Cestas y lotes de Navidad; Agradecimiento o pelotilleo?

Hoy, viernes y 13 he entregado los lotes de Navidad a ciertas personas que, a su manera, trabajan para mí o los míos. Aunque no sean empleados nuestros. Empezando por los vigilantes-recepcionistas que, en turnos  de 8 hora y teniendo que pagarse ellos mismos el uniforme a cambio de una mierda de sueldo, vigilan y controlan el edificio en el que habito y tengo además mi despacho.

No son mis empleados, pero sí que me prestan un servicio ( aunque pago mi parte mensualmente, que no es barata) siempre importante.

El típico » Feliz Navidad» o » Bon Nadal» y la cara de alegría que hacen al recibir un lote de bebidas y comida que les ayudará un poco a que tengan unas navidades algo más «papeadas» siempre alegra un poco.

Cada año al entregalos me vienen a la memoria cuando yo era quién los recibía. Y en alguna ocasión ¡¡menudos lotes!!

Principalmente los años que fui director periodísticos de varias revistas de cierto grupo editorial, actualmente en coma irreversible, cómo MUCHOS en la escuálida, NO-informada ( no es una errata), manipulada y acomplejada España en que vivimos, y en la cual, la prensa escrita ya huele a muerto.

Esos años recibía un inmenso lote que me traían en un cuatro por cuatro ( Suzuki) de cierta macro cadena de autoescuelas ( FINEM) , la mayor de España, propiedad de mi editor y de un exdiputado del PP catalán, por entonces Alianza Popular.

Sólo aquel lote ya ocupaba toda la antigua cocina de nuestro anterior piso, que era inmensa. Actualmente es la » jefatura» de una muy conocida empresa de cervezas.

A todo eso se debían sumar los lotes que me hacían llegar ciertos colaboradores freelance de las revistas. Los más pelotilleros. Que estaban muy » agradecidos» por escribir en mis revistas y, principalmente, que les COMPRARA reportajes. Y que me querían mucho.¿?¿?¿

Por cierto, siempre me ha parecido de ESQUIROL escribir gratis en una publicación que se vende en los kioskos. Fuera yo el director, fuera  más tarde un simple colaborador. Y me sigue pareciéndolo… ¡¡esquiroles!! ¡MINIEGOS!!

Los alimentos y bebidas duraban hasta bien entrado febrero o, incluso en alguna ocasión regalábamos una parte.

Incluso había un colaborador y «amigo» mío, pionero del «misterioso» mundillo en que me movía ( y algo me muevo) que,  incapaz de llevar un buen lote a su  necesitada casa ( mujer, suegra y tres hijos),  me lo entregaba a mí. Siempre se lo devolvía y le decía cierta frase que me ahorro por haber muerto hace años. D.E.P. Lluis….

Estaba claro que se trataba de despreciable pelotilla, no de sincero agradecimiento o amistad.

Una terrible desgracia familiar que me marcó la vida, y ciertas circunstancias ( uno tiene su dignidad pese a ser pobre. otros mendigan un trabajo, pese a ir sobrados de soberbia incluso en facebook)  hizo que dejara de ser director de dichas revistas. Se acabaron los lotes, incluso en ocasiones los saludos por la calle o por teléfono de los que antes me regalaban sus «delicatesen» por » sincera» amistad….Fuera desde la Península, fuera desde las Islas Afortunadas.

Curiosamente al poco tiempo, apenas unos meses, dicho grupo dejó de editar publicaciones periódicas al dejarse caer por  ahí ciertos buitres que bebían mate ( alguno incluso tocaba la guitarra y componía «música») y no eran de » acá». Y se cargaron en dos meses lo que yo en varios años había conseguido.

Años antes recuerdo un tiempo en que coordiné una sección en la única publicación escrita de prensa-basura en la que he escrito. Editada por uno de los grandes grupos editoriales y periodísticos españoles, con una tirada  semanal de 250.000 ejemplares, y un PVP de 25 pesetas…Y su «hermana mayor» con muchas «LECTURAS» a la espalda..

Más dirigida a los programas y programación  ( y chismes) de TV que a otros temas, tenía en aquellos tiempos entre sus secciones una dedicada al mundo de la heterodoxia y el misterio.

En ella se entrevistaba, con fotografías y todo lo más » guay» , desde ¿ videntes? hasta ¿ parapsicólogos¿? , pasando, lógicamente por escritores e investigadores serios.

Jamás he recibido tanto regalo a nivel privado. Decenas de juegos de bolígrafo y estilográfica ( de marca, nada de Made in China) y alguna navaja Victorinox ( Suizas) se acumulaban en mi despacho. Botellas de wisqui, bebida que no me gusta. Botellas de cava. Incluso en uno de los congresos  anuales Mandrágora, que yo presidí durante bastantes años y que se celebraban en un famoso hotel de la Gran Vía de BCN (Comedia), y de los que era espónsor una conocida librería de temas esotéricos de la que eran propietarios un famoso «máster» ilusionista ( Selecciones Mágicas) y buen amigo mío y cierto funcionario que prefiero no recordar, se me acercó en un descanso  una ¿ vidente? que todavía mueve la cola por estos mundillos, aunque treinta y tantos años mayor  y cuarenta kg «menos delgada»,  y se ofreció a no sé qué de un » idioma que se habla en Francia y Valonia»…si la entrevistábamos en dicha revista y hablábamos de sus «poderes» ¿?. Lo peor es que mi mujer, que acababa de parir hacía pocas semanas, estaba mimetizada y sentada muy cerca y lo escuchó…Pero otro día hablaré de la Guerra de Troya o de justas y torneos.

Sea cómo sea, tengo claro que siempre hace ilusión  regalar un lote o cesta a quien lo merece. Y triste haber recibido muchos por simple y puto interés. Por aquello de » tanto tienes tanto vales». Y si hoy eres el jefe te amo, y mañana si dejas  de serlo te apuñalo

Pero pero por desgracia somos humanos.

Sin duda gatos y perros son menos interesados, pues igual te cuidan y quieren si ocupas un caro sillón de orejas en un lujoso despacho que si duermes entre cartones y en la calle. ESA ES LA GRAN DIFERENCIA

 

Feliz fin de semana y, si tenía usted la intención de hacerme un regalo, no se corte, que aquí sigo vivo y coleando y dando mandobles con la derecha y con la izquierda..En mi caso más con la primera.

 

Miguel G. Aracil

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa