Esta mañana hablando con las piedras milenarias de BCN

Hablando con las milenarias piedras.
Necesitaba estar un par de horas, desconectar callejeando por el Barrio Gótico de Barcelona.
Me siento en Paz conmigo mismo cuando camino por sus calles y callejuelas y el cielo está nublado o, mejor todavía, llueve. Sueño con otros tiempos pasados. Viajo a otras épocas en que fui muy feliz.
Tantísimos años, décadas, sesenta y muchos años callejeando por sus callejuelas me han permitido hacerme amigo de sus milenarias piedras. En muchos casos antiguas lápidas funerarias medievales, cómo saben bien los que leen mis libros, reportajes o me acompañan en las rutas de

Fronteras Tierra Virgen
Calles, y callejuelas, plazas y plazuelas estaban casi desiertas.
Me ha parecido sentir que algunas piedras, muros y paredes casi lloraban de tristeza y soledad.
He escuchado un silbido y he mirado hacia el cielo.
Era mi lítica amiga la gárgola del unicornio de la gótica catedral, de la que tanto he escrito e, incluso fue portada de un libro mío hace más de treinta años
Me ha dicho con cierta insolencia de quién todo lo ha visto y todo lo sabe:
___ Para vosotros. los humanos, esta pandemia es algo nuevo, pero para mí, no lo es. Viví las pestes de los año 1333-1335, 1452-1466, en que una nave genovesa trajo un virus que casi acaba con la mitad de la población, la de 1650-1652, que , además de mortal fue politizada por vosotros, estúpidos seres humanos o, en el pasado siglo la Peste española, aunque no fuera originaria de España. Esta última costó a todo el planeta más de 50 millones de víctimas.
Por lo tanto, Miguel, Aracil o, » Montero» cómo antes te llamaban algun@s, esta desgracia no es nueva para mi y demuestra lo poco que sois los humanos, por muchos que algunos se crean los reyes de la creación.
Seguidamente la gárgola me ha ignorado.
Yo he seguido por sus desiertas callejuelas canturreando bajo la mascarilla viejas canciones ( algunas castrenses) que me recordaban otros años, otros tiempos mejores para mi y para mi querida y ahora en declive Barcelona
Miguel Aracil

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa