Intentando ser libre, o lo más posible que ya es difícil

Cuando los años dejan su huella en tu DNI y llevas por este mundo más corridas que «El Cordobés», aunque detesto eso de matar toros, pues  los animales son de lo poco sagrado que me queda ( junto a mi país), te das cuenta, o al menos ese es mi caso, que, para ser libre en una mundo cada vez más vigilado y «protecionista», aunque los idiotas no se den cuenta , lo mejor es tener pocos vínculos de todo tipo.

En un mundo en el que, por clicar ciertos temas en internet ya saben toda tu puta vida, o que a la íntima hora de comer y de tranquilidad me llaman diariamente gente para colocar sus pufos, normalmente telefónicos y con el mismo acento de las excolonias, la » desconexión» es la única intentona que puedes hacer

 

Yo soy muy raro. Me lo paso más o menos bien con un cuchillo de monte, una cuerda ( mejor paracord  pero que no sea chino) y algo para hacer fuego, aunque sea un pedernal. Pero, si hasta hacer fuego está prohibido. Toda mi infancia y adolescencia en los Scouts de España( 7-22 años) y jamás provocamos un incendido ni lo vi provocado por otros. Pero esos hijoputas que se llaman pirómanos parece que florecen cómo las mentiras y falsas promesas en elecciones..Y no les pasa nada o casi nada por lo que veo

 

En estos momentos el Barça está empatando con el Osasuna, creo que es. Y yo estoy tan pancho, pues me la suda que gane o pierde. Hace años me hubieran dando la tarde y de joven hubiera acabado a hostias con merengones y pericos. ¿ para qué? PARA NADA.

Libre es el que no tiene miedo, según un pseudohimno de los viejos Tercios de Flandes. Pues posiblemente sí. Y  más todavía quien nada tiene que perder, eso seguro.

 

Mañan 1 de septiembre empiezo uan nueva fase, sin duda la última, profesional-social. Voy a limpiar a fondo gran parte de lo que me ha rodeado a nivel profesional. Caraduras, jetas, «fusileros», aprovechados, abrazafarolas, muñecotes que me aplaudían si yo era director de una revista y me ignoraban al dejar el cargo. Gente que aprovechaba algún trabajo mío para llenar sus mediocres y » fusileros» libros. Gente que no me llena o que, si algo me llena son precisamente lo que me sobraba de joven y todavía más al caballo de mi admirado Espartero..

Todo ello cambiará a partir de mañana. Quizá por desgracia también cambien otras cosas. No lo tengo claro. No tengo casi nada claro.

 

Lo que sí tengo claro es que, el » Nessmuk» de turno, que todavía los hay, que vive en el bosque o la selva de lo que recoge o caza ( no me gusta cazar) es mil veces más libre que el urbánita que vive pendiente del puto whaschap o cómo se llame y del móvil y la cuenta bancaria.

Me gustaría ser Nessmuk, y vivir en plena autarquía natural.

Sea como sea, de momento nos vamos desvinculando de aquello que me ata y nada me da. Salvo cabreos, que, suficiente mal carácter tengo, con la edad vamos ganando puntos en ello

 

Si usted quiere ser libre, no se ate demasiado a lo que nada le da tranquilidad y similares, por muy » maj@» que sea, y que tenga menos de cuatro patas. Los animales son cosa a parte, pues para mí son lo mejor

 

feliz septiembre tenga usted

 

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Boabdil, espérame…

Creo recordar que fue mi admirado Arturo Pérez Reverte, escritor con clase, cultura y pelotas, que falta nos hace en la profesión, en muchos casos falta de pelotas genitales pero sobrada de pelotas serviles, que dijo en una entrevista » Me gusta, necesito perderme en ocasiones por viejas ciudades para poder revivir el pasado»..Si no lo dijo el murciano , que creo que sí, pues lo digo yo ¡¡¡qué pijo!!

He recorrido grandes ciudades. Roma, París, Bucarest, Florenzia, Istambul (que no Estambul), Venecia, Pisa, Madrid, Sevilla, Córdoba, El Cairo, Ammán, Rabat, y tantas otras. También otras más pequeñas pero con encanto propio , cómo la siempre mágica Toledo y otras pequeñas capitales españolas.

Siempre que recorro una ciudad intento ir sin prisas. Con la sola compañía de mis máquina de fotografiar , un par de blogs, varios bolis y, máximo acompañado de mi mujer.

Me gusta perderme por sus callejuelas, preguntar a sus centenarias piedras, que, si las sabes enterder te responden.

En ocasiones he recorrido ciudades en busca de algún personaje que sería el protagonista de algún reportaje.

Llevo demasiado sin apenas viajar y eso es malo para alguien como yo.

Por dicha razón, y ya con los billetes de avión comprados con bastante antelación, este próximo otoño pienso coger mis máquinas de fotografiar, mis blogs y bolis y a mi mujer y, perderme unos cuantos días tras las huellas de Boabdil.
Ese personaje poco conocido y muy denigrado

Pienso recorrer de nuevo, pues no es virgen para mí, las callejuelas de Granada. Su ciudad, su Alhambra, sin guías que me atosiguen y vendan humo.

Sentarme ante la catedral y tomarme unas birras o vino y sus correspondientes tapas.

Necesito marchar varios días lejos de todo y de casi todos y, ya estoy preparando una próxima desconexión para seguir las huellas del » llorón» Boabdil y las mil maravillas que la ciudad de las Maria Angustias o » Marian» guarda en sus callejuelas y barrios musulmanes.

¡¡Llega pronto otoño, te necesito!!

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa