Breve paremiología para » pelotas» y lameculos

Diccionario y paremiología breve ( e imprescindible) del pelotillero

Empezamos con una que es » buque insignia» en bastantes casos, cómo bien puede observarse en ciertos muros.

Existen dos teoría sobre la de hoy: HACER LA PELOTA

La puteril:
Parece ser que antiguamente, muy posible en la antigua Hélade y seguidamente en la Roma clásica,, se llamaba «pelotas» a las prostitutas o amantes de los hombres adinerados. Como estas mujeres hacían y decían cosas del agrado de los hombres que las mantenían para que siempre las eligiesen a ellas y no a otras, a quien imitaba esa actitud (a quien hacía y decía lo que querían escuchar los demás para agradarles y poder sacar algún beneficio a cambio) se les llamaba también «pelota»

La «fernandina»
Se cree que la expresión ‘hacer la pelota’ o ‘ser un pelota’, es decir, adular a alguien para conseguir algún beneficio, proviene del siglo XIX. Por aquel entonces, el billar se hizo popular entre la nobleza española y el descerebrado y muy posiblemente «borderau» rey Fernando VII acostumbraba a jugar junto a cortesanos y nobles. A estos compañeros de juego, se les empezó a conocer como ‘pelotas’ debido a que su principal misión en el juego consistía en dejar las pelotas o bolas de billar de manera que al rey le resultase fácil hacer carambola e introducir las bolas en sus agujeros.

Miguel

www.miguelaracil.com

El autor

Periodista y escritor, mis pasos me han llevado a moverme por el mundo del misterio y de todo lo que tiene dos explicaciones: la ortodoxa y la heterodoxa