El Tarragonés y sus misterios

El Tarragonés, tierra de misterios (Itinerario por lo oculto)

 

 

El territorio que hoy conocemos como Tarragonés, es sin duda una de las zonas más bellas y turísticas de Cataluña, y según los geógrafos, es una de las comarcas más definidas del Principado. Su territorio va desde la turística Salou, a la histórica Roda de Bará.

Al hablar de este hermoso territorio, hemos de mencionar obligatoriamente sus playas, hoteles y centro de veraneo, pero en sus 355 kilómetros cuadrados, podemos encontrar lugares que sin duda pueden ser definidos como “mágicos”, debido a hechos insólitos que allí  se dieron, a extraños asentamientos de gente heterodoxa ( como por ejemplo las brujas del bárroco catalán) o sencillamente por que en un lugar concreto, afluyen las fuerzas telúricas con toda su potencia, permitiendo al ser humano, por muy escéptico que sea, alcanzar estados de consciencia distintos a los habituales.

Esta pequeña guía la hemos elaborado de manera que cada persona, pueda visitar estos lugares, de una forma muy “personal”, escogiendo los itinerarios a su manera. Generalmente las guías de viaje convencionales nos indican el recorrido a seguir; en esta pequeña guía, es usted el “autor” y el “creador” de las rutas.

Adentrémonos con los ojos bien abiertos y permitiendo que nuestra fantasía vuele por los misteriosos caminos del  “Tarragonés mágico”.

www.editorialbastet.com

 

 

LA IMPERIAL TARRACO

 

La capital de la comarca y también de la provincia, es una de las más bellas ciudades de toda España, y entre sus milenarios muros, podemos hallar  o conocer “hechos insólitos” que no encontraremos en las guías convencionales. Su origen se pierde en la noche de los tiempos, y se puede asegurar que en la prehistoria, ya estuvo habitada por diferentes tribus y clanes. En sus poderosas murallas megalíticas, erigidas en el siglo II antes de Jesucristo, podemos visitar una extraña puerta, conocida por el nombre de El Roser, denominación que algunos historiadores creen que se debe a que en sus cercanías existió un enclave o una casa fortificada que perteneció a los caballeros del Temple. Es actualmente reconocido, que el 90% de los lugares con el nombre “Roser” nos indican que aquellos guerreros-monjes, estuvieron allí, pues su devoción a la Verge del Roser se remonta al siglo XII y fue constante durante la existencia de esta orden religioso-esotérica.

La catedral merece un detallado recorrido, y es necesario indicar, que en ella se da de manera muy significativa, el fenómeno social-religioso conocido como “sincretismo”, o sea “construir sagrado sobre sagrado”, y así sabemos que aunque el actual templo se empezó a levantar en el año 1171 ( siendo consagrada en el 1331), bajo sus cimientos existía una mezquita árabe, y bajo los de esta, el templo romano dedicado a Júpiter, y muy posiblemente este último, fue edificado sobre una antiquísimo lugar de culto ibérico o protohistórico.

Una vez en la catedral, merece la pena que visitemos su claustro,  donde observaremos una extrañísima escena esculpida sobre la piedra, en la que se observa como un grupo de “ratas”, entierras a un pobre gato. Cada historiador ha querido dar su teoría, pero aún en la actualidad, se ignora cual es el  verdadero simbolismo de dicha representación, aunque si nos atenemos a lo que nos cuentan algunos especialistas en simbología mágica, como Utset Cortez o Miguel Montí, parece ser que se quiso simbolizar la muerte de los poderosos y el triunfo de los pobres, mientras algunos más heterodoxos, como Vera Limoches, relaciona el gato con las brujas y su culto ancestral.

Muy cerca de la gran ciudad, se encuentra la Torre de los Escipiones, gran sepulcro romano monumental, que sirvió durante los siglos XVI y XVII, como lugar de reunión de las brujas de aquella zona.

No debemos de olvidar el acueducto romano, también llamado Pont del Diable, con una longitud de 217 metros y una altura de 23, cuenta la leyenda, que lo erigió el diablo en una sola noche.

Terminaremos este rocorrido “diferente”por Tarragona., recomendando dar un vistazo a la iglesia del Miracle, del siglo XII, mandada edificar por los templarios, sobre un templo visigótico, donde se cree que fue torturado Sant Fructuós, aunque no sabemos de pruebas fehacientes sobre el tema.. En algunos de sus muros más antiguos, aún pueden apreciarse unos pocos símbolos de cantero, obra de los maestros moriscos que participaron en su construcción, los mismos que muy posiblemente trabajaron en la cercana catedral tarraconense..

 

www.miguelaracil.com

 

 

ALTAFULLA

 

Nadie duda de que entre todos los seres “mágicos” del mundo, las brujas, son las más populares. A estas alturas, no se puede negar  la existencia durante varios siglos, de estas mujeres ( y en ocasiones hombres) que sencillamente practicaban antiguos ritos paganos, conocidos actualmente como la vieja religión. No se ha demostrado jamás, sin duda por que no era cierto, que en sus fiestas ( akelarres) se mataran niños, se comieran personan o incluso se hicieran sacrificios humanos, sencillamente se trataba de gente del medio rural, que veía en la brujería, una salida a la sofocante situación social en que vivían. De entre todas las brujas de Cataluña, dos grupos brillaron con luz propia, unas fueron las de Llers ( muy cerca de Figueres, en Girona) y las otras las de Altafulla.. Estas últimas se dice que fueron las causantes de que el campanario de dicho pueblo, jamás se acabara de construir, pues desde el cercano torreón del eremitorio de Sant Antoni, las brujas mandaban sus hechizos contra los albañiles de la localidad. Se cree con bastante certeza, que en el actual Carreró del forn habitaron un buen número de éllas, y aún hoy, se recuerda el  Camí de les bruixes ( Camino de las brujas). Dejaremos a estas “bruixes” comentando que era tradición que si una de estas mujeres decía tras ponerse un ungüento especial, la palabra Altafulla bien fuerte, se transformaba inmediatamente en pájaro, y en cambio, si un hombre hacía lo mismo, pero diciendo Baixefulla, se convertía al momento en un asno; no es difícil comprender por qué esta localidad se hizo popular por sus brujas y no por sus brujoos.

 

    CONSTANTÍ

 

Antiquísima villa de origen como mínimo romano, en ella se encuentra el mausoleo romano de Centcelles, el cual se cree que pudo dar cobijo a un cierto grupo de herejes priscilianistas durante los primeros años del cristianismo. Es muy extraño que en sus tres paneles concéntricos, junto a escenas del antiguo y nuevo testamento, se pueda observa imágenes de caza, muy poco apropiadas para un lugar trascendente y sagrado. No se descarta que estas escenas “fuera de lugar”, puedan encerrar  un “mensaje” para quien sepa leerlo. El filólogo y escritor valenciano García Atienza nos dice que posiblemente aquel lugar fue una villa alienae,o sea, muy parecida a aquellas que en el norte de España, acogieron “cultos heréticos” durante los últimos siglos de la antigüedad hispana.

 

   SALOMÓ

 

       Esta pequeña población, de poco más de 600 habitantes, tiene en su templo  parroquial bárroco, la imagen de un Santo Cristo milagroso, al que la gente de la región tiene gran devoción. Se asegura que antaño, y hay quien asegura que todavía hoy, obraba todo tipo de milagros. No es de extrañar que en Salomó, haya algo “especial”, casi mágico, y así debieron de comprenderlo nuestros antepasados, cuando escogieron como lugar de culto prehistórico, la interesante cueva actualmente conocida como Cova Fonda y en la que se ha encontrado diverso material del mesolítico y el neolítico.En los alrededores, en pequeñas cuevas se han encontrado diversos restos humanos.

Si usted tiene la suerte de visitar esta zona en los primeros días de mayo, no se pierda el Ball del Sant Crist,

Para los amantes de la “vida prehistórica”, creemos interesante indicar que en las montañas cercanas, se da una gran abundancia de fósiles. Algunas betas de animales fósiles, principalmente moluscos, se extienden hasta el cercano pueblo de la Pobla de Montornés.

www.miguelaracil.com

 

 

RODA DE BARA

 

Después de los magníficos monumentos de la Imperial Tarraco, sin duda el enclave más visitado de la comarca es el Arco de Bará,  erigido “posiblemente” ( algunos historiadores actualmente lo ponen en duda) en honor a Lucius Licini Sura, general victorioso que sirvió al emperador Trajano y que murió en el año 110.

Aprovechando que estamos en esta bella y costera población, visitaremos los restos, del  castillo medieval, del que se cuenta que hasta hace unos pocos siglos, guardó entre sus derruidos muros, una alma en pena, perteneciente a uno de los guardias que lo habitó en la Edad Media.

 

VILA-SECA

 

La plácida población de Vilaseca, donde se pueden apreciar la antigua muralla y  el viejo castillo ( Palau Sicart), padeció hace algunos años, unos horribles sucesos, concretamente fue en  1993, en que aquella zona se vió “visitada” por un extraño ser o criatura, que mató gran número de animales domésticos y de corral. Pese a que se organizaron varias batidas, el causante de las carnicerías, no fue descubierto, aunque “curiosamente” cuando finalizó la pesadilla en la zona tarraconense, empezó de manera “idéntica” en Navarra y en Las Hurdes. Algunos investigadores achacaron el tema, a un extraño ser, conocido como “El chupacabras” y que desde hace años, viene asolando diferentes paises de todo el mundo, y el cual no se descarta que tenga alguna relación con el fenómeno OVNI.

Para las personas aficionadas a las fuerzas telúricas, o sea los lugares que se ven beneficiados por las fuerzas positivas que emanan del planeta Tierra, les recomendamos que visiten la ermita de la Mare de la Pineda. En sus alrededores se siente una paz, muy difícil de definir pero que a buen seguro hará las delicias de quienes visiten el lugar. Para las personas sensibles, sin duda será un lugar privilegiado.

www.editorialbastet.com

 

 

 

EL ROURELL

 

        Con poco más de trescientos habitantes y un castillo bastante bien conservado, este pueblecito merece toda nuestra atención pues en la Edad Media, fue una importante encomienda de los caballeros templarios, la orden siempre misteriosa que durante doscientos años, acumuló riqueza y poder hasta ser destruida por el rey de Francia con la ayuda del Papa de Roma.

Su sede principal estuvo en el Más Bellestar de Rourell, y los del Temple lo poseyeron  desde mediados del siglo XII, hasta la violenta disolución de la Orden. En este pueblo vivió uno de los caballeros templarios más populares de Cataluña, Berenguer de Talladell, que lo dirigió desde el 1187 hasta su muerte.

 

 

NULES

 

Este pueblecito parece que no tenga lugar en una guía como esta que tiene usted en sus manos, pues no tuvo que sepamos brujas en la antigüedad, tampoco extraños monumentos, ni los templarios cabalgaron por sus calles, pero curiosamente, hacia 1975, se convirtió en la “capital” española de los fenómenos paranormales, y todo gracias a que una chiquilla de doce años, Rosa María Saumell era capaz de mover una mesa, sin tocarla, por las calles de dicho pueblo, subiendo o bajando escaleras,  y lo que todavía es más curioso, comunicándose entre la niña y la mesa, por un extraño código espiritista, consistentes en golpes en el suelo.

Fue tanta la atención que produjo el fenómeno, que incluso los reporteros del famoso NO-DO viajaron a dicha población para grabarlo. La cosa empezó a molestar a la Iglesia, y se dio el caso, de que el cura de Valls, en su misa del 24 de febrero de 1975, dijo que “ la mesa parlante de Nulles, era cosa del diablo”.

Lo último que sabemos de tan misteriosa mesa, es que se guardó en la calle de la Font de esta pequeña localidad. Todavía hoy, muchas personas acuden al lugar, interesadas por el tema, y con la intención de poder tocar personalmente el extraño mueble.

 

www.editorialbastet.com

 

 

 

 

E P I L O G O

 

Este ha sido un breve itinerario por los lugares mágicos, “misteriosos” y extraños de esta zona de Tarragona, casi siempre llena de luz y sol, con millones de turistas en verano, pero que como hemos visto, tiene una “vida paralela”, con templarios, brujas, fenómenos paranormales, y todo aquello que hace de esta comarca, una zona MAGICA

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Niños jugando en la calle ¿alegría o miseria?

Dicen que, para gustos los colores o bien que, todas las opiniones son respetables. Vaya usted a saber, que diría cierto “pichafría” con alto cargo gubernamental.

 

Esta tarde he tenido que atravesar tres barrios de Barcelona, la Barcelona actual, tan distinta a la de hace décadas que me he sentido cómo Willi Fox…

 

Lo peor es que uno de esos barrios fue el mío y el de mi familia, al menos desde la década de 1870. Si, hace siglo y medio largo.

 

Como tantas otras veces, mi mente ha viajada al pasado. A un pasado cada vez más lejano en el tiempo pero más cercano a mis sentimientos.

 

Pero vamos a empezar hablando de un tiempo ya lejano pero hermoso y cálido para mí.

 

Nacido en la década de 1950 fui uno de esos “chavales raros” que, proveniente por parte materna de una familia ranciamente burguesa, pasó a convertirse a la fuerza (por culpa del único Aracil que por desgracia murió de viejo) en una familia obrera, o mejor trabajadora, ya que la palabra obrera tiene para mí connotaciones políticas.

 

Trabajando desde finalizar la reválida (tan de moda actualmente) del bachiller elemental y preparado para el siguiente paso, el bachiller superior y “ tal vez” la carrera militar si había suerte (cómo cambió todo y qué lejos estaba aquello de “Formar e informar” que acabaría siendo mi profesión) me puse a trabajar, con quince años, para poder seguir pagando los estudios y, de paso ayudar a mis difuntos y siempre añorados padres.

 

Empecé a trabajar de ayudante de “despachante de aduanas” y con jornada intensiva, lo que se suponía me beneficiaba a la hora de asistir a las aulas por las tardes y noches.

 

La agencia de aduanas import-export en la que trabajaba era propiedad de un clan formado por el hijo de un general franquista y exdivisionario ( División Azul), su esposa, una alemana de nombre Bárbara , frau Bárbara y una socia de la tudesca y también germana, de nombre Mónika, frau Mónika.

 

Bárbara era el doble del magnífico actor de origen servio Karl Málden; nariz de patata, y ojos azules, pero fríos, acerados, de mala leche, más dignos de los eslavos que los germanos. Mónica, algo más joven, sobre los veintitantos años, rubia, con ojos azules, una figura que producía ruptura en los botones de muchas braguetas, era una de las mujeres más guapas que he conocid.Y he conocido (bíblica o socialmente hablando, que no es lo mismo) a muchas en mi ya larga vida.

 

Si fuera verdad que por “malos pensamientos” y más si son lascivos vas al infierno, reconozco que, aunque soy ateo convencido, yo tendría en el averno varios campos de fútbol reservados para mí solo.

 

Ambas tudescas (alemanas) eran hijas de sendos excoroneles de las SS. De los muchos putos nazis que vinieron a vivir a España tras finalizar la II Guerra Mundial.

Muchos de ellos a una conocida población costera a la cual hasta pusieron coletilla peyorativa durante muchas décadas.

 

Los únicos españoles que allí trabajábamos éramos los chavales que, por poco dinero currábamos a las órdenes de las frau, y un hombre maduro de apellido Borrell, suegro de la atractiva Mónika casada con un catalán.

Recuerdo que siempre se dijo que su marido, Pep Borrell junior, se pasaba los días y noches de putas en “casas caras”.

Por aquellos tiempos yo no podía comprender que, teniendo un “entrecotte” en casa, nadie saliera a comerse, y encima pagando, una simple hamburguesa en casa ajena. Pero cada uno es muy dueño de lo más más íntimo que tiene por debajo de la cintura.

 

Bárbara y Mónika, a las que debíamos tratar de “usted”, nos miraban con verdaderos ojos de asco y superioridad racial. La puñetera cruz gamada la llevaban muy grabada en su interior y, supongo, nos veían con ojos muy nacionalsocialistas.

 

Debo reconocer que conmigo tenían ciertos detalles. Quizá por ser, por aquel entonces muy rubio y tener (todavía los conservo, aunque ahora con gafas) los ojos profundamente azules.

 

Sus despreciables ideas raciales quizá me otorgaban cierto “perdón” ante sus repugnante miradas, y más si me comparaban con los otros compañeros españoles que allí trabajaban, con un aspecto ibérico que tiraba de espaldas, pues todos eran bajitos y bastante morenos.

 

Queda claro que para mí vale mil veces más el íbero bajito que el germánico grandote y cabeza cuadrada.

 

Recuerdo que en ocasiones venían los padres de ambas frau, vecinos de una población del Maresma, y con un aspecto que, no hacía falta que llevaran la macabra calavera para imaginarlos marcar el “paso de la oca” y cantar el SS Marschiert in Feindesland ( himno de las SS)

 

Con Bárbara apenas hablábamos, ya que era casi inaccesible, Mónika, pese a sus miradas de desprecio era más accesible, principalmente conmigo.

Y en su “peculiar” castellano me había dicho mil veces que, una de las cosas que reflejan la pobreza, miseria y el tercermundismo de un país (o sea España) era ver a los niños jugando por las calles.

Yo la miraba con fijeza y ella me decía: ¿qué miras?, ¿no te gusta lo que digo?

Si hubiera adivinado lo que miraba y lo que mi juvenil imaginación pensaba, seguro que se hubiera envuelto avergonzada con alguna cortina de la oficina y hubiera llamado a su bastardo y “ario” padre para preguntar si quedaban plazas en los campos de exterminio de Dachau, Treblinka o Mathausen para mí.

Al cumplir los dieciocho tuvieron el detalle de pagarme el carnet de conducir, cosa que, por desgracia la posición económica en mi casa no me permitía, y ponerme cómo condición que, mientras estuviera allí trabajando, haría tantas horas cómo fuera necesario y sin pagármelas.

La solución era muy fácil y muy española. Si ellos nos miraban con desprecio, yo les devolví el “favor” y, tras ciscarme en su Fhürer y la madre que lo parió, las mandé al carajo y me largué con viento fresco. A mis dieciocho años no soportaba una mala mirada. Ni ahora tampoco…

Ese día, el señor Borrell padre, que andaba por allí cobrando comisiones de todos los despachos de exportación que se hacían me dijo a escondidas ¡¡ben fet, noi!! ( bien hecho, chico).

 

Algunos años después, tras regresar de la “mili” y ya en plena democracia me encontré al tal Borrell padre en el Corte Inglés, jubilado y paseando su palmito por los almacenes. Me contó que militaba en Convergencia Democrática…Supongo que su experiencia cómo comisionista de adunas le había inspirada bien a la hora de escoger según qué cosas.

Para finalizar comento por qué he escrito esta parrafada de mis juveniles años.

 

Esta tarde, mientras por razones de unas localizaciones profesionales andaba por las calles de aquellos barrios en lo que me crié, he visto niños y niñas jugando a pelota, con patinetes ( sí, han regresado) peleando en las calles, e. incluso en mi ancestral Poble Sec, un grupo de chavales de unos doce años se entretenían tirando algo parecido a dardos en una añeja puerta de madera cerrada.

Por desgracia, viendo jugar a todos aquellos niños y chavales por aquellas calles, dejando claro que, la mayoría eran de origen inmigrante, he pensado que, la atractiva Mónika, a la que para mi juvenil frustración no llegué jamás a “conocer” bíblicamente hablando (otra cosa fue en sueños eróticos) tenía mucha, pero mucha razón

No me gusta actualmente ver a los niños y chavales jugando por las calles. Cuando he recorrido profesionalmente muchos países de cuatro continentes, sólo he visto a los chavales y niños jugar en las calles en los países tercermunditas.

Por desgracia ahora veo que, dejando ideas política aparte, que los nazis me dan asco, las similitudes entre fray Mónika y yo, no eran, en este caso concreto, solamente de tipo capilar y oftalcrómicos.

Las bibliotecas son, para mí, señal de cultura; los niños y chavales jugando por las calles, pues…

 

Todas las opiniones son respetables, pero mal veo el país y, los cangrejos me gustan en la sopa. Aunque siempre caminen hacia atrás…

 

Carpe Diem

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa