había asistido bastante el Camp Nou, pues mi abuelo materno era socio del Barça.

Y he pasado cientos de horas viendo jugar a los equipo amateurs en el campo de La Satalia ( Poble Sec, en BCN) y durante dos años que prefiero olvidar. en el campo del Bon Pastor. Bueno, Buen Pastor, pues allí no hablaba catalán ni Dios..Y si yo me quejo de éllo… siendo un declarado antinacionalista…..

Además jugué a fútbol hasta el mismo año que nació mi hija  en que, por suerte, y medio en broma, medio en serio, siguiendo las directrices del por entonces vicepresidente del Gobierno, don «Arfonso» Guerra ( dirigida a  ciertos catalanes y madrileños que no éramos de los » suyos») dejamos las doradas pero insulsas playas de la Costa Dorada (Tarragona) para marcharnos al impresionante Cap de Creus ( Costa Brava norte), paraiso de los submarisnistas.

Caravana, Zodiac y familia para el norte…

Ese mismo año, yo tenía treinta, colgué las botas.

Jugaba yo en un equipillo y una liguilla de mala muerte en aquella zona de Tarragona. En un equipo vinculado directamente a la entonces Catalana de Gas y Electricidad ( actualmente Gas Natural)

Aunque de joven no me distinguí por mi paciencia ni pacifismo ( a mi edad soy Ghandi lógicamente), siempre encontré de lo más idiotas pelearme en el campo , Y ya no digamos, y esos son hoy los protagonistas, los energúmenos que desde fuera del campo insultaban a jugadores y, principalmente a los árbitros.

Una de las cosas que más claras tengo en este vida es que, mucho energúmeno castrado y acomplejado asiste a los distintos campos de fútbol para hacer su paupérrima catarsis de los complejos que arrastra en el trabajo y en casa. Y, cómo no se le puede decir a un jefe directamente » eres un hijo de la gran puta», se lo lanzan al que con pantalón corto patalea un balón o al del silbato en la boca, que además debe de dar ejemplo y tragar sapos.

Durante muchos años asistí ( y en ocasiones de chaval jugué) en el ya mencionado campo del Poble Sec ( La Satalia), en la montaña de Montjuic.

Allí nos conocíamos todos. Era el Poble Sec que describe en sus canciones  mi exvecino de barrio Joan Manuel Serrat. Nada que ver con el » multiétnico» Poble Sec actual y al que apenas o nada me acerco.

Sólo salir el árbitro, una serie de gilipollas, en muchas ocasiones padres de amigos o compañeros míos, esperaban que el árbitro tuviera poco pelo para obsequiarlo con el típico » calvorota, a ver si aprendes» , que fuera bajito para recomendarle que » busca a Blancanieves y a tus seis hermanos, gilipollas» y si era alto » cuanto más alto más tonto«…

La cuestión era hacer la patética catarsis que no podían llevar a cabo en casa o en el trabajo.

Durante los dos años en el Bon Pastó, bueno Buen Pastor, casi frontera con Santa Coloma de Gramanet, los insultos a árbitros y jugadores ( incluso agresiones) se repetían. Con la diferencia que, si en mi ancestral y «aracílico» barrio ( desde 1875 hubo araciles en ese lugar)  los insultos eran en catalán, mi lengua materna,  en el otro barrio periférico y muy «obrero» eran en castellano y con  profundo acento meridional. Y, el » fill de puta mal parit» del Poble Sec, en el otro llevaba en ocasiones la coletilla de mentar a sus muertos; insulto que no existe ni se lleva en catalán.

Pero los mismos gilipolas frustrados. Sin diferenci alguna.

Jamás insulté desde la grada a jugador alguno ni árbitro, me parecía una COBARDÍA.Y me lo sigue pareciendo.

Ahora apenas hay semana que algún ¿informativo? no nos brinde y DISTRAIGA de lo realmente importante con algún incidente o pelea en los campos de fútbol, aunque sean juveniles o de barbacoa parrillera.

Que si unos escorias llaman negro a un negro ¿?, que si unos capullos gritan lo de » Shakira es de todos» para encabritar al bocazas de Piqué, que si unos desgraciados de la extrema izquierda ( todos los extremos son malos) llaman nazi a un ucraniano…

Todo, todo, pero TODO ello me parece asqueroso.

Pero es algo que SIEMPRE ha existido en esos campos ¿deportivos?

Aunque ahora, cuando toca cogérnosla con papel de fumar, parece que sea una nueva pandemia apocalíptica.

Damas y damos , caballeros y caballeras, en la especie animal y mamífera que me ha tocado pertenecer en esta vida y por decreto, existe un gran número de individuos ( e individuas) que necesitan descargar sus fobias, filias y, ante todo sus complejos. con aquellos que no pueden defenderse. Y, cómo dijo alguien hace poco en TV » para eso pagan cuando entran en el campo» ¿?¿?

Hace muchos años, siendo yo joven me contaba una conocida mía, prostituta por profesión y vocación pero bastante cultivada, no solamente en el dominio del » francés» y los «helenismos griegos..», algo que me quedó grabado: » Mira Montero ( así me llamé yo durante bastantes años) las putas hacemos en ocasiones las funciones de amantes, de madres, de casi esposas y, ante todo de psicólogas para ciertos hombre que no valen nada por si solos y vienen pues necesitan una catarsis, aunque sea hablando o contándonos lo que a su mujer nos le contarían…»

Y soltado el tocho, llega la hora de la ducha y la caña de birra

Nota: Para los que sean aficionados al fútbol y además curiosones, yo era bastante malo con el balón, pero con mucho fondo físico . Y casi siempre jugué en la defensa, lógicamente en la banda derecha.. y mi ídolo fue siempre el jugador y defensa andaluz del Barça, Gallego, algo que en ocasiones comentábamos con el excapitán de la Selección española de fútbol y exjugador del Barça en esos años, Olivella. amigo de la familia y exvecino del Poble Sec

 

Miguel G. Aracil

www.miguelaracil.com

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa