Cambiar o morir. Me duele España, mi España.

Que España depende en gran parte del turismo. es algo que todos sabemos y que no podemos evitar.

Falla el turismo y España entra en coma ¿inducido por algunos?

Jamás me ha gustado DEPENDER de nada ni de nadie.

Soy disciplinado por naturaleza y por convicciones; yo diría que soy AUTODISCIPLINADO como un tedesco decimonónico, pero ,no soy » dependiente» o intento no serlo, de nada ni de nadie ( aunque por desgracia no lo consigo del todo)

Depender de terceros es en la vida, en lo social, lo profesional, lo económico, cómo en el fútbol, que, para ganar una copa o bajar  o ascender de categoría dependes de gente que no eres tú.

España ( o lo que queda de ella) o cambia el chip y nos volvemos un país productivo, pese a la cantidad de vagos, escaqueadores, subvencionados, «liberados» y pícaros que tenemos, autóctonos o de importación ( cada día más e in crescendo), de pesebreros y de abrazafarolas o, en muy poco tiempo Burkinna Fasso, por poner un país que conozco bastante bien a noivel personal, nos frotarán las narices con un calcetín sudado

Dicho con tristeza, pues me duele que mi país, al que amo,  esa España mía, esa españa nuestra, se hunda de la manera que, día a día de va hundiendo en la miseria. Y deje de ser la clásica Piel de Toro para convertirse en la triste » El Pecio de Europa»

España, Espanya en mi idioma materno, el catalán, quo vadis

 

www.miguelaracil.com

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa