Y los padres de los «nenes-terroristas-urbanos» qué opinan?

Y los padres de los nene-terroristas-urbanos qué opinan?
En estos días de terrorismo urbano (ojalá no haya ningún muerto, aunque…)yo me pregunto al escuchar y VER que muchos de estos escorias son menores de edad: Sus padres no se enteran? Sus padres no saben que sus hijos son escoria antisistema? Los padres no saben qué hacen sus cachorrillos..?
Automáticamente retrocedo en el tiempo y recuerdo (con un nudo en la garganta) los años felices en los que yo tuve esa edad.
Yo, de pequeño fui un buenazo. Incluso perdía casi todas las peleas. Con la primera adolescencia todo cambió radicalmente y pasé a ser un gilipollas y un broncas (menos cuando iba uniformado y tenía y debía dar ejemplo)
Mi padre me vigilaba a cierta y liberal para aquellos tiempos distancia. Mi madre,la pobre, se creía que yo era un santo al igual que lo fui antes, siendo un niño. Pobrecita, mejor así.
Con nadie he tenido la confianza que llegué a tener con mi difunto padre, muerto demasiado joven de una puta enfermedad.
Submarinista (fue mi primer y mejor monitor) y exboxeador aficionado (peso semipesado), de adolescente hacía » guantes» y practicaba con él, lo que siempre agradeceré.
Me daba toda la libertad, siempre y cuando fuera civilizado y educado, principalmente con la gente mayor. Jamás me riñó por venir con la cara marcada o un ojo morado (aunque van cambiando de color con los días y me sucedió varias veces), aunque siempre me insinuó que si podía, y pude, fuera yo quien más hostias ( o patadas, mordisco o lo que fuera, pues todo vale en una pelea) repartiera.
Una Semana Santa en el pueblo Rupit (Barcelona) siendo ya jefe de campamento me porté como un mal camarada ante mis compañeros de uniforme y chavales a mir ódenes, por culpa de un hp que corre por FB y se apellida Pujol ( y es pariente mío o algo así), segundo en el mando.
Cuando mi padre se enteró me dijo que me sacara esos galones ( dos barras verdes) que llevaba, pues ni me las merecía ni era digno de éllas.
Nunca más fui indigno.
En otra me cogió » in fraganti» en el interior de un autocar ( Catalana de Gas) con una chavala, en plena faena… Se me agrió todo. No me dijo nada.
Cuando regresé a casa esa noche y le dije a mi madre que no tenía ganas de cenar, se me quedó mirando y le dijo a élla ( traduzco al castellano). «Tranquila,nena, déjalo, que por hoy ya ha comido suficiente carne» y medio sonrió con su extremo parecido físico al musculoso actor Robert Mitchum (incluida la nariz un tanto torcida por el » box» y el cacarolillo capilar rebelde sobre la frente). Me puse más rojo que el actual gobierno…y yo entonces tenía mucho morro.
Sé que, en el fondo se sintió orgulloso de mi.
Pero a la hora de comportarse había unas reglas.
Con 17 años , un 14 de julio, festividad nacional de los franceses, en Torredembarra ( Camping Catalana de Gas- Costa Dorada -Tarragona) y para buscar pelea con los gabachos (lo hacíamos cada año, ya que no había ingleses, que hubiera sido mejor ¡Visca Blas de Lezo!) nos dió a mi pandilla por tirar petardos (piulas) en una terraza llena de franceses, algunos de éllos gente ya adulta.
Por alguna razón o chivatazo llegó a oidos de mi padre.
Me llamó desde la tienda de campaña-chalet en que estábamos y, me dijo: » Que te pelees con los de tu edad jamás te diré nada, pero gamberrismo con la gente mayor y el mobiliario no lo acepto».Y me dió una hostia en la cara que todavía me duele
Ahora sería impensable. Hasta lo podría denunciar a la policía o la Justicia¿? ¡Viva el ¡ progreso! y la puta que lo parió… 🙁
Lo que para mi es impensable es que, a día de hoy, un padre (y la madre) no sepan qué puñetas hace tu hijo en casos como éste. Un padre ( y una madre) conocen ( casi siempre) a sus hijos al dedillo. Y, si les permiten practicar el terrorismo urbánita es que, o han perdido la autoridad paterna ¡MALO! o son tan escorias y antisistema cómo esos cachorros de hienas vandálicas que cada noche, hoy también lo tendremos, destrozan todo lo que pueden y más, con la cobardía de saber que nada les va a pasar y encima que, gente, en algún caso » mediogente» que se supone son la autoridad o quién nos gobierna les aplaude.
Fdo. para cualquier debate, duelo a cuchillo o sermón que será respondido a mi manera. Miguel G. Aracil
www.miguelaracil.com
Puede ser una imagen de una persona y al aire libre
Me gusta

 

Comentar
Compartir

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Soy un escritor discriminado por no ser separatista?

DISCRIMINACIÓN in person
Si algún cuidadano catalán acude a las bibliotecas públicas catalanas podrá encontrar una treintena larga de libros míos para lectura y préstamo.
Desde hace años, a raíz del ambiente » fraternal» que se vive en mi tierra y de comentarios míos en algunas emisoras de radio (esa incontinencia verbal que me pierde), se dejaron de adquirir ( una funcionaria amiga mía ya me alertó de ello) por parte de dichas redes de bibliotecas libros míos y de algunos otros autores ¿ malditos?
Para quien lo dude puede comprobarlo entrando en su fondo de libros por internet y buscando cualquier de mis 24 últimos títulos publicados.
Si contamos que tengo publicados 61 títulos y algunos no les puedan interesar (me parece lógico) , aunque los de Cataluña y sus enigmas y su historia heterodoxa creo que sí deberían, queda claro que, en esta tierra ya cada vez más platanera que es la mía, si no eres de ciertas cuerdas políticas no existes.
Ya hace muchos años que no piso Catalunya Radio, emisora de la que fui habitual (se pueden todavía descargar muchos programas) muchísimas veces y durante muchos años. Ahora no existo, ni se me quiere y, a mí éllos me la menean, CONSTE en acta.
Sé de algún colega que, ante esta situación se ha moderado, incluso de uno que se giró la chaqueta de forma brutal (y era del mundillo)
Yo, que soy muy asno, no sólo defiendo y presumo de mis ideas, sino que, digo públicamente que me la SUDAN, hoy más que ayer, pero menos que mañana
www.miguelaracil.com

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa