Cabreos y peleas en los primeros tiempos del misterio

Hace más de 30 años, bastantes más, y si nos remontamos a tiempos anteriores, las » embestidas» entre la poca gente que nos movíamos en el misterio eran escasas, y, por lo general, siempre había gente de mi tierra por medio. Ya que, aunque ahora Cataluña no PINTE UINA MIERDA en el » mundillo» del misterio, durante décadas fue la cuna, fuente y centro de las paraciencias en toda España.
Como llevo cuarenta y muchos años en el mundillo, aunque lo voy dejando día a día asqueado y decepcionado y cabreado, recuerdo, por haberlas vivido ( sólo mencionaré aquellas de las que fui testigo) algunas de las pocas que, por sonadas dieron mucho que hablar y que….publicar.
Quizá la más antigua que recuerdo fue la que tuvo lugar en el Palacio de Congresos de Barcelona durante el «Congreso Internacional de Parapsicología» entre un joven Fernando Jiménez del Oso, y el presidente de dicho congreso, el siempre irrascible y carismático Francisco de Asís Rovatti Heredia, » Profesor Rovatti».
Yo estaba allí junto a mi por entonces novia ( más tarde esposa) y tuvimos que intervenir, junto al editor Ramón Plana ( Karma 7) y alguno más para que no llegaran a las manos. Rovatti exigió cobrar a Fernando por entrevistar a algunos de los ponentes internacionales, ya que, quería hacer uno de sus formidables programas ( no recuerdo a quién, aunque creo que era un conde italiano, pues hace muchísimos años)
Rovatti se puso , en su estilo chulesco y agresivo y, Fernando, hombre tranquilo, no se dejaba precisamente pisar, como saben mejor que nadie Lorenzo Fernández Bueno o su hijo Fernando López del Oso . La cosa no llegó a mayores port terceras personas que nos metimos por medio. Pero Rovatti se encargó durante meses, yo diría años ( fui testigo en la revista) de empozoñar tanto cómo pudo a Fernando. Quienes conocimos a uno y a otro sabemos de sobras quién tenía razón y quién no.
En la decana y mediocre revista Karma 7, en los primeros años, saltó a las páginas de dicha cabecera, el enfrentamiento (están publicadas cartas de ambos en dicho medio) entre el inolvidable Andreas Fáber Kaíser y Sebastián Daniel Arbonés («Profesor Darbó»). La cosa no hubiera ido a más, ni tenía por qué salir a la palestra, pero ya se encargó el director ( y más tarde mi jefe) Josep María Armengou, de airear aquel tema.
Años más tarde, hablando con Andreas y recordando el tema, me comentaba que, decidió no perder más tiempo en estupideces ilógicas en una revista especializada ¡ bien por Andreas! . Quienes conocimos personalmente a ambos, sabemos de sobra quien podía tener la razón y quién no. Aunque hay opiniones para todo.
También dio mucho que hablar el enfretamiento, más bien por un bando, pues el otro no lo quería, entre el escritor valenciano Juan G. Atienza ( padre de las rutas mágicas por España) y el supremacista ( se puede leer en sus publicaciones dicho supremacismo) Josep María Armengou ( «catalá químicamente pur de la etnia pirinenca» como le gustaba autodefinise), fundador y director de Karma 7. Todo vino de un debate entre el valenciano y el catalán sobre » Vírgenes negras».
Juan se «comió» al poco cultivado Armengou y el otro no se lo perdonó, PROHIBIENDO que, en dicha revista se publicara nada de Atienza. Me metí por medio para defender a Atienza ( estaba yo entonces en Karma 7 ) y llegamos a las manos en la redacción.
En febrero del 2002 me arrepentí de haber tomado partido cuando Atienza pidió dinero, primero a mi editor Josep María Roselló ( Editorial La Espiral) y luego a mi ( por teléfono, pues tenía su fijo y hablábamos en ocasiones) por prologar mi libro » Gran guía de la cataluña mágica» (no acepté que se le pagara y no lo hizo). Ese día me arrepentí de haber roto una lanza e incluso llegar a las manos en defensa de Atienza, que tenía toda la razón en su cabreo con Armengou
El más sonado fue el » affaire» Antonio Ribera versus JJ., Benítez por el best seller » El caballo de Troya».
Aquello terminó en tribunales y un palo ( merecido) para Antonio.
Ribera, siempre lo he dicho ( y otros también en la privacidad), sólo tenía dos defectos: Su patológica tacañería y sus brotes de envidia que, en ocasiones lo perdían. Y en esa ocasión lo perdió.
Puedo asegurar , por haberlo vivido en persona,que hubo TRES sujetos que emponzoñaron a Ribera con el tema. Uno el director de Karma 7 ( en caida libre sus ventas), que veía material para publicar en ese enfrentamiento. Otro un locutor de radio de estos temas y también de BCN y, un tercero de Madrid, que prefiero no mencionar por razones digestivas. Un tema que hizo mucho daño
Otros más inofensivos fueron el enfriamiento Ribera -Lleget ( amigos desde 1952 y cofundadores del CRIS, al que pertenecí años más tarde), que pudimos en los últimos tiempos apaciguar. Incluso les pude hacer una foto junto a la siempre afable psicografóloga Rosita Torrénts (otra pionera) en una imagen que ya es icónica y que es MÏA, aunque otros la hayan publicado
Eran otros tiempos, escasos enfrentamientos, pero, como dice Alfonso Trinidad. tenían cierta » clase». Tan distintos a los continuos cabreos y puñaladas que se dan en la actualidad, convirtiendo en ocasiones este » mundillo» en una ampliación de la Telebasura de Tele 5
Que tengan ustedes un buen día

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa