Oro, incienso y mirra: Regalos llenos de simbología para el Rey de Reyes.

 

 

 

De todos es sabido que existen desde la prehistoria una serie de productos que son considerados por su simbología, más que por sus propiedades, como dignos de ser ofrendados a reyes, príncipes,  dioses, e incluso a los seres queridos que nos han dejado.

En antiguas sepulturas pertenecientes a la época neolítica e incluso en el periodo mesolítico, ya se han encontrado restos de productos que aún hoy se utilizan en ceremonias y rituales tanto mágicos como religiosos.

Resinas naturales y maderas olorosas (palosanto, sándalo), pétalos de flores muy concretas, y minerales como el oro, la plata o la obsidiana, ésta última principalmente en el continente americano, han sido halladas en tumbas y enterramientos, generalmente de personajes de cierta alcurnia o clase social, política o sacerdotal.

Toda religión que se precie, o al menos la mayoría, ha buscado en algunos productos naturales un componente sagrado que guste a sus divinidades, y que les sirva como agasajo.

El cristianismo no podía ser menos, y así vemos que, según algunos evangelios, justo en el momento de nacer el Niño Dios en Belén, los Reyes Magos acudieron a adorar a Jesús y a ofrecerle algunos dones que confirmaran su divinidad, al mismo tiempo que se producía el homenaje de los humildes pastores.

En el evangelio canónico de Mateo, al igual que en otros evangelios de los conocidos como apócrifos ( no reconocidos por la Iglesia) y en antiquísimas leyendas orientales, se asegura que los Magos llevaron como ofrenda al hijo de María tres regalos muy distintos entre ellos: oro, incienso y mirra.

Hasta aquí todos o casi todos los estudiosos han estado de acuerdo y han aceptado como reales dichos obsequios.

El problema empieza a la hora de dar un significado simbólico a cada uno de estos productos.

Este desacuerdo dependió y sigue dependiendo, en la mayoría de los casos, del origen geográfico del estudioso.

www.miguelaracil.com

El oro.

Si bien es verdad que a la hora de reconocer que el oro, el rey de los metales preciosos, simboliza la esencia divina de Jesucristo como Rey absoluto del Universo, algunos autores, tanto de los primeros tiempos del cristianismo como en la actualidad, relacionan también este preciado metal con el culto solar.

El oro ha sido para muchos el metal que mejor define la gloria del Sol, el Astro Rey.

No son pocos los estudiosos que han visto en Jesucristo el renacimiento enmascarado de un nuevo culto solar, opuesto al judaísmo. Al igual que a Zoroastro al que algunos autores denominan el Hijo de la Luz.

 

El incienso.

Muy pocas son las religiones antiguas o modernas que no han visto en los distintos inciensos (y también en los exóticos sahumerios) la mejor manera de alabar a la divinidad, así como de purificar el lugar de culto.

Sobre este regalo u ofrenda que se le hace al niño Jesús, los estudiosos Alfredo Cattabiani y Manfred Wolfeng ven dos posibles simbologías.

La más ortodoxa es la que habla del homenaje al Dios Todo Poderoso. Pero también ven la existencia de una más esotérica, en la que se le ofrece el oloroso producto como símbolo de reconocimiento al que será el día de mañana el Cristo-Sacerdote, que con su sacrificio se pondrá como trámite entre el Dios Padre y los seres humanos.

www.miguelaracil.com

 

La mirra.

Es ante este regalo en concreto donde existe una verdadera divergencia de opiniones entre los estudiosos, tanto antiguos como en algunos casos del presente.

Esta divergencia proviene, sin duda, de los anteriores cultos que se daban en cada región. Siendo en muchas ocasiones muy distintos los orientales de los occidentales.

Así,  nos encontramos que para los autores y estudiosos de occidente, la mirra prefigura la pasión y posterior muerte de Jesús de Nazaret.

Para defender su teoría recurren al pasaje del evangelio de San Juan donde el discípulo de Cristo explica que el Nazareno fue sepultado con mirra y aloe.

Sobre dicha divergencia el pensador tarraconense Prudencio, que vivió a caballo entre los siglos IV y V, asegura que “el polvo de la mirra preanuncia el sepulcro”.

Cuando el debate sobre su significado entre occidentales y orientales parecía que podía traer algunos problemas, algo muy cotidiano ( e incluso peligroso) en los primeros siglos del cristianismo, cuando un detalle por nimio que fuera podía suponer un pequeño cisma y disidencias entre aquellos variopintos grupos, aparece la poderosa y carismática figura del toscano León Magno o el Grande (390-461), que subió a los altares después de un fecundo papado ( 440-461) y el cual  pontificó: Ofrecieron el incienso al Dios, la mirra al hombre, el oro al rey, venerando conscientemente la unión de la naturaleza divina y de la humana, por que Cristo, aun estando en las propiedades de las dos naturalezas, no estaba dividido en el poder.

Esta aseveración parece que no acabó de convencer a los cristianos orientales, que veían en la mirra algo muy distinto, sin duda debido al recuerdo muy vivo todavía de antiguos cultos.

Para la mayoría de autores antiguos orientales, y aun hoy para algunos pocos armenios y coptos, la mirra era el atributo a Cristo como Sabio y taumaturgo.

Esta creencia oriental quedó patente en el texto conocido como Milione, supuestamente escrito en la exótica lengua uigur ( un dialecto altáico) y en menor medida en algunas versiones del misterioso Libro de la Caverna de los Tesoros.

El hecho de que a Jesús muchos autores orientales lo consideraran también como un Sabio y taumatúrgico proviene, sin duda, tal como asegura Cattabiani, de la creencia que desde los babilonios a los zaroástricos se tenía de los seres superiores que habían llegado al mundo como salvadores de los hombres. Y Jesús era el Salvador por excelencia.

Pero aquella teoría oriental fue rápidamente borrada por la Iglesia. Sólo San Agustín, que, según parece, estuvo durante algún tiempo algo influenciado por el maniqueísmo, fue uno de los pocos padres de la Iglesia que defendió dicha teoría, aunque de manera bastante superficial.

Fuera cuál fuese el verdadero simbolismo de cada elemento, han llegado a nuestros días como presentes de los Reyes al Mesías, prevaleciendo en la actualidad, las teorías occidentales sobre las orientales.

www.miguelaracil.com

 

 

Los tres elementos y la astrología.

Hay una faceta del simbolismo de los tres elementos que siendo muy conocida en la antigüedad quedó casi eclipsada por los siglos, hasta que los modernos estudiosos han vuelto a ella. Nos estamos refiriendo a la simbología que algunos astrólogos vieron y siguen viendo, aun hoy, en cada uno de estas ofrendas.

Algunos estudiosos de la influencia de los astros creen que la famosa Estrella de Belén era ni más ni menos que la triple conjunción de nuestro planeta con los planetas Júpiter y Saturno, estando el Sol en Piscis.

De esta teoría derivó la suposición que el oro, representaba al Sol (el Rey), el incienso a Júpiter ( la religión) y finalmente la mirra a Saturno ( la muerte), todo ello combinado con el pez (Piscis) antiguo símbolo cristiano.

www.miguelaracil.com

        Recuadro.

Existe una curiosa anécdota sobre las tres ofrendas que contó Marco Polo en uno de sus viajes.

Al llegar a una ciudad de Oriente escuchó a un sabio decir que hacía muchos tiempo, tres magos habían acudido a visitar a un niño profeta nacido poco antes. Para saber si era realmente un gran profeta le ofrecieron oro, incienso y mirra.

Aquella ofrenda era ni más ni menos que una prueba, pues pensaban que si era sólo un rey, cogería el oro, si prefería la mirra, un sabio, y si lo que escogía era el incienso, es que se trataba de un dios.

Su perplejidad fue total al observar que el Niño y sin pensárselo dos veces, escogía las tres ofrendas por igual, sin despreciar a ninguna.

 

Recuadro

 

En diversas zonas exóticas, y que por tradición no conocían alguno de estos elementos, algunos misioneros al contar la historia tuvieron que buscar productos similares, pues si bien el oro era conocido por todos, el incienso como tal y la mirra, fueron cambiados por maderas olorosas como el palo santo ( aún hoy utilizado en rituales sincréticos) y la resina de árboles exóticos

 

Para saber más

www.editorialbastet.com

 

Miguel G. Aracil

 

 

Miguel G. Aracil

 

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa

Resumen personal de un año que termina: 2019.

RESUMEN DE UN AÑO QUE NO QUEDARÁ EN MI MEMORIA CÓMO EL MEJOR

Cuando quedan  pocas horas para terminar el año siempre hago un repaso sobre él.

Desde que tenía 25 y me tuve, por razones poco agradables, que hacer cargo de una familia, siempre lo hago en el mismo lugar y totalmente solo.

Mañana por primera vez no sé si podré hacerlo, aunque espero que sí. Y siempre en el mismo enclave, al que muchos me habéis acompañados en mis rutas » misteriosas» por BCN y que es uno de los preferidos por mi admirado colega y paisano Carlos Zafont ( » La Sombra del viento» y sus » hermanas» )

Este año 2019 lo empecé muy atento al teléfono, esperando que me dieran hora para pasar por el quirófano. Gracias a un médico sudamericano ¡¡para que luego hablen algunos, YO EL PRIMERO!! de estos galenos que vienen de lejos.

Si hubiera sido por algunos de los médicos compatriotas que me vieron, seguiría en la lista de espera o algo peor…Por cierto, a las cuatro semanas de operarme, el del bisturí ( y el mate) salió a hostias en dicho hospital ( Sagrat Cor) para desgracia de dicho centro y de los pacientes del argentino.
¡TUVE SUERTE !. Gracias Óscar… ¡Las Malvinas para Argentina!

El trabajo… pues en la línea de test de Glasgow ( estados de coma y consciencia) que se vive en España a nivel periodóstico y editorial.

Revistas que cierran, ERE a punta palo, ESQUIROLES  que escriben sin cobrar. Miniegos que se ofrecen a dar conferencias ya no sin cobrar, incluso pagando ellos los gastos..y lo que sea. . . Autores que no cobran los derechos de autor y callan cómo puta joven en Viernes Santo…

Los libros, CASI de quién sean ( salvo algunas vacas sagradas), en general NO SE VENDEN ni en papel…ni en ebook.

Menos mal que uno es perro viejo y experto en » survival» y sabe buscarse la vida por los distintos senderos paralelos que se conocen cuando vas camino de los 65 años y llevas más de cuarenta en la profesión.

Además siempre quedan las productoras giris que buscan al mejor ( perdón por la modestia, pero no hay peor inmodestia que la falsa modestia) para buscar las » locas» ( localizaciones) para sus reportajes.Y tras consultar libros y C.V escogen al especialista que más les convence, no al que le ríe las gracias ¿? politizadas en FB .

Productores también los hay españoles, pero de esos que te dicen, « nos tomamos unas birras y nos reimos, tú cobraras una mierda y yo me forro».

Yo me río y birreo cuando quiero y con quién quiero. Y por trabajar cobro. Para esquiroles recomiendo viajar a Santa María del Curcó ( Osona-Barcelona, ver la Wiki para saber más sobre historia sindical)

Lo principal, MI FAMILIA de dos piernas o cuatro patas.
es tan escasa que apenas podría formar una escuadra. No llegamos al pelotón ni locos…

Gemma, mi esposa, Elisabet, mi hija, Vlad y Puma, hijos gatunos, Lucky ( un capullo… digno de la prevención) nieto gatuno, y Scobydoo, nieto perruno, simpático y cariñoso, y que hace un mes casi lo perdemos en un hospital veterinario. HUBO SUERTE,

Gracias Josep Oriol…aunque soy ateo. Scoby es muy joven y lo queremos mucho.

¿ Amigos? Palabra que yo utilizo poco. Los mismos que al pasado año, Ni uno más ni uno menos…Y alguno igual de neura que siempre, pero…cada uno es cómo es…Y son buena gente.

¿Amistades? Menos que el pasado 2018, pero quedan bastantes y sanas.

Colegas y compañeros, much@s, pero por suerte ya pasé la escoba y me saqué de encima fanáticos politizados ( principalmente supremacistas y podemitas), » amiguistas» y gente que nada positivo me aportaba. Y este 2020 la limpieza será más profunda.

Mi propósito para 2020 lo escribiré dónde siempre desde hace 39 años, si la médico que debemos visitar mañana con mi mujer es puntual,  nos da buenas noticias, y me puedo permitir el lujo de pasar unas horas sólo en mi enclave » finiquito anual» de siempre.

Tengo el pálpito que, gracias a dos médicos especialistas, un chileno y una argentina, mañana quedaremos un poco más tranquilos de algo que ya hace años machaca a mi escasa  familia y que demuestra que , la medicina es menos Ciencia de lo que algunos creen. Lo importante es el SABER e INTERÉS de algunos médicos, ante la indiferencia de otros. Y creo que mañana lo podremos comprobar. Ojalá…

Sobre la situación política, qué decir. tras el BOICOT total que en mi tierra se ha hecho a nuestra pequeña editorial que nos llevó incluso a tener que cambiar el teléfono fijo por un móvil debido a insultos y similares que recibíamos…Incluso pensé en chaparla…pero sería darles un as a esa escoria supremacista. Ni hablar, » ceballots».

Hoy, finalizando el año y por desgracia, he visto la ignominia que esperaba no ver jamás en mi país…Pero eso ya lo decidirá cada cual. Yo lo tengo claro y mi corazón, pues alma no tengo, indignado llora.

Sea cómo sea, que el Destino del 2020 sea mejor que este 2019 que ya agoniza.

mis mejores deseos a todos los que me aprecian y yo aprecio. Y a los » no amigos»…y si se me permite la vulgaridad,, que se los folle un puerco espín.

Yo jamás pongo la otra mejilla ni perdono. Eso de perdonar al enemigo y poner la otra jeta, según dicen, lo predicaba hace dos mil años un nazareno del que tan siquiera hay pruebas de que llegara a existir históricamente y en el que creí durante 25 años.

FELIZ AÑO en caso que mañana no nos leamos
Miguel Aracil

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa