Cuidado con quién llevamos a los altares: Gandhi, ¿racista o algo peor?

La Iglesia Catolica ha llevado a los altares a gente muy buena, buena, menos buena y, en algunos casos a verdaderos hijos de puta que no dudaban en mandar exterminar a miles de herejes o similares, o se lo pasaban pipa organziando » barbacoas» para quemar brujas» ( y brujos). También a Papas golfos y puteros. Sin contar a falsos santos que jamás existieron, pues eran simplemente personajes sincréticos ( ver mis libros sobre el tema). Por ejemplo Santa Brígida, una diosa celta, Brigitte, o San Cristóbal, ahora expatriado del santoral al destaparse el pastel. Son sólo algunos ejemplos.

Pero hay gente que lleva a otro tipo de altares a personajes sociales o políticos por simpatías, por ideología o, por IGNORANCIA.

Para mí un caso concreto es el de Gandhi.

Hará unos veintitantos años publiqué un artículo sobre él en una revista, desmitificándolo.

Creo recordar, aunque no lo puedo asegurar, pues eran años de gran bonanza en el periodismo freelance y se escribía mucho y para muchos medios a la vez, que, cómo es lógico pagaban y bien ( escribir sin cobrar me sigue pareciendo de ESQUIROL) que fue en la revista » Saber más«, que dependía directa o indirectamente, pues era muy dependiente, del diario «El Mundo» , dirigido por entonces por Pedro J. Ramínez.

En dicho artículo definía al abogado y activista Gandhi como alguien muy inteligente, culto, un gran patriota y estadista, de hecho muy nacionalista, personaje fundamental para la India, pero, ya adelantaba por lo que conocía, que de » santo varón» , ejemplo de la hermandad entre humanos y pacifista al mil por mil, más bien poco o menos de lo que se decía. Con amistades peligrosas en Italia..y tal vez en Alemania…

No es que le refregara en los morros el ser un patriota, YO LO SOY y lo seré hasta que me muera.

Pero ese halo de humanidad, fraternidad, casi santidad y pacifismo no encajaba mucho en mi manera de definirlo, por lo que sobre Gandhi se había publicado en algunos medios y por mano de bastantes cronistas  y algunos historiadores que lo conocieron y no llevaban pañuelos en los ojos .

Lógicamente al poco de publicarse el artículo me llovieron muchas críticas. Y eso que, en aquel tiempo el » buenismo»  y el pseudohumanismo ( otra cosa es el verdadero humanismo, siempre admirable) no era una pandemia contagiosa que idiotiza a millones de españoles ( y españolas, claro).

Peleón cómo era, ahora menos por la edad pero con más mala leche, pues NADA TENGO YA QUE PERDER ( tan siquiera amigos o amistades » buenistas»),repartí a diestro y siniestro. Más a los » siniestros» que encajan mejor en este tipo de chorradas.

Un medio serio ( para quién lo quiera creer, pues no voy a entrar en el tema subvenciones) cómo La Vanguardia destapó un Gandhi más alejado del santo varón que muchos creen.

Un Gandhi racista con los negros ( yo ya lo había publicado bien claro) en su etapa africana como abogado, un Gandhi muy elitista en ocasiones, amigo de Mussolini y de tal vez alguno todavía peor, y, lo más detestable para mí, un Gandhi que, para algún tipo de ¿prueba mística? ¿ test de celibato? se acostaba por las noches, para dormir, conste…con niñas o adolescentes muy jóvenes. No dudo de la bondad sin malicia del abogado indio, pero…lo veo feo, como mínimo.

Yo no llegué en mi artículo a tanto. Pues me parecen muy fuerte según qué temas. Y el tema de menores es más que peligroso y denunciable. Sea en la India…o en Mallorca…

Simplemente me limitaré a dejar el enlace de este artículo publicado por el » buque insiginia» del señor Conde de Godó, » Grande de España»…y que cada cual juzgue.

Lo que sí tengo claro es que, antes de llevar a los altares, los que sean , religiosos, sociales o políticos a alguien, debe de mirarse su vida con lupa ya que, TODOS TENEMOS ALGUNAS OSCURIDADES EN NUESTRAS VIDAS. Y NADIE ES PERFECTO.

Aquí el enlace para quién o quiera ver.

 

https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20190930/47709783528/gandhi-polemicas-racismo-fascista-pedofilia.html

 

 

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa